Barça
Deportes 17/10/2021

Laporta debe tomar decisiones resolutivas en la asamblea más importante de la historia reciente del Barça

La junta necesita la complicidad de los compromisarios para sacar adelante su proyecto

4 min
Moment de una votación durante una asamblea del Barça.

BarcelonaPalau Blaugrana, 17 de octubre de 2021. 4.457 socios están convocados por la junta de Joan Laporta para decidir asuntos de vital importancia para el futuro inmediato del Barça. La sesión ordinaria, constada de nueve puntos incluyendo el informe inicial del presidente y las propuestas, ruegos y preguntas de los compromisarios, tiene que resolver dos aspectos incluso más imprescindibles que la operación de crédito con Goldman Sachs que se aprobó en la asamblea del 20 de junio pasado, la primera con la nueva cúpula dirigente. Por un lado, la nueva propuesta de financiación para el Espai Barça con un techo de 1.500 millones de euros, 900 más de los que se votaron en referéndum en 2014. Y por el otro, la suspensión sine die del artículo 67 de los estatutos, aprobado por el gobierno de Sandro Rosell en 2013 y que obliga a la junta a restituir las pérdidas en dos ejercicios. La norma actual, teniendo en cuenta la crisis, amenaza el mandato de Laporta, que en su primer cierre ha presentado unas pérdidas de 481 millones. Todo ello con la sombra de la sociedad anónima planeando sobre el Camp Nou cada vez más a menudo.

La herencia de Bartomeu

Un ejercicio partido por la mitad

La primera parada controvertida de la asamblea será en el segundo punto de la orden del día, en que la junta pedirá la aprobación de unas cuentas de color rojo. El CEO Ferran Reverter y el vicepresidente Eduard Romeu han dejado claro estos días que el agujero de casi 500 millones del curso 20/21 responde más a la herencia recibida que no a los efectos del covid. Han dividido el ejercicio en dos (antes y después de la toma de posesión), lo que no tiene recorrido vinculante, y han minimizado el impacto de la pandemia hasta los 91 millones. En cambio, tanto la antigua cúpula como la Liga lo elevan hasta los 261 millones solo para la temporada 20/21, en que el Camp Nou no pudo abrir puertas ni un solo día. Además, la patronal del fútbol español cuestiona que el club quiera cargar a pérdidas la depreciación de jugadores como Griezmann, Coutinho o Pjanic (160 millones) y litigios abiertos por valor de 90 millones. La medida, que Laporta ya puso en práctica en 2003, busca beneficios a corto plazo que repercutirían positivamente en el aval de sus dirigentes, que se tiene que recalcular sobre un presupuesto de gasto de 765 millones. Jaume Roures, que avaló 30 millones para evitar nuevas elecciones, dejará de hacerlo el 30 de noviembre. La junta, por lo tanto, tendrá que buscar nuevos apoyos.

El Espai Barça, una urgencia

Laporta redimensiona el proyecto

Después del cierre y del presupuesto, el cuarto punto de la orden del día será para el Espai Barça. "Es fundamental para la viabilidad del club, y para el presente y el futuro del Barça, tener un estadio, un espacio, un campus Barça. Generará muchos ingresos", explicaba Joan Laporta en una entrevista reciente. El presidente pedirá permiso a la asamblea para buscar financiación por un valor máximo de 1.500 millones, cuando la cifra inicial prevista era de 600. A pesar de la crisis inédita que vive la institución, en el palco se confía en que los socios darán luz verde. Y, una vez obtenido el permiso, el siguiente paso será formalizar un acuerdo que ya se ha empezado a trabajar con Goldman Sachs, fondo norteamericano que pone de acuerdo a Bartomeu y al actual gobierno azulgrana. "El proyecto tenía muchas carencias. Solo a nivel de tecnología, el diferencial era de 100 millones. Y otras cosas, como la sostenibilidad. La cuestión fundamental es que los costes no eran reales", dijo al ARA la vicepresidenta Elena Fort, que ve irremediable que la factura se dispare después de que estos días haya trascendido la dejadez del estadio con consecuencias para la seguridad de sus usuarios.

Suavizar normas de control económico

Votación por separado de cambios a los estatutos

De todos los cambios estatutarios que Laporta trasladará a los compromisarios hay uno que sobresale por su importancia en el gobierno de la entidad a corto plazo. Tiene que ver con el artículo 67, que obliga a la eventual junta a compensar las pérdidas en dos ejercicios. Una condición que, si no se respeta, conmina el gobierno legítimo a acabar el mandato antes de tiempo y dejar el Barça en manos de una comisión gestora. Es decir, a convocar elecciones antes de lo que se espera (2026). El vicepresidente Romeu ha repetido estos días que la norma vigente supone un impedimento para la recuperación del club, mientras que varios grupos de opinión han pedido el voto en contra para tratar la redefinición del artículo en cuestión, en lugar de su suspensión sine die. A diferencia de otras ocasiones, la votación de los cambios a los estatutos se hará por bloques y no de golpe. La junta también pedirá voto favorable a revisar la relación del Barça con la Confederación Nacional de Peñas, a abrir los trámites de alta de nuevos socios por vía telemática o a acortar los mandatos de seis a cinco años.

Barça Studios, Messi y Koeman

Explicaciones a los socios antes de que la pelota ruede

En la asamblea de este domingo (punto cinco) la junta de Laporta también pedirá apoyo para vender una parte de Barça Studios a un inversor externo. Es una de las patas del llamado Barça Corporate, que también abraza la explotación de la imagen del club a través de BLM (Barça Lisense & Marketing) y el Barça Innovation Hub. Por ahora, el presidente y sus directivos solo prevén la externalización minoritaria a corto plazo de la productora audiovisual, una medida que los compromisarios, en teoría, aprobarán sin problemas. Más guerra se espera que den los socios en relación con el proyecto deportivo, que seguro que saldrá en el turno abierto de palabra del final de la asamblea. El presidente será interpelado por la salida de Messi, cosa que en la asamblea del mes de junio nadie se imaginaba, y por la dudosa gestión del banquillo, con Ronald Koeman ratificado a pesar del mal juego y los pobres resultados y la búsqueda retransmitida de un sustituto tras las derrotas europeas contra el Bayern y el Benfica.

stats