Músico. Publica el disco 'Moments'
Cultura 07/04/2022

Manu Guix: "Tenía ganas de transmitir la rabia por la mierda que hemos pasado"

5 min
El músico Manu Guix

BarcelonaManu Guix (Barcelona, 1979) continúa combinando el trabajo en musicales de éxito como Cantando bajo la lluvia y El Petit Príncep con una trayectoria discográfica, cuyo nuevo capítulo es Moments (Música Global, 2022). El cantante y pianista entrega esta vez ocho canciones de alma digital grabadas con la única compañía del productor Roger Rodés, pero que traslada al directo con la banda de confianza formada por Toni Pagès a la batería, Jordi Franco al bajo, Jordi Roquer a la guitarra, Jaume Peña a la trompeta y Oriol Cusó. Manu Guix actúa este jueves en la Sala Barts de Barcelona a las 21 h, dentro del Festival Guitar Bcn.

¿Moments es un disco hijo de la pandemia?

— Un poco sí, porque me puse a componer el disco hace justo dos años. Cuando acabó el confinamiento severo, decidí asomar la cabeza y marcarme una fecha: el marzo de 2022 tendría que salir otro disco porque si no volvía a hacer muchos años del disco anterior.

¿Y el contexto pandémico se nota en las canciones?

— No. Bueno, sí que se nota en una canción, Ningú al volant, que habla de esta sensación de desgobierno que hemos tenido durante la pandemia y de ir aceptando normas cada vez más absurdas, y que encima las cambiábamos. Pero las otras hablan de cosas muy diferentes. Hay una sobre mi hija; otra sobre mi padre, que ahora ha hecho 20 años de su muerte... Hay otras que son evasivas y hablan de la necesidad de salir un día de fiesta y olvidar todo lo que está pasando en el mundo.

Cuando publicaste Després de tot (2017) comentabas que te considerabas un buen músico y un letrista mediocre. ¿Progresas adecuadamente?

— Lo estoy intentando. Lo que pasa es que es un proceso largo. Continúo pensando un poco lo mismo, que mi talento o el don que pueda tener es claramente por la música, y que las letras me continúan costando mucho más, pero les doy más importancia que nunca. Després de tot fue un paso adelante en el aspecto compositivo porque por primera vez empecé a estar un poco orgulloso de las letras que hacía, y ahora todavía un poco más. Lo que pasa es que continúo estando muy por encima en el aspecto musical que en el aspecto letrístico, pero bueno, poco a poco.

Son letras bastante largas. ¿Por influencia de los musicales, quizás?

— No lo sé. No me lo había planteado nunca. Para mí es muy importante que las canciones expliquen cosas y que tengan un sentido, y saber de qué quieres hablar antes de escribir. No me interesa hacer frases inconexas que no significan nada y que después se convierten en una letra vacía.

¿El tema que quieres tratar también te da la tonalidad de la canción?

— Sí, evidentemente. Cuando sabes qué quieres explicar, musicalmente la canción va hacia un lugar o hacia otro.

Ningú al volant parece diferentes canciones en una porque vas cambiando de registro a medida que te cabreas.

— Es una de las canciones combativas del disco, y quería transmitir la sensación que sentía cuando tenía 14 años y escuchaba grupos como Nirvana, Soundgarden, Alice in Chains y Rage Against the Machine. Tenía muchas ganas de hacer una canción con este punto de guitarras eléctricas, de ponernos la cresta y gritar "¡rock’ roll!" Precisamente en el punto álgido de la canción hago rap con una base de guitarra que es un guiño de ojo clarísimo a Mane Against the Machine, un grupo que me flipaba; en el aspecto dramatúrgico acompaña muy bien la canción y las ganas de transmitir la rabia por la mierda que hemos pasado y por cómo de mal nos lo han hecho pasar.

La primera parte del disco, sacado de Ningú al volant, tiene una sonoridad más de pop contemporáneo, con ritmos latinos e incluso el uso de autotune. Y las cuatro últimas canciones tienen más que ver con Elton John.

— Pues sí, las primeras son muy poperas, y en ello tiene que ver el hecho de haber trabajado sin ningún instrumento real. Todo es programado. Me apetecía mucho hacerlo así para que me llevara a lugares donde no había estado nunca; a estas primeras canciones que dices pero también a otras como De tant en tant, que tiene un punto un poco más Bruno Mars y juega con el soul, u Ho deixo tot enrere, que es un funk y más del estilo de Jamiroquai y Daft Punk .

¿Y por qué todo programado?

— Me apetecía mucho hacer algo diferente al disco anterior. Després de tot era todo lo contrario porque la apuesta era hacerlo todo real: piano de cola, cuarteto de cuerda, sección de metal. Y este quería que fuera todo lo contrario. También creo que en los últimos años ha cambiado mucho la manera de componer y de cómo los artistas graban música. Antes un artista me llamaba para reservar mi estudio, Medusa, y se estaba el mes y medio concentrado en grabar el disco. Ahora, en cambio, vienen una mañana, después vuelven un par de días la semana siguiente, y más adelante una tarde... Y este disco lo he hecho bastante así, entre mi estudio en casa y Medusa.

¿Es el disco donde suenas más a presente?

— Sí, creo que sí. Ha acabado siendo un disco en que sueno actual, moderno. Y lo estamos notando en las radios. Estamos sonando en todas las emisoras, que antes siempre abía alguna que no te cogía o no lo acababa de ver claro, y este está entrando muy, muy bien.

¿En los conciertos combinarás tocar el piano y hacer de frontman?

— Estoy casi siempre sentado al piano, pero hay un par de canciones en las que me levantaré y las haré de pie. Soy pianista y me sentiría bastante farsante si todo el rato estuviera plantado de pie en el escenario. No tengo ni el valor ni el talento para hacerlo; mi punto fuerte ha sido siempre el piano. Y lo que me gusta es hacer las dos cosas a la vez, cantar y tocar el piano. ¡Soy el Elton John catalán! [ríe]. Bueno, ya me gustaría [ríe más]. Esto no lo pongas como titular [ríe aún más].

¿Cómo va el trabajo con los musicales?

Cantando bajo la lluvia se acaba a mediados de abril en Barcelona después de un éxito espectacular. Estamos muy contentos de cómo ha funcionado: ha sido increíble, haciendo funciones con más de mil espectadores prácticamente cada día. Ha sido una auténtica animalada. Ahora acabamos la temporada en Barcelona y se marcha a Madrid, donde se estrenará en septiembre en el Teatro Apolo. Tenemos El petit príncep haciendo temporada en Lisboa, donde estará tres meses. También La jaula de las locas, que vuelve a arrancar, protagonizado por Àngel [Llàcer], que hará una gira larga por toda España. Y estamos pensando ya cuál haremos en 2023, que tenemos muchas ganas de volvernos a poner manos a la obra. Tanto Àngel como yo nos lo pasamos tan bien haciendo esto, nos divertimos tanto, que ya tenemos ganas de hacer el siguiente.

¿Has visto lo programa Eufòria?

— No, todavía no, pero todo el mundo dice que es OT en catalán. Por la reacción en las redes y las superaudiencias que está haciendo, me alegro mucho de que haya un formato así en catalán en TV3 y que ponga en valor la música dentro de la televisión. Además, estos programas no dejan de ser altavoces y escaparates para la juventud que tiene ganas de dedicarse esto, y gracias a esto pueden tener una plataforma, que no es la única, pero que es una más para encontrar un camino.

stats