Música
Cultura 14/10/2021

Incluso la Iglesia ayuda a C. Tangana

El arzobispo de Toledo amplifica la operación de marketing del videoclip ‘Ateo’ del artista madrileño

3 min
Nathy Peluso y C. Tangana a la catedral de Toledo.

BarcelonaMercado solo hay uno, “el del dinero”, y lo que hace falta “es luchar en el mainstream con las mismas herramientas del mainstream”, decía C. Tangana en 2018 en un encuentro organizado por el festival Primavera Sound. Y justamente esto, jugar con una caja de herramientas cada vez más sofisticada, es lo que ha hecho con el videoclip de la bachata Ateo, rodado en la catedral de Toledo y precedido de un vídeo promocional que escenificaba un debate sobre el machismo del propio Tangana y en el que Nathy Peluso aparecía mostrando la cabeza decapitada del músico madrileño, como Judit pasando cuentas con Holofernes.

En 2015, en una entrevista en el ARA, Loquillo admitía que “dar titulares es una táctica que tienes que utilizar para que hablen de ti y sepan que estás vivo”. Quizás sí que los caminos del señor son inescrutables, pero los del marketing musical tienen todos un viejo, conocido, olor: que hablen de ti aunque no tengas pescado fresco para vender. Antón Álvarez, más conocido como C. Tangana, efectivamente ha aprendido a usar las herramientas de la industria musical para diferenciarse de otros artistas y reclamar una parte del pastel. Después ha negociado con el diablo de la polémica, siempre con la dosis justa de ambigüedad para no salir malparado pero sin cerrar la puerta a la provocación. Se trata, como decía Loquillo, de asegurarse de que hablaran de él. Aun así, la solidez artística de las canciones del disco El madrileño ha permitido que la carrera de C. Tangana no pase a ser víctima de la voracidad del marketing. Además, en las últimas semanas ha sofisticado el relato.

En lugar de evaluar los daños, Tangana se permite calcular los beneficios siendo consciente de que “cualquier juicio público o debate moral estará siempre destinado a transformarse en un mero espectáculo”. Es lo que ha pasado con la canción Ateo. El 13 de agosto promocionó la rumba Yate con una fotografía en la que aparecía rodeado de mujeres. La representación del macho alfa era tan obvia que el recorrido del debate parecía muy corto: la nueva masculinidad se reflejaba en la vieja masculinidad de Jesús Gil y Gil en un jacuzzi. No había que buscar razones pos-irónicas; aun así, la imagen generó estupefacciones diversas. Yate, que no tiene ni videoclip convencional, lleva 2,5 millones de reproducciones en YouTube y más de 12 millones en Spotify.

Y entonces llega el arzobispo

Las reacciones a Yate alimentaron el siguiente paso de C. Tangana, que hizo circular un vídeo en el que se le acusaba de machista por una imagen en la que cogía por los pelos a Nathy Peluso, la cantante con la que comparte la canción Ateo. A esto se le llama ponerse la venda antes de la herida para desactivar las críticas.

La letra de bachata juega con imágenes de éxtasis carnal y espiritual románticas como las que el madrileño sabe hacer. Cuando se publicó el videoclip, dirigido por el propio Tangana, al principio no hubo polvareda mediática más allá de comentarios sobre la desidia del madrileño a la hora de bailar y sobre la desnudez pixelada de Peluso. Eso sí, el contador de reproducciones iba subiendo, y más que subió cuando la Iglesia quiso decir la suya. El decano de la catedral había autorizado la filmación, seguramente entendiendo que en 2021 no hay que sobreactuar escandalizándose porque una pareja baile entre muros consagrados. El arzobispo de Toledo, sin embargo, desautorizó al decano, porque al fin y al cabo la jerarquía católica siempre está dispuesta a avivar polémicas absurdas. Y es así como la Iglesia incluso ha esparcido la niebla del debate sobre el machismo que había llevado a Tangana a poner en marcha todo un sofisticado dispositivo para desactivarlo. Jugada maestra, y con un videoclip que ni siquiera es especialmente provocador: desde el 8 de octubre, las reproducciones de Ateo en YouTube pasan de los 5 millones, y las de Spotify de los 3,5 millones.

Más marketing musical de 2021

Rosalía: de momento..., maquillaje

Mantener el fuego vivo es una máxima de la industria musical. Y mientras la artista termina canciones, hay que alimentar la voracidad mediática con otras cosas, como la línea de MAC Cosmetics de Rosalía.

Antònia Font: la alegría de un cartel

Como la lona publicitaria que catapultó a Joan Laporta a la presidencia del Barça, pero solo con la palabra alegría. Así de sencilla fue la idea para calentar el ambiente antes de que se anunciara el regreso del grupo Antònia Font

Dani Martín: un regreso que no lo es

Dani Martín lanzó dos vídeos que abrían la puerta a un posible regreso de El Canto del Loco pero que solo eran para promocionar la canción No, no vuelve. Ha conseguido que se hable de él, pero las expectativas las carga el diablo...

stats