Cultura 18/02/2021

Judit Neddermann: "Estoy harta de tener que aguantar a según qué hombres que ocupan todo el espacio y lo utilizan para juzgar y menospreciar"

8 min
Judit Neddermann

BarcelonaEl 2020 tenía que ser un año especial para Judit Neddermann (Vilassar de Mar, 1991). Animada por Alejandro Sanz, había decidido componer en castellano y todo estaba a punto para que Universal publicara el disco Aire en junio. La pandemia, claro, aplazó todos los planes. Finalmente, el álbum sale a la venta este viernes. La presentación en directo será el 26 de marzo en el Festival Strenes de Girona (Auditorio) y el 27 en el GuitarBCN (Sala Barts).

¿El aplazamiento ha afectado al contenido del disco?

— No lo ha alterado ni un poco. Lo acabé en febrero de 2020 y desde entonces está preparadísimo. No he modificado nada. De hecho, lo he escuchado muy poco para no replantearme las cosas, y todavía me representa. Es un disco muy tranquilo y desnudo.

La naturaleza más acústica del disco también puede ir muy bien para los directos, porque permite un formato reducido.

— Sí, a pesar de que esto no lo había pensado. Siempre hago los discos pensando las producciones como una carta a los Reyes, mirando qué pide cada canción, pero en este disco la producción de Arnau Figueres [hermano del guitarrista Pau Figueres] ha sido muy desnuda; teníamos la sensación de que los temas no necesitaban mucho más. Y es verdad que esto me facilita mucho la puesta en escena. Tanto si toco sola, como a dúo o en trío, quien haya escuchado mucho el disco no echará de menos tantos elementos.

¿Cómo es la Judit Neddermann de Aire?

Pues es una Judit muy reflexiva, muy consciente y muy emocionada. El disco es como un viaje interior muy profundo. Me desnudo emocionalmente de una manera que cuando escucho el disco me sigue tocando porque recuerdo por qué ha nacido cada canción, y cada canción tiene sentimientos fuertes asociados. Cuando lo escucho lo revivo y veo las semillas: momentos o personas que me han marcado mucho. Esto ya acostumbra a ser así en la música que hago, pero quizás este disco ilustra una época concreta en la cual sentía que tenía que hacer cambios importantes. Fue esto, ir muy adentro, empoderarme, sentir el apoyo de las mujeres de mi vida y salir adelante.

Videoclip

El disco anterior, Nua, ya era un ejercicio emocional similar.

— Sí, estoy viendo que es una búsqueda infinita. El tercer disco lo sentía muy desnudo y por eso lo titulé Nua, porque me sentía a corazón abierto, pero es que en este todavía más. Creo que es la manera que tengo de hacer música. Se me acabarán los títulos que expresen esto.

Hay tres o cuatro canciones que representan este impacto emocional y el empoderamiento que comentabas. Una es Borro mi nombre.

— Esta canción ilustra una relación a la cual no se sabe poner límite: cuando te empiezas a relacionar con alguien que se come tu espacio y no eres capaz de poner freno y de golpe te sientes invadido y no sabes cómo salir de ahí. Esto puede llevar a dilapidar la relación o a que la relación tenga menos calidad: primero, porque no es de igual a igual; y, segundo, porque no se está expresando sinceramente qué pasa. Es una canción que propone mirar adentro, observar qué pasa, ordenarlo y, sobre todo, coger espacio para poder iniciar la relación desde otro lugar. A veces, a mí me ha pasado y me arrepiento, hay relaciones que se acaban y ya, que cortas y cortas tanto que las personas dejan de formar parte de tu vida; a veces está bien que sea así, pero no siempre tiene que ser así; también se puede romper la relación y reconstruirla de otro modo.

¿Esta canción desmiente lo que expresas en No me quiero enamorar?

— No, porque la relación de Borro mi nombre no es romántica. Es una relación afectiva pero no implica proyecto y todo esto.

A Vete hablas del carisma que la gente se cree aunque sea mentira... ¿Qué remueves aquí?

— Esto es una cosa que me molesta y que me afecta. Hay personas que se dedican a esparcir su versión a cualquier precio. De acuerdo que todo el mundo tiene derecho a expresarse y a justificarse si hace falta, pero en este caso concreto me molestaba mucho que la otra parte fuera explicando su versión a sabiendas de que lo que estaba diciendo estaba totalmente mal entendido y que me dejaba a mí en una situación que... Bueno, no diría que sea una canción de venganza, pero sí de decir: "Eh, yo también tengo derecho a expresarme en este sentido y quiero dejar claro que también lo he pasado mal, que he tenido mis motivos para hacer todo lo que he tenido que hacer, etc.". Pero lo que más me gusta de la canción es el consejo que doy a cualquier mujer, porque a mí también me lo han dado y me ha ido muy bien, y es una cosa que entre mujeres nos tenemos que repetir constantemente: "Si no te sientes lo suficientemente completa por los mensajes que te da la persona con la que estás, pues fuera".

Hay otra canción, Vicio, que tiene varias interpretaciones.

— Sé que se podrían hacer muchas lecturas, pero volvamos a las relaciones afectivas. Para mí es una canción que remite directamente al mansplaining, a cómo tenemos que aguantar que un hombre esté ahí ocupando todo el espacio y encima con esta falsa autoridad moral que cogen algunos hombres cuando se ponen a juzgar a todo el mundo. Esto me pone muy nerviosa. Es una canción de decir "basta", porque aguantarlo y además juzgar constantemente no te hace más fuerte, todo lo contrario. Los juicios constantes, este decir qué está bien y qué está mal, me ponen nerviosa porque a mí me gusta conversar y compartir. Quería transmitir lo harta que estoy de aguantar a según qué hombres que ocupan todo el espacio y lo utilizan para juzgar y menospreciar. Quería invitar al diálogo, porque todo el mundo tiene su espacio y no lo practicamos mucho.

¿Cómo ha sido el proceso de componer en castellano?

— Muy orgánico. He ido igual de fluida, y quizás más. Recuerdo que Alejandro Sanz me preguntó si había compuesto en castellano, le dije que no y me dijo que lo probara. De eso hace mucho tiempo. La primera canción que me salió fue Borro mi nombre, y sentí como si pulsara un botoncito de activar, y vi que me era igual de sencillo que en catalán; de hecho, me salían cosas más directas. Creo que los enfados me salieron más fácil en este disco, no sé si por el momento o también por la lengua, porque el castellano es más directo. En la única letra en catalán, Jo et canto a tu, que está dedicada a mi madre, quizás doy más vueltas porque el catalán me da esta cosa como si fuera un vuelo de mariposa, ahora hacia aquí, ahora hacia allá, y para decir una cosa quizás estoy más rato, pero porque me gusta mucho disfrutar la lengua. En cambio el castellano, quizás porque no tengo más recursos que los que tengo, es como, pam, digo esto y punto. Pero musicalmente también me ha inspirado, las melodías quizás son más sencillas y el disco nos ha quedado más desnudo. Creo que lo ha condicionado un poco. Lo que me ha aportado de nuevo ha sido esto, encontrarme con que había hecho muchas canciones en castellano, que el disco sería con más castellano que los anteriores, y el vértigo de cómo se recibirá aquí en Catalunya y qué pasará afuera. Todo esto son incógnitas que ya veremos cómo van. De aquí también salió la canción Canta [la que canta en unas cuantas lenguas], porque ojalá siempre pueda cantar en el idioma que quiera, catalán, castellano, portugués. Evidentemente que quiero mucho el catalán y continuaré cantando en catalán, pero este proyecto concreto es más en castellano y no pasa nada, quiero tener esta sensación de libertad y este espacio.

Videoclip

¿Has encontrado libertad artística en este nuevo modelo industrial, publicando el disco con Universal y Música Global?

— Sí, muchísima. He hecho el disco con la misma libertad que los otros y eso me ha hecho sentir muy afortunada porque la estructura no me ha condicionado en ningún sentido. Al contrario. También es verdad que fue un proceso en el que Alejandro me fue acompañando. A la discográfica les enseñé lo que había hecho y les encantó. En ningún momento me dijeron que les enviara nada antes para ver si era lo que querían. Sentí que me habían seguido como artista y que les interesaba lo que fuera que pudiera hacer.

¿Sílvia Pérez Cruz, que también está en Universal, es un referente tuyo por la manera en la que lleva la carrera musical?

— Sí, para mí cualquier artista que note que está haciendo lo que lo representa es una inspiración. Y Sílvia para mí siempre ha sido una inspiración. Hace muchos años que la sigo y veo que realmente publica lo que ella siente y que no se guía por las modas de la industria musical del momento, porque si no estaríamos haciendo reggaeton. Cuando veo a artistas que crean libremente y que publican su arte sin caer en los cánones del momento, me da mucha esperanza. Y cuando hablé con ellos vi que yo tenía absoluta libertad y me sentí muy afortunada.

Se estrena en la Biblioteca de Catalunya la adaptación teatral de la novela Canto yo y la montaña baila de Irene Solà. Tú has hecho la música. ¿Cómo ha sido la experiencia?

— Yo he hecho la música, pero no participo en las funciones. Ya cogieron a actores que pudieran tocar algún instrumento. Empecé a hacer la música a partir de la novela y de la primera versión de la dramaturgia, con ideas concretas para personajes o situaciones, y a partir de aquí hicimos un stage y después empezamos a ensayar. Y con Amaia Miranda, que es la guitarrista y ha sido de mucha ayuda, hemos ido viendo cómo estos fragmentos de música se podían ir transformando dependiendo del momento para ayudar a entender la historia, como las bandas sonoras de las películas. Es la primera vez que hago música para teatro y para mí era muy nuevo, pero ha sido fascinante. Además, vino el otro día Irene Solà a ver un ensayo y le gustó mucho. Esto nos dio mucha energía.

¿Conocías a Irene Solà personalmente?

— No. Había visto entrevistas suyas porque me interesaba mucho, y porque mucha gente me había dicho que nos parecíamos. Me encantó el libro, me encantó ella, y ahora estoy pendiente de leer Els dics, que es la novela que publicó antes de Canto yo y la montaña baila. El otro día la conocí personalmente y fue muy bonito. Guillem Albà hacía broma diciendo que éramos hermanas.

¿Quién te contactó para hacer la música?

— Guillem Albà. Me dijo: "Tengo esto en la cabeza. Estaba leyendo el libro y escuchando tu disco y he pensado que tú tienes que hacer la música". Le dije que no había hecho nunca música para teatro y me contestó: "Da igual, lo harás muy bien". La verdad es que han confiado mucho en mí y estoy muy contenta. Me ha encantado. Espero hacerlo más.

También te has estrenado en la radio con una sección de versiones en el programa Via lliure de RAC1.

— Me he implicado al máximo, cada semana pensando arreglos y buscando información para que la sección sea didáctica. Estoy aprendiendo mucho.

A raíz del caso de Pablo Hasél, ¿te preocupa que haya personas que puedan ser condenadas a prisión por lo que dicen en las canciones?

— Es preocupante. Si hay artistas en la prisión es un termómetro de que algo no funciona. La noticia de que hay un artista en la prisión es terrible, y evidentemente que me gustaría que todo el mundo tuviera libertad de expresión.

stats