Laboral
Economía 08/06/2021

El Banco de España estima que el salario mínimo a 900 euros redujo hasta 180.000 puestos de trabajo y Díaz lo niega

El organismo asegura, en cambio, que el riesgo de perder el trabajo no fue más alto que con la subida de 2017

3 min
Una camarera, durante la desescalada  de las restricciones a la restauración.

MadridEl aumento del salario mínimo hasta los 900 euros en 2019, un incremento histórico del 22% por el acuerdo de gobierno entre Podemos y el PSOE, conllevó un recorte en la creación de ocupación de entre el 0,6% y el 1,1%. El estudio que publica este martes el Banco de España concluye que se crearon menos puestos de trabajo de los esperados, sobre todo en sectores con salarios más bajos, con especial incidencia en los jóvenes y los de más de 45 años. Además, los indicadores de ocupación se desaceleraron a un ritmo más elevado que el de la evolución del PIB. El informe, sin embargo, subraya que, en términos absolutos, en 2019 se creó ocupación neta: los puestos de trabajo a tiempo completo crecieron en 400.000 (un 2,3% más que el año anterior).

El Banco de España explica que a partir del 1 de enero de 2019 "se observa una caída brusca" de los contratos con salarios bajos, inferiores o iguales al SMI, mientras crecen los contratos con sueldos de entre 1.051 y 1.250 euros, hecho que explica que, globalmente, la ocupación en 2019 aumentara. Para los trabajadores con salarios bajos, los que percibían menos de 900 euros mensuales (en 14 pagas), el estudio calcula que la destrucción de ocupación se situaría entre el 6% y el 11%. A pesar de que el Banco de España no pone cifras absolutas, si se tiene en cuenta que las personas afectadas son un 10% de los trabajadores y se cogen los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), se puede concluir que se podrían haber perdido entre 98.000 y 180.000 contratos, siempre de contratos con sueldos bajos.

La ministra de Trabajo, Yolanda, Díaz, ha rechazado que el informe del Banco de España hable de recorte de puestos de trabajo. "En ninguna página se habla de destrucción de ocupación", ha subrayado este martes. El gobierno español considera que si en 2019 se crearon 400.000 puestos de trabajo, no se puede hablar de pérdida de ocupación. El estudio, de hecho, no analiza con detalle si la caída de la ocupación en los salarios bajos se debe a que las personas afectadas han conseguido contratos con mejores sueldos, pero el documento sí subraya que podría haber habido un "cierto trasvase" de contratos. "En 2019, cuando se produce el incremento salarial más importante, la ocupación en España es la que crece más de toda la UE", ha subrayado Díaz.

Advertencias del supervisor

Cuando el gobierno español anunció la subida del SMI hasta los 900 euros, el Banco de España advirtió del impacto que tendría sobre la ocupación y alertó de la falta de un estudio preliminar. Las conclusiones del organismo indican que, globalmente, la ocupación ha seguido creciendo, pero que los trabajadores con salarios bajos han sido los más afectados. Además, el supervisor explica que el estudio se ha acotado a los empleados con trabajos a tiempo completo y con contratos estables. El impacto podría ser mayor para trabajadores a tiempo parcial o con contratos de corta duración.

Comparación con 2017

En cambio, si se compara el comportamiento de la ocupación en 2019, con el aumento del 22% del SMI, con el 2017, cuando el salario mínimo subió un 8%, se observa un impacto similar en el riesgo de quedarse sin trabajo. El estudio estima que la posibilidad de perder el trabajo a consecuencia de la subida del salario mínimo de 2019 era de entre un 2,3% y un 3,2%. El impacto de la subida de 2017 era muy similar: entre un 2,6% y un 2,8%.

"Este hecho es, en principio, un poco sorpresivo, dado que el aumento de 2019 es mucho mayor que el de 2017 y, por lo tanto, se podrían esperar impactos más que proporcionales cuanto mayor sea el incremento del SMI", afirma el Banco de España. A pesar de que globalmente no hay muchas diferencias en el impacto de los aumentos de 2017 y de 2019, por tramos de edad sí se perciben. Los trabajadores de entre 45 y 64 años son los que más riesgo han sufrido de perder el trabajo por la subida del salario mínimo.

El estudio se publica cuando el gobierno español está a punto de decidir si sigue aumentando o no el SMI. El 1 de enero de este año el incremento previsto quedó congelado por la pandemia pero Unidas Podemos presiona al PSOE para que, ahora que la economía remonta, el ejecutivo se vuelva a plantear un nuevo incremento. En los días próximos se hará público el informe que ha encargado a un grupo de expertos.

stats