Teatro
Cultura 05/02/2022

Laura Conejero: "Me gustaría tener menos miedo del qué pensarán"

6 min
Laura Conejero protagoniza 'Deseo' en la Sala Grande del Teatro Nacional

BarcelonaLaura Conejero (Barcelona, 1966) nos atiende una hora antes de hacer la función en el Teatre Nacional después de salir de maquillaje. Necesitará acabar con tiempo para poderse concentrar. Como Desig empieza con mucha intensidad necesita ponerse en situación, y lo hace pasando un trozo de la escena con Carles Martínez. "Intentamos mirarnos mucho para conectar, para contestar lo que te dice el otro y no lo que sabes que tienes que decir, la escucha es muy importante en teatro, y no es fácil".

También pasa con las entrevistas. Por cierto, haces muy pocas...

— Quizás. Soy un poco autista, entre comillas. De tú a tú, con prensa escrita, estoy cómoda, pero no me gusta la velocidad de la radio y la televisión. Soy una persona de fácil estrés, y esa sensación me pone nerviosa. La velocidad del mundo ya me estresa lo suficiente. Hay personas que se han adaptado muy bien al siglo XXI, a mí me cuesta el ritmo del mundo.

¿Por eso no estás en las redes?

— A veces pienso que quizás estoy demasiada retirada. El mundo evoluciona hacia una dirección y los directores de casting y las producciones buscan esto, buscan incluso si tienes seguidores o no, y yo debo de ser un desastre porque no tengo ninguna. ¡Al final no me llamará nadie! Digo: "Laura, te tendrías que adaptar". Pero si ya el hecho de tener WhatsApp, mail, teléfono... ¡si todo esto ya me agobia! Además, te roba mucho tiempo, porque muchas de estas cosas son importantes pero muchísimas no, y te tienes que pasar el día discriminando. A mí me cuesta.

Quizás es que no te hace falta.

— No lo sé, ya te lo diré dentro de unos años, quizás no tengo trabajo y estoy en todas partes.

Has estrenado Desig en la Sala Gran. Benet i Jornet abocaba en la obra cierta frustración de hijo de una educación reprimida. ¿Te sientes identificada?

— Conecto con eso por la parte universal, por la represión de los deseos, de los que sean. La educación ya es represión, no es que sea malo, pero puede serlo, puede ser incluso adiestramiento. Vivimos con una educación que nos cae encima, con un siglo, una familia, un contexto, una cultura, todo esto pesa mucho en lo que somos. Y a veces alguna de estas cosas va en contra de tu naturaleza. Aquí hay un dolor muy fuerte, que es lo que explica la obra. Lo que pasa es que la versión que hemos hecho, y lo que yo he pensado siempre, es que reprimir cualquier cosa implica un esfuerzo y un dolor muy grandes, quizás más grandes que abrir la puerta a aquello que tanto temes. El miedo es un tema muy importante, cómo cerramos la puerta a muchas cosas y nos autolimitamos.

Buscando seguridad.

— Exacto. Pero creo que la vida te enseña que es más doloroso aguantar la puerta cerrada que abrirla. Disimular, hacer ver que tienes una vida que está funcionando... Esta mujer tiene una vida convencional pero, como una Emma Bovary, tiene un vacío existencial y un miedo a una historia que le ha pasado. Todos tenemos una vida normal, pero con rascar solo un poco ves que el miedo es universal y adopta formas diversas, lo conocemos todos.

A esta mujer la saca de quicio el tedio matrimonial.

— Tiene toda esta fuerza, esta rebeldía, esta rabia, este carácter, pero no puede afrontar un aspecto de su vida y de ella misma. Quizás por eso está tan enfurecida. Los dos hacen su particular teatro, y a pesar de que se quieran o se necesiten, esto no significa que no haya una cosa muy poderosa dentro de ella que la está llamando. La obra la invita a hacer este viaje, que tampoco sabemos si es real o no, porque es un viaje interior. Yo creo que ves la obra y a veces piensas si pasa de verdad o pasa dentro de su cabeza. Mi teoría es que si haces un viaje hacia el interior de ti mismo, que son los más complejos, te encontrarás con muchos fantasmas, muchos espejismos y resistencias, y además eres tú, con toda tu neurosis, un cerebro enfermo intentando entenderse a sí mismo, cosa que es muy complicada.

Ha habido cierta polémica con el final, que habéis hecho explícito. ¿Qué opinas? ¿Crees que era el momento de releer a Benet i Jornet?

— Totalmente. Con los temas que trata Benet i Jornet, creo que la opción de Sílvia Munt era acertadísima, no solo plantear el problema, sino decir: ¿con todo este miedo qué hacemos? Si una cosa existe dentro de ti, ¿por qué no explicitarlo? La mujer entra en un lugar sin salida y ya no se puede engañar más a sí misma.

Has trabajado con Sergi Belbel, Lluís Pasqual, Calixto Bieito, Pau Miró... ¿Sílvia Munt es tu primera directora en el teatro?

— Ay, pues no te lo sé decir. Como en el audiovisual sí he trabajado con directoras, no lo había pensado. Es posible, sí. Y un gusto, tú. No es solo que sea actriz, además tiene una mirada tan inteligente... Creo que depende más de la persona que del género, pero en el caso de Sílvia hemos conseguido conectar, a veces se genera una especie de telepatía. Es muy exigente, muy cálida, muy positiva, y no he tenido ninguna sensación de incomodidad.

El otro día Oriol Broggi me decía que una sala de ensayo es incómoda.

— Al principio siempre tienes miedo y estás midiendo a los demás. Una de las primeras cosas que dije es: tenemos permiso para equivocarnos, ¿no? Si no, hay gente que enseguida te está reprimiendo. Yo necesito equivocarme y si un ensayo no va por aquí no puedo disfrutar en absoluto y además creo que te quedas muy corto. Si no exploras no puedes llegar lejos. Para mí es la parte más bonita del teatro.

Este personaje tiene 40 años. ¿Puede ser que tenga la crisis de la mediana edad? ¿Tú la viviste?

— Creo que sí, que en algún momento pensaba: la tengo que tener, porque se habla mucho de ello. Sí me hice la pregunta, al menos pensé: ¿qué puertas no has abierto? Y a los 50 vuelve a pasar.

¿Y cuáles son?

— No te sabría decir una cosa concreta. Sí tengo mucha conciencia del miedo. Para mí, la brújula es: lo que te da miedo, ve, al menos inténtalo, no quiere decir que siempre salga bien, pero llama a la puerta. Esto es una teoría, pero creo que es lo que se tiene que hacer. La vida funciona en círculos, vas girando alrededor de ti misma toda la vida y todo lo que has vivido lo vuelves a vivir de manera más profunda y madura, y vas cogiendo algunas cositas nuevas si, con suerte, vas evolucionando.

Y profesionalmente, ¿qué puerta te falta?

— Quizás el cine. He hecho poco. Me gustaría hacer personajes más complejos, como los del teatro.

La obra también trata lo que somos y lo que dejamos ver que somos. Como actriz, y personaje público, ¿tienes en cuenta la imagen que proyectas?

— Es que es la imagen que puedo proyectar. Yo soy tímida, y a veces puedo pasar por fría o distante. Es el miedo, es este autismo subclínico, que digo yo en broma. Sí me gustaría cada vez poder estar más tranquila con quién soy y cómo soy y tener menos miedo del qué pensarán, que opinarán de la imagen que estoy dando de mí misma, que me gustaría que fuera lo más honesta, transparente y sincera posible. Creo que se puede hablar de cualquier cosa pero con profundidad. La necesidad de enseñar cada paso que hago en la vida no la tengo. Yo necesito una intimidad. Hoy en día parece que es al revés, que quien tiene intimidad está muerto. Esto da miedo por la gente joven.

Viendo tu trayectoria se diría que tienes ojo clínico, porque no has trabajado mucho pero sí en proyectos de peso.

— No he dicho a todo que sí, pero también he tenido suerte. En el teatro me llaman para hacer personajes interesantes. Yo estoy abierta a cualquier cosa, pero la obra me tiene que gustar un poco. En la televisión a veces he decidido esperar. Cuando era más joven necesitaba espacio, me apabullaba compaginar teatro y tele. Benet i Jornet tuvo que matar a mi personaje de Poblenou porque tenía que hacer un Shakespeare. Mira, limitaciones de cada uno, yo no podía. Ahora tengo un hijo y la mirada cambia; a veces necesitas trabajar y punto.

¿Cómo se hace para mantener el rol de gran actriz a lo largo de los años?

Lo único que se puede hacer es hacer un personaje que guste, y esto hará salir más personajes. No hay truco. También aprender a elegir directores y obras. Con el tiempo ya tienes una experiencia, sabes que tienes derecho a probar y sabes tus limitaciones. Yo soy bastante perfeccionista y tengo miedo a fallar, pero a la vez intento relativizar. Miro el cielo y recuerdo que estamos en medio de un lugar oscuro inenarrable que es el Universo y recuerdo que me tengo que morir, y me relajo. Aquí estamos jugando a un juego, un juego serio, y a veces está bien recordar que quizás no es tan importante.

stats