Cine
Cultura 21/01/2021

Tener hijos o no, un dilema de película

El documental 'To kid or not to kid' muestra las dudas y reflexiones de la directora y otras mujeres

Xavi Serra
3 min
Maxine Trump amb el fill d'uns amics en un moment del documental 'To kid or not to kid'

Barcelona“No tener hijos es un opción egoísta”. Estas palabras del papa Francesc resonaban en la cabeza de la cineasta Maxine Trump cuando, superados los 40 años, se planteó por primera vez en la vida si realmente quería ser madre. Así que convirtió su proceso de decisión en una investigación audiovisual sobre las presiones sociales y familiares que reciben las mujeres y las consecuencias a las que se enfrentan por, simplemente, optar por no tener hijos. El resultado es To kid or not to kiddisponible hasta el 23 de enero en Filmin dentro de la programación del Festival Dona i Cinema–, un film que recoge desde el odio esparcido por internet contra las mujeres que no quieren ser madres ("Si no te quieres reproducir ya puestos podrías matarte, puesto que no tienes ninguna razón para vivir", se lee en los comentarios de un artículo) hasta la solidaridad y comprensión de asociaciones como The Not Mum, que apoya a las mujeres que, por voluntad propia o por imposibilidad biológica, no han sido madres.

Maxine Trump –sin relación con el ya expresidente de los Estados Unidos, a quien de hecho dedicó el combativo corto Trumps vs. Trump– se pone a ella misma en el centro del documental y comparte con el espectador unas dudas y reflexiones que no tienen que ver con el hecho de que le gusten o no los niños sino con el deseo de no frenar su carrera profesional y la preocupación por un planeta cada vez más sobrepoblado. Trump también aborda la estigmatización de la mujer que no quiere ser madre a través de testigos que van desde la mujer que en 1974 explicó en una entrevista en la televisión que no quería ser madre y al día siguiente perdió el trabajo hasta la chica que lleva cinco años luchando para que le practiquen una esterilización pero topa con la negativa de unos médicos que argumentan que se podría arrepentir más adelante. En contraste, otro momento del documental muestra la sencillez y facilidad con la que un hombre se puede hacer una vasectomía hoy en día.

“El tema está rodeado de mucho ruido, pero en realidad no es un asunto controvertido -apunta la directora desde su despacho-. La razón de ser del film es precisamente visibilizar que es una decisión de lo más normal. Hoy en día, entre un 20% y un 25% de las personas no tienen hijos por voluntad propia”. Las reacciones a la película en los festivales, dice, han sido en general muy positivas. “Después de la proyección vienen a darnos las gracias muchas personas que habían tomado la decisión de no ser padres con mucha angustia y culpa, pero también gente que al final decidieron ser padres y recuerdan la presión que sintieron antes de tomar la decisión”.

Mujeres adoctrinadas para ser madres

La pregunta es por qué en 2021 continúa siendo tabú que una mujer verbalice que no quiere tener hijos. “Porque nos han adoctrinado para ser madres –afirma Trump–. En el documental hay una sección dedicada al natalismo de todas las religiones y sociedades en las que explica la existencia de incentivos fiscales por tener hijos desde la época del Imperio Romano. Pero en un mundo sobrepoblado donde, como dice David Attenborough, la mayoría de nuestros problemas ambientales se resolverían si fuéramos menos gente, no estaría mal que la opción de no tener hijos fuera más celebrada”. La directora subraya que el documental no persigue que la gente no tenga hijos, sino "tener opciones" que se ajusten a las necesidades de todo el mundo. “Traer un niño no deseado al mundo puede tener consecuencias muy negativas para los padres y para el mismo niño -dice-. La sociedad ha cambiado mucho. Vivimos lejos de nuestras familias, viajamos mucho... Las cosas no son como hace un siglo y los valores también tienen que poder cambiar”.

Es fácil deducir qué decisión acaba tomando Trump en el documental –y también quién es el hombre que se hace la vasectomía–, pero ella es la primera en animar las parejas a no esperar tanto como ella y su marido en tener una conversación seria sobre el tema para ahorrarse muchos dolores de cabeza. “Una conversación honesta sobre tener hijos puede evitar futuras decepciones que son el origen de muchas depresiones postparto de madres que descubren que tienen que asumir ellas toda la carga de la crianza –dice–. Porque en esta conversación no solo se tiene que hablar sobre si tener hijos o no, sino también de cómo se repartirá el trabajo y si alguien frenará su carrera para cuidar de los hijos”.

Ser madre, ¿una decisión del marido?

También en Filmin, en la programación del My French Film Festival, otra película reflexiona sobre el hecho de no querer tener hijos, pero con una estrategia muy diferente: en lugar del documental en primera persona se trata de una sátira salvaje e irreverente. Enorme, de Sophie Letourneur, es un brillante ejercicio de incorrección política que retrata como al marido de una pianista de éxito se le apodera una necesidad incontrolable de ser padre al cumplir 40 años y deja embarazada a su mujer sin su permiso. La película esquiva lecturas morales por la vía de un sentido del humor incómodo, por instantes grotesco, y un tono extrañísimo que oscila entre las comedias de los Farrelly y un Desplechin alborotado. Y finalmente acaba convirtiendo este retrato de una maternidad inverosímil en una historia de emancipación femenina que contiene una escena de parto para quitarse el sombrero de tan surrealista y a la vez emocionante y creíble que es.

stats