Deportes 14/07/2021

José Antonio Abellán: el último enemigo público de Florentino

Lo señala como responsable de los audios en los que el presidente difama a las leyendas del Madrid

4 min
Abellan

BarcelonaQuién se podía imaginar que un joven disc-jockey acabaría siendo, de mayor, uno de los enemigos públicos número 1 de Florentino Pérez. Ha pasado con José Antonio Abellán (Madrid, 1960), el periodista señalado por el presidente del Real Madrid, al que acusa de haber filtrado grabaciones suyas en las que difama a leyendas del club de Chamartín. Un revuelo que ha surgido esta semana con la publicación de las grabaciones en El Confidencial y que acabará en los juzgados: Florentino ha decidido querellarse contra el medio y contra Abellán. De momento ha puesto el caso en manos de sus abogados.

La historia de Abellán es rocambolesca. Tanto como que hoy, en 2021, aparezcan publicadas estas grabaciones que fechan de 2006, cuando Florentino dimitió como máximo mandatario del Real Madrid. "Eran dos figuras que tenían muy buena relación", recuerda un antiguo compañero de trabajo del periodista, que lideraba los programas deportivos de la noche en la Cope y en Punto Radio. De hecho, en 2007 fue uno de los grandes azotes de Ramón Calderón, entonces presidente del Madrid, hasta que forzó su renuncia y allanó el camino para que, en 2009, Florentino volviera al palco del Bernabéu en un proceso electoral en el que no hizo falta ir a votar: no tuvo rival. "A Florentino le fue bien, pero se puede asegurar que Abellán no lo hizo para favorecerlo. Él hacía periodismo de investigación. Le gustaba", dice una persona próxima al locutor. Todas las fuentes consultadas por este diario han preferido mantenerse en el anonimato.

Un avanzado a su tiempo

Abellán, en realidad, no soñaba con ser periodista deportivo. Le gustaba la música y empezó a trabajar en la SER después de ganar un concurso radiofónico musical. Fue el inicio de una carrera estratosférica. "Era una estrella del rock, alguien avanzado a su tiempo. El amo de todo el mundo musical. Cuando todo el mundo escuchaba la onda media, él detectó que el futuro era la FM. O previó emisoras con 24 horas de música, o hacer programas matinales que combinaban humor y música. Comunicaba de manera excelente y además tenía un don como cazatalentos". Una visión de futuro que lo convirtió en una persona extremadamente conocida y millonaria.

Pero todo daría un giro en 2000. José Maria García se retiraba y dejaba vacante su asiento en el programa deportivo de la noche. La Cope confió en Abellán. "Era un outsider. Le gustaba el fútbol, puesto que había jugado en las categorías inferiores del Atlético de Madrid, pero no era periodista deportivo", recuerdan. Por eso incluyó otra de sus pasiones, el periodismo de investigación, por las noches. Y no necesariamente para hablar de deporte, sino de temas espinosos como el EGM o casos de fraude en pisos de protección oficial. Hasta que el verano de 2010 viviría otro giro de guion que marcaría su futuro profesional.

Resulta que había renovado por tres temporadas en junio. Y un mes después, en julio, la Cope decide contratar a todo el equipo de deportes de la SER. A Abellán lo apartan y le ofrecen un cargo de despacho. Pero el periodista no lo acepta, entra en cólera y lleva el caso a los tribunales: le darían la razón y obligarían a la empresa a pagarle hasta el último euro de los tres años que tenía firmados. Poco después se iría a Punto Radio, donde estaría hasta que en 2013 la Cope compró su frecuencia de emisión y forzaría a que la empresa se acabara disolviendo. Desde entonces, Abellán ha trabajado con sus proyectos en solitario y en streaming. El último, en La Jungla Radio.

"Está obsesionado con que lo han apartado, y podría bien ser así. Es un periodista que ha acumulado mucha información y tiene muchas grabaciones de sus encuentros y entrevistas privadas con gente de mucha relevancia", dice una de las fuentes consultadas. Como si fuera el comisario Villarejo, a Abellán le gustaba guardar audios, algunos grabados sin autorización de su interlocutor. "Lo hacía para protegerse, por si alguna vez se tenía que defender en algún juicio".

De vuelta de todo

Con los bolsillos muy llenos, ya hace años que vive cómodamente en la localidad castellanoleonesa de El Tiemblo, en un rancho con caballos y águilas arriba de un cerro con vistas al pueblo, "como si fuera un señor feudal". De hecho, explican sus compañeros, muchas veces no iba a la radio, en Madrid, sino que se quedaba en casa y hacía directamente los programas desde ahí, en un pequeño estudio que tenía instalado. Es desde el pueblo donde ahora ha cargado contra Florentino, por haberlo señalado, y también contra los que escriben –según él– al dictado del presidente madridista. Abellán dice que "no tiene miedo" de que lo denuncien y añade que, a pesar de que el presidente del Madrid haya puesto el caso en manos de los abogados, "sabe que nunca lo denunciará". Es más, pasa al ataque y se ofrece públicamente a quedar con Florentino para aclarar las cosas.

Como dicen los que lo conocen: "Es un personaje. Alguien que siempre se ha buscado la vida, y que se la ha buscado muy bien".

stats