Barça
Deportes 11/03/2021

Una eliminación que puede valer una Liga: los apuntes en caliente del PSG-Barça

2 min
Los jugadores del Barça se abrazan después del partido en París.

BarcelonaGasolina hasta mayo. Más que para intentar una remontada imposible, el Barça viajaba a París a recuperar la dignidad perdida en Europa. Los azulgranas lograron el objetivo con creces. Jugaron con orgullo, solidaridad e intensidad y se merecieron como mínimo ganar en el Parque de los Príncipes. Seguramente, y a pesar del empate final, disputaron la mejor primera parte de la temporada. Lástima del penalti de Messi, que a pesar del error completó los 90 minutos con la cabeza alta, como hacía tiempo que no hacía en la máxima competición. El gran papel de los de Koeman no evitó la eliminación, pero confirma sus opciones de luchar por la Copa y sobre todo por la Liga. Con 12 jornadas por delante y el Atlético sufriendo para sumar de tres en tres, la dinámica del Barça invita a un cierto optimismo.

Desaprovechar a De Jong. El Barça compitió en París como reclama su escudo sin Piqué ni Araujo. Como Koeman no confía en Umtiti, tuvo que atrasar a De Jong a la línea defensiva para aprovechar la profundidad de Dest y Alba por las bandas. Incluso Junior, que es lateral natural, pasó por delante del ex del Lyon cuando Mingueza se cargó con una amarilla en su lucha para detener a Mbappé. Es una pena que el equipo no pudiera sacar partido del buen momento ofensivo de De Jong por la falta de efectivos en defensa. Sí, un día más hay que recordar que Eric García podría haber venido en el mercado de invierno para ayudar en este final de temporada. La campaña electoral lo evitó.

¿Qué habría pasado con Trapp? El milagro del 2017 contra el PSG tuvo de todo. Con Neymar liderando la locura ofensiva del Barça, el amigo Aytekin ayudando en labores arbitrales, el Camp Nou entregado y Kevin Trapp en la portería francesa. Ese partido afectó en negativo la carrera del portero alemán, que hoy juega en el Eintracht de Frankfurt, lejos del primer nivel europeo. Cuatro años más tarde, con el Barça otra vez obligado a remontar, Keylor Navas marcó la diferencia bajo palos con un penalti parado y varias paradas cargadas de mérito. El ex madridista, tres veces campeón de Europa, frustró toda ilusión culé. Quiere sumar la cuarta Champions a su palmarés.

Regalos para Pochettino. Con Trapp en vez de Keylor en la portería del PSG quizás habría habido más emoción. Y con un árbitro más justo, seguramente también. Dejando de lado la controversia del penalti de Lenglet –otra vez retratado– a Icardi, que el colegiado inglés Anthony Taylor no expulsara a Kurzawa en la acción de la pena máxima sobre Griezmann es discutible. El lateral francés ya tenía una tarjeta amarilla y cometió una infracción que perfectamente podría haber dejado a su equipo con un hombre menos durante toda la segunda parte. Taylor tampoco mandó repetir el lanzamiento de Messi por la invasión de Verratti en la frontal del área. Regalos, por lo tanto, para Pochettino, que hizo un planteamiento bastante cobarde y podría haber salido malparado.

stats