Básquet - Euroliga
Deportes 29/05/2021

El Barça, en la final de la Euroliga (84-82)

Una cesta de Cory Higgins a ocho décimas del final da la victoria al equipo azulgrana

3 min
Celebración de Cory Higgins

Enviat especial a ColoniaCory Higgins sabe cómo funciona el tema. Una cesta del escolta norteamericano, el jugador de gesto imperturbable, a ocho décimas del final evitó un disgusto grande del Barça, que once años después volverá a disputar una final de la Euroliga. El equipo azulgrana se vio obligado a recuperar una desventaja de ocho puntos contra un AX Armani Exchange de Milán que compitió muy bien (84-82). La actuación de Nick Calathes, que sumó 17 puntos y 6 asistencias antes de lesionarse, y Nikola Mirotic, que anotó 21 puntos, impulsaron al equipo azulgrana en Colonia, donde mañana se jugará el título con el Anadolu Efes.

Sarunas Jasikevicius descartó a Leo Westermann, Artem Pustovyi y Sergi Martínez para competir contra un rival italiano con mejor plantilla y entrenador de lo que creían los aficionados culés. Veintiún años después de su estreno, Pau Gasol volvió a disputar una final four y lo hizo con buena nota, puesto que anotó 10 puntos.

Sarunas Jasikevicius, entrenador del Barça

Siete años hacía que el Barça no pisaba una final four, y su puesta en escena fue muy buena. Nick Calathes llevó la iniciativa en el juego de un equipo azulgrana que supo escoger buenas situaciones ofensivas. El problema es que la defensa del conjunto catalán tardó en ser competitiva y el rival también supo empezar con una anotación alta (27-24). La producción de Pau Gasol, que sumó 10 puntos en siete minutos, animó el engranaje de Jasikevicius. El entrenador lituano ajustó su rotación para adaptarse a las características de un rival sin un jugador interior clásico. Durante algunos minutos, por ejemplo, Mirotic y Claver fueron los encargados de compartir posición en la pintura, y el experimento funcionó en una recta final antes del descanso que fue muy productiva (51-40).

El AX Armani Exchange de Milán, un equipo capaz de anotar muchos puntos en poco tiempo, utilizó un parcial de 6-16 durante los primeros seis minutos del tercer periodo para cambiar el marcador y hacer saltar las alarmas (57-58). Bien liderado por Sergio Rodríguez, la renta del conjunto italiano creció hasta los ocho puntos (59-67). La anotación del Barça se paró durante un cuarto en que los culés tan solo pudieron anotar 16 puntos y en el que sufrieron lo que no está escrito (67-71).

Nikola Mirotic y Zach LeDay

Calathes fue el responsable de hacer despertar al Barça, que también utilizó la defensa de Bolmaro y Claver para salvar uno de los momentos más delicados de la temporada (78-76). El equipo azulgrana tuvo que disputar los últimos 3:22 minutos sin el base greco-norteamericano, puesto que se lesionó. El partido llegó empatado al último minuto (82-82), cuando Higgins entendió que había llegado su momento. El escolta emuló a su padrino, Michael Jordan, y anotó la cesta decisiva a ocho décimas del final. Kevin Punter falló el tiro final del conjunto italiano y la alegría se desató en Colonia. “Con esta defensa no ganaremos al Efes”, avisó Jasikevicius, que empezó a preparar la final.

Un rival con talento y prepotencia

Dos años después de perder la final vitoriana contra el CSKA, el Anadolu Efes se tomó la revancha y eliminó al rival ruso (86-89). El conjunto turco, que desprende tanta superioridad como prepotencia, jugará la final de la Euroliga. Con un juego ofensivo y desinhibido, el equipo de Estambul dominó su eliminatoria durante 25 minutos con armonía y contundencia. Después, sin embargo, derrochó una ventaja de 21 puntos y sudó para asegurarse la clasificación. Vasilije Micic, que acabó eliminado por cinco faltas, y Rodrigue Beaubois, que apareció en los momentos decisivos, lideraron el triunfo.

stats