Barça
Deportes  /  Barça 04/12/2021

De oro y azulgrana: Alexia sigue con su reinado

En la victoria contra el Athletic Club (4-0), la capitana ha sido recibida y ovacionada por más de 5.000 aficionados en el Johan

4 min
Alexia Putellas, ofreciendo la Pelota de Oro al estadio Johan Cruyff

Sant Joan DespíAlexia Putellas es mucho más que una futbolista. Es emoción, compromiso, sentimiento y Barça. Sobre todo, Barça. La capitana ha conseguido que su nombre resuene por los estadios, aparezca en las portadas y estampe camisetas. Las niñas y también los niños quieren ser cómo ella, representar estos colores y, poco a poco, empiezan a creerse que si ella ha llegado a ser la mejor jugadora del mundo ellos también lo pueden ser. Porque Alexia es la personificación de un sueño.

París fue el escenario de su coronación. Con todo el mundo del deporte mirando al Teatro Chatelet, la catalana subió al escenario para recoger el galardón más importante del mundo del deporte. Las lágrimas se instalaron en los ojos de la capitana desde el momento en el que Kilian Mbappé la anunció como reina del fútbol. La noche fue corta, puesto que Alexia tenía que volver a la concentración de la selección española en Sevilla con el resto de la expedición azulgrana. Pero la fiesta todavía duraría unos cuántos días.

Alexia Putellas ofreciendo la Pelota de Oro al estadio Johan Cruyff.

Su retorno a casa, a vestirse de azulgrana, vino acompañada de sorpresas. Todas sus compañeras la recibieron con un pastel con la figura de la Pelota de Oro y con un baño de cava y confeti. Los gritos, los abrazos y la celebración ocuparon el vestuario para hacer homenaje a la primera futbolista azulgrana –y el único deportista catalán en toda la historia– a coronarse como la mejor del mundo. Todas querían hacerse una foto con ella, acompañadas del preciado galardón. Un trofeo que la capitana todavía mira con un poco de cara de incredulidad. El momento más esperado, sin embargo, todavía tenía que llegar.

El Johan Cruyff es su casa. Muchos han sido los partidos, los calentamientos y las horas que Alexia ha pasado sobre este verde o en las tripas del estadio. Esta es su gente, la que la viene a ver cada fin de semana. Ellos tenían que ser los primeros en verla levantando la esférica dorada, y así ha sido. El estadio, eso sí, se ha vestido de gala.

De color azulgrana y oro

Desde que la pelota ha aterrado sobre el verde, Alexia la miraba de reojo. Mientras estaba con sus compañeras esperando el momento y durante el homenaje que le ha hecho el Athletic Club, la capitana no ha perdido de vista su pelota dorada. La imagen era bucólica, casi un déjà-vu. La mirada era la misma que tenía la pequeña Alexia cuando no se desenganchaba de la pelota en la plaza del Ayuntamiento de Mollet. Porque Alexia ha crecido y se ha coronado como reina, pero sigue siendo una niña que ama el fútbol con inocencia.

La grada, llena de niños y niñas con la camiseta de Alexia, se ha rendido a la capitana. En el momento en el que la megafonía ha enmendado su nombre, los chillidos, los gritos y los aplausos han sepultado el Johan Cruyff. El momento de la entrega ha hecho temblar los fundamentos. De la mano de Eli y Alba, madre y hermana, Alexia ha ofrecido el trofeo a su familia azulgrana. Desde sus primeros pasos, muchos de los presentes en el Johan han seguido su evolución. Han vivido cómo se ha convertido en capitana, después en referente y, para acabar, en emblema de la entidad y de todo el fútbol femenino. La Pelota de Oro no hace más que acreditar una realidad: Alexia es mucho más que una campeona del mundo, es una persona en la cual reflejarse para seguir creciendo y queriendo el fútbol.

Jenni Hermoso celebrando su gol contra el Athletic de Bilbao

Pere Aragonès, en el palco

Nadie se ha querido perder el día más especial de Alexia en el Johan Cruyff, e incluso el president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha aparecido en la tribuna presidencial mientras sonaba Els segadors en su segunda asistencia al estadio azulgrana. Después del homenaje, había que calzarse las botas y centrarse en el partido. Las sensaciones, sin embargo, no han sido buenas, en un partido gris de las culés. Ante 5.147 aficionados, la segunda mejor entrada en Sant Joan Despí, Alexia ha sido la cabeza de cartel de un espectáculo que ha hecho sold out. La catalana ha capitaneado un conjunto apático, con poco brillo futbolístico, que ha ido al descanso, por segunda vez en la temporada, con empate a cero en el marcador, pero que ha mejorado a la segunda parte, exhibiendo su habitual superioridad para acabar ganando (4-0).

La primera a presionar ha sido Alexia y la organización del juego ha ido a cargo de la capitana. La de Mollet se ha dejado la voz dando instrucciones, animando y corrigiendo a sus compañeras para revertir un primer tiempo flojo. En la segunda parte, el Barça ha salido de su ofuscación de cara a portería gracias a un golpe de cabeza de Jenni Hermoso que ha acabado en la red en el minuto 50. Después de un centro de Marta Torrejón desde la banda, la delantera madrileña se ha embolsado la primera diana del partido. De hecho, también se ha apropiado de la segunda. La delantera ha aprovechado un centro de falta desde la derecha de Alexia. El primer remate, de cabeza, ha topado contra la defensa del Athletic, pero la misma Jenni ha aprovechado el despeje para acabar marcando con la derecha.

El golazo de Claudia Pina ha ampliado la diferencia en el marcador. Desde fuera del área, con un chute potente y cruzado, al más puro estilo de Alexia Putellas, la de Montcada ha culminado el homenaje a la capitana. El 4-0 definitivo lo ha firmado Aitana Bonmatí, el otro emblema del equipo, que representa, como Alexia, el amor por los colores azulgranas. Durante los noventa minutos que la de Mollet ha estado sobre el césped, los culés la han victoreado y aplaudido, rindiéndose a lo que tenían ante los ojos: la mejor jugadora del mundo es azulgrana .

stats