Cómic
Cultura 30/10/2021

“Es el mejor año de la historia del manga”

Orden y entusiasmo en la primera jornada de un Manga Barcelona multitudinario que toca techo en Fira Montjuïc

3 min
Tres visitantes del Manga Barcelona

Barcelona“No parece un viernes”, comenta el responsable de actividades del Manga Barcelona, Oriol Estrada, ante los miles de personas que este viernes llenan los pabellones de la Fira Montjuïc que acogen el festival. “Cuando el primer día cae en laborable el ambiente es más relajado, pero a partir del mediodía esto estaba atestado y la gente se está comportando muy bien”. Y así es: no hay aglomeraciones, todo el mundo lleva mascarilla y el público circula tranquilamente por el recinto. Al parecer, los otakus son gente de orden.

También a la hora de comer: en la zona de gastronomía Nihon Ryori se está celebrando el concurso de comer ramen y tres participantes sorben fideos con cara de esfuerzo y concentración. Roger Ortuño, creador del web Comerjapones.com y responsable de las actividades gastronómicas, acerca el micro a los concursantes para amplificar el sonido la sorbida. Se ve que en Japón es de mala educación comer el ramen en silencio. “Cuando sorbes, además, el aire enfría el fideo, que está quemando”, informa el chef que está cocinando el ramen. El Manga Barcelona es un lugar donde se aprenden cosas.

"Queremos 'Bola de drac' en Tv3"

El escenario que habitualmente se instalaba en la plaza Univers se ha trasladado al pabellón 2.1, al que se llega subiendo una rampa que preside un cartel de diez metros con la siguiente reclamación: “Queremos Bola de drac en Tv3”. Lo firman boladedrac.cat “y miles y miles de fans”. A las 17 h empieza el show del youtuber Wade Otaku (1,2 millones de seguidores), que sube al escenario gritando “¡me estoy cagando!” El público río y le ovaciona. “Lo digo de verdad, me estoy cagando. Si me voy deprisa y corriendo ya sabéis por qué”, dice. El show es en realidad un concurso de cultura otaku en que voluntarios del público intentan identificar una serie de anime o el nombre de un personaje a partir de un fragmento de audio. En versión original, por supuesto.

En el lateral del escenario hay un estand de primeros auxilios para cosplayers. Es decir, un espacio para reparar los desperfectos inevitables de los barrocos disfraces que llevan algunos de los visitantes de la feria. Hay una zona para pegar piezas rotas, una para coser los descosidos y una para retocar el maquillaje y la peluquería. Al lado, un vestuario unisex con la siguiente advertencia: “Cosplayer is not consent. Respeta el espacio y la privacidad de los demás. Si quieres tomar una foto pregunta primero y respeta el derecho de la persona a decir que no. No toques ni abraces sin permiso”. La zona más tranquila de todo el Manga Barcelona es el punto de información sobre vacunación, donde tres enfermeras ofrecen a los visitantes la posibilidad vacunarse en el pabellón 4. A media tarde solo se habían vacunado una quincena de personas.

La nueva generación del manga

Hay más movimiento en la zona de videojuegos y merchandising, que estos días hacen más negocio que en todo un mes. En el pabellón de las editoriales llama la atención la ausencia de Ivrea y ECC, dos de las empresas de referencia del sector. Pero no será por falta de interés del público. “Es el mejor año de la historia del manga”, celebra pletórico el director de Norma, Óscar Valiente. “Desde el año pasado están creciendo las ventas en todos los ámbitos del cómic, pero el caso del maga es exagerado. Ha aparecido una nueva generación de lectores y estamos vendiendo más que nunca”. Estrada lo corrobora: “Es un fenómeno que coincide con el confinamiento y la pandemia pero que sobre todo tiene que ver con la llegada de las plataformas y la apuesta de Netflix por el anime, que de repente ha incorporado a muchos niños y niñas al manga”.

Vista general del Manga Barcelona.

La impresión de Valiente y Estrada se ve confirmada por el éxito mismo del Manga Barcelona, que a pesar de la incertidumbre pandémica agotó entradas en cuestión de horas. Este viernes al mediodía, cuando parte del público se ha ido del recinto, la organización ha puesto más entradas a la venta que han volado nuevamente. ¿Ha tocado techo el salón en la Fira Montjuïc? “Tiene que crecer, pero no sé de qué manera –dice Valiente–. Nuestros estands se han quedado pequeños y la demanda nos está superando”. La opción más obvia es mover el salón a la Fira Barcelona Gran Vía, en l'Hospitalet, pero Estrada alerta que “no todo se reduce a vender más entradas, para crecer tienes que ofrecer más actividades y para eso hacen falta más recursos”. El futuro inmediato pasa todavía por la Fira Montjuïc, pero si la demanda sigue creciendo será inevitable repensar el Manga Barcelona.

stats