Infraestructuras
Economía 30/05/2021

Más de 200 entidades apoyan la ampliación del Prat que puede aportar un 9% del PIB

"No se puede renunciar a una inversión de 1.700 millones", dice el manifiesto

4 min
El aeropuerto del Prat, el febrero de este año.

Más de 200 entidades apoyan el manifiesto a favor de la ampliación del aeropuerto de Barcelona. Entre los adheridos al manifiesto hay organizaciones como las patronales Foment del Treball y Pimec, el Cercle d'Economia, la Cámara de comercio de Barcelona, el RACC, Barcelona Tech City, la escuela de negocios Esade y todo tipo de organizaciones empresariales y sociales catalanas. El manifiesto se hace público antes de un acto previsto para el día 2 en Esade para dejar patente este apoyo a la ampliación del aeropuerto de Barcelona, similar al que se hizo en 2007 en Iese.

El manifiesto deja claros tres argumentos a favor de la ampliación. Por un lado, el hecho que la infraestructura esté llegando al máximo de su capacidad. El año 2019, antes de la pandemia, logró los 53 millones de pasajeros, cuando su capacidad máxima son 55 millones, con lo que "está agotando su capacidad". Un segundo argumento clave es su aportación a la economía. Según este manifiesto, el aeropuerto contribuye en un 7% a la riqueza de Catalunya y "con la ampliación llegaría a una contribución del 9% al PIB".

Otro argumento clave que esgrimen en apoyo de la ampliación los firmantes del manifiesto es que, con el déficit histórico de infraestructuras que reiteradamente ha ido denunciando la sociedad civil catalana, ahora "no se puede renunciar a una inversión de 1.600-1.700 millones de euros".

Por eso, en el manifiesto se indica que la ampliación del aeropuerto es "imprescindible", "inaplazable" y responde "al interés público general, de carácter social y económico", incrementará en dos puntos el PIB catalán y permitirá "situar Catalunya y Barcelona en el mundo". Además, se recuerda que el aeropuerto del Prat es uno de los principales motores de competitividad, ocupación y futuro de Barcelona, Catalunya, España y la región euromediterránea, y que sus sucesivas ampliaciones han demostrado la importancia de tener un aeropuerto competitivo para disponer de ocupación de calidad, desarrollo industrial, logístico e innovador.

Ante la saturación del aeropuerto, el manifiesto indica que para incrementar su capacidad hay que construir la terminal satélite ya prevista y el alargamiento de una de las pistas, lo que daría al Prat un papel destacado de hub intercontinental. Después de la parada por la pandemia, los firmantes indican que "ahora de lo que se trata es que el aeropuerto de Barcelona, a través de su última ampliación, contribuya a la recuperación económica de Catalunya y a su crecimiento".

Economía pospandemia

Según el manifiesto, con la ampliación Catalunya y Barcelona no solamente se convertirían en un destino de turismo sostenible, sino que esto supondría "dinamizar la actividad económica generando ocupación, atracción y retención de talento e inversión internacional, elementos necesarios para hacer realidad otras políticas puestas en marcha para el crecimiento de los nuevos sectores económicos verde y azul".

El manifiesto considera que la ampliación es "perfectamente compatible con la protección de la biodiversidad, mediante la adopción de las medidas compensatorias adecuadas y proporcionadas" que mejoren la situación inicial económica y medioambiental mediante "un diálogo sincero entre las administraciones y las asociaciones implicadas" para llegar a un consenso.

Por eso, piden que Aena —la empresa controlada por el Estado de gestión de aeropuertos— se comprometa al hecho que las actuaciones proyectadas "comporten no solamente la mera restauración, sino la compensación de los espacios naturales afectados en relación de 1 a 10, así como la creación de un nuevo espacio natural del Delta del Llobregat con una ampliación de la superficie protegida superior al 25% de la actual".

Estiman que la decisión sobre la ampliación del aeropuerto "es inaplazable, no solamente desde la vertiente puramente económica de su contribución a la generación de riqueza, sino desde la vertiente presupuestaria y regulatoria del sistema aeroportuario". Y alertan en el manifiesto que Catalunya "perdería competitividad, por un lado, y conectividad en un mundo cada vez más global, por el otro".

Las entidades que firman el manifiesto reclaman un acuerdo entre Aena, la Generalitat, el área Metropolitana de Barcelona y los ayuntamientos de Barcelona, el Prat, Gavà, Viladecans, Sant Boi, y otros consistorios afectados, "para enviar a las instituciones europeas un mensaje claro y contundente de consenso en relación al interés público que justifica la ampliación, y a las medidas de compensación medioambiental que hay que adoptar para facilitar su ejecución".

Oposición ecologista

Así mismo, instan a Aena a mantener su compromiso con los planes de futuro de los aeropuertos de Girona-Costa Brava y Reus, por los que "se tiene que continuar apostando con inversiones destacadas". "Es necesario que se prioricen las infraestructuras públicas y privadas vitales para el país y para su desarrollo, que le permita competir internacionalmente y reducir su déficit histórico denunciado por la sociedad civil catalana", añaden estas entidades.

La posible ampliación del Prat ha desatado una nueva polémica, puesto que Aena supedita la construcción de la nueva terminal satélite a la ampliación de la pista más próxima al mar, lo que afectaría el ecosistema de La Ricarda. Por eso varias entidades y ayuntamientos de la zona ya se han pronunciado en contra de esta posible ampliación.

stats