Barça
Deportes  /  Barça 15/09/2022

Nuevo imprevisto en el Espai Barça: la empresa encargada de reformular el diseño tampoco continúa

IDOM, compañía estatal que había llegado con la junta de Joan Laporta, también cae del proyecto

3 min
Proyección del futuro Espai Barça

BarcelonaEl proyecto del Espai Barça sigue viviendo movimientos de tierras a pesar de que el grueso de las obras no empezará hasta el verano próximo, cuando el primer equipo masculino tendrá que ir a jugar al Estadi Olímpic de Montjuic, como mínimo, una temporada. El último cambio es que la UTE (unión temporal de empresas) formada por JG Ingenieros y Torrella Ingeniería ha sido la escogida por el club azulgrana para entrar a dirigir la remodelación del Camp Nou. Esto ha comportado la salida del proyecto de los despachos b720 Fermín Vázquez Arquitectos y Nikken-Sekkei, que en 2016 ganó el concurso para el diseño y la ejecución del recinto deportivo. Sin embargo, según ha podido saber el ARA, también ha provocado la salida de IDOM, la empresa española que se ha encargado de la reformulación del proyecto desde la llegada de Joan Laporta a la presidencia del Barça. 

IDOM acabó su contrato el 31 de agosto y el Barça decidió no renovarlo. La empresa se presentó al concurso de la dirección de obra con una UTE para la dirección del proyecto, pero algunas voces de la entidad azulgrana consideraron que era mejor que lo hiciera otra empresa, con el argumento de que IDOM podría no detectar sus propios errores en la reformulación del proyecto. El diseño ya está acabado y ahora será el turno del Ayuntamiento de Barcelona, que tendrá que dar el visto bueno a los cambios que ha llevado a cabo en la remodelación del Camp Nou. Un indicador de que la relación entre el Barça e IDOM estaba a punto de acabar es que este verano se prescindió de Ramon Ramírez, que lideró el departamento del Espai Barça desde junio del 2021 hasta junio del 2022. Ramírez es un ingeniero especializado en el mundo del ferrocarril que previamente había trabajado durante 15 años en IDOM. Su sustituto es Joan Sentelles, amigo personal del presidente ejecutivo Joan Laporta. 

La empresa fuerte de la UTE ganadora es JG Ingenieros, con sede en Barcelona y fundada en 1970. Tiene experiencia en recintos deportivos, como el Civitas Metropolitano (anteriormente denominado Wanda Metropolitano), en el cual, del 2014 al 2017, se encargó del proyecto de instalaciones y dirección de obra para ampliar el estadio que había sido La Peineta. La otra empresa de la UTE es Torrella Ingeniería, con sede en Terrassa y enfocada casi exclusivamente a las construcciones del sector industrial. Este cambio en la dirección del proyecto comportó un escrito certificado hecho público el 6 de septiembre por parte del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC) y firmado por su decano, Guim Costa Calsamiglia, en que se mostraba descontento con la situación.

“Consideramos que hay que trabajar para impulsar y fomentar la buena arquitectura, haciendo prevalecer los criterios de calidad que ampara la Ley de Arquitectura. Por eso me gustaría que nos pudiéramos reunir para hablar de la cuestión y encontrar puntos de confluencia para garantizar la calidad y la continuidad del proyecto actual”, decía el escrito, dirigido al club azulgrana. Fuentes del COAC han informado al ARA que actualmente están conversando con el Barça. Además, este diario ha podido saber que el escrito se produjo después de la queja al COAC del despacho b720 Fermín Vázquez Arquitectos, que hasta entonces hacía de enlace entre el club y la firma japonesa Nikken-Sekkei. 

Goldman Sachs tendrá la última palabra

La UTE JG Ingenieros-Torrella Ingeniería, sin embargo, todavía tiene que superar varios obstáculos para encabezar oficialmente la dirección de obra de la remodelación del Camp Nou. El primer paso será que lo apruebe la comisión delegada del club azulgrana, y el segundo, que consiga el visto bueno de la junta directiva en la reunión de la semana próxima. De todos modos, todavía faltará recibir la aprobación de un tercer actor: Goldman Sachs. El fondo de inversión norteamericano hasta ahora ha hecho un préstamo puente de 180 millones de euros para el Espai Barça y ha gestionado el préstamo de 595 millones de euros que recibió el club azulgrana en el verano del 2021. De estos 595 millones, una parte, 125, ya se devolvieron cuando Goldman Sachs permitió este julio al Barça vender a Sixth Street el 25% de los derechos televisivos, que eran la garantía del préstamo. 

Pero la gran financiación de Goldman Sachs todavía tiene que llegar. El Barça quiere conseguir de este fondo de inversión el crédito que permitirá llevar a cabo la remodelación del Camp Nou. Las negociaciones hace muchos meses que están en marcha, pero el acuerdo todavía no se ha conseguido. Fuentes del club explican al ARA que esta operación, para ir bien, se tiene que cerrar antes de Semana Santa. En aquellas fechas también se adjudicará la empresa constructora de la remodelación del Camp Nou, otra decisión que tendrá que contar con el visto bueno de Goldman Sachs. Ahora mismo las empresas mejor posicionadas para ganar el concurso son FCC, Ferrovial y Acciona. 

stats