Lengua
Cultura 18/10/2021

El Grup Koiné reaparece para responder a los "ataques y tergiversaciones" sobre el catalán

Publican el libro 'Llengua i República' para hacer frente a las críticas que han recibido desde 2016

3 min
El libro que defiende el Manifiesto Koiné

BarcelonaCuando en pleno Procés apareció en escena el Manifest Koiné, que defendía que en la República independiente el catalán tenía que ser "la lengua de referencia nacional y de uso común", fue calificado de racista y supremacista, pero también de positivo y de resistencia, y dio pie a un alud de artículos en profundidad sobre monolingüismo o inmigración. El debate se envenenó y ya entonces anunciaron un libro, que finalmente llegará cinco años más tarde, en el que han agrupado "los argumentos o las salidas de tono" y les han dado una respuesta "desde el punto de vista profesional, racional, de manera meditada y que huye del circo mediático". Esta respuesta es el libro Llengua i República. El manifest Koiné argumentat que publica Nexum Edicions.

El libro, que se presentará el 26 de octubre, sigue defendiendo que "hay que hacer frente a la situación lingüística" para recuperar "el uso normal del catalán", que ahora está subordinado al castellano. "Esto que llamamos «nueva conciencia lingüística» es difícil que sea entendido por la mayoría de nuestros conciudadanos –admiten en el texto–, moldeados por la ideología del bilingüismo social e ignorantes de que el problema de la lengua somos los hablantes mismos". Por eso proponen "una doble actuación paralela: la movilización de los más o menos «conscientes» y a la vez una ofensiva intelectual para que la nueva conciencia se haga un lugar en la agenda cívica y política y, al fin y al cabo, en la opinión pública".

El objetivo es "substituir el discurso sociolingüístico dominante, que considera el bilingüismo como una situación natural, por el discurso que entiende que la lengua de Catalunya es el catalán", si bien desean que además de dominar "perfectamente la lengua propia de Catalunya" también hay que fomentar "el máximo número posible de lenguas".

Un manifiesto para el debate

El 31 de marzo de 2016 un grupo de catorce lingüistas –profesores, periodistas o traductores como Joaquim Arenas, Diana Coromines, Pau Vidal y Enric Larreula, Mercè Lorente y Josep M. Virgili–, con el apoyo de más de 200 firmas de profesionales de la lengua –entre los cuales fue polémica la después consellera Laura Borràs, pero también había nombres como Jaume Cabré, Joan Francesc Mira, Josep Massot, Salvador Cardús, Joan-Lluís Lluís, Vicenç Villatoro y Bel Olid– presentaban en sociedad lo que denominaron Manifest Koiné. El documento quería poner encima de la mesa el debate del estatus del catalán en una Catalunya independiente. El manifiesto denunciaba "el espejismo del bilingüismo social" y reivindicaba "la restitución del catalán como lengua territorial de Catalunya". Es decir, a efectos prácticos defendía el catalán como única lengua oficial, cosa que iba en contra de lo que la mayoría política independentista parecía de facto haber acordado. Las adhesiones y, sobre todo, la repulsa desde muchos ámbitos de la política y la sociedad fueron tantos y tan encendidos que los impulsores han trabajado cuatro años para rebatir "los argumentos y los prejuicios" y "las evidencias de la ignorancia o la mala fe con las que muchos de los detractores del Manifest han actuado".

Las ganancias del libro serán para la asociación Llengua i República, creada por el Grupo Koiné en 2016 para impulsar la reflexión de los expertos, el debate público y la movilización popular para conseguir que el catalán sea la lengua oficial de un estado catalán.

stats