Economía 30/03/2021

El Banco de España alerta de que los ERTE pierden efectividad con el tiempo a la hora de mantener la ocupación

El organismo pide focalizarse en los sectores más afectados y vincular los expedientes a la formación de los trabajadores

3 min
Los ERTO por las restricciones como el cierre de bares y restaurantes hacen bajar el sueldo mediano.

BarcelonaLa aplaudida efectividad de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) va a menos, según el Banco de España. Los ERTE fueron una herramienta muy efectiva para mantener la ocupación en los primeros meses de pandemia, especialmente la primavera pasada, cuando hubo el confinamiento domiciliario, pero, conforme la crisis se ha ido alargando, su efectividad para evitar la destrucción de ocupación ha ido perdiendo fuerza y ha caído a la mitad. Así lo constata el Banco de España en un artículo que analiza por primera vez esta herramienta para luchar contra la crisis, elaborado por Mario Izquierdo, Sergio Puente y Ana Regil, de la dirección general de Economía y Estadística de este organismo.

El artículo destaca que el regreso a la ocupación efectiva en el tercer trimestre del 2020 de los trabajadores que entraron en un ERTE en el segundo trimestre fue "muy elevado", puesto que casi el 70% se reincorporaron a la actividad, manteniéndose el 20% en ERTE y el otro 10% en el paro. De hecho, la reincorporación de trabajadores que estuvieron en un ERTE durante el segundo trimestre fue "muy superior" a la de los trabajadores a los que no se les aplicó un ERTE durante ese trimestre. De estos últimos, poco menos del 40% volvieron a la actividad un trimestre después.

Esta diferencia de más de 30 puntos, indica el artículo del Banco de España, refleja una "elevada efectividad de los ERTE a la hora de facilitar el regreso a la ocupación después de las medidas de confinamiento adoptadas en la primavera". Y esto, según el Banco de España, prueba el "buen funcionamiento" de los ERTE "como mecanismo de ajuste temporal de los costes laborales de las empresas". La institución apunta que la elevada eficacia de los ERTE en el segundo trimestre fue generalizada para todos los grupos y sectores considerados, puesto que "la probabilidad de volver a una situación de ocupación efectiva fue muy superior entre los afectados por ERTE respecto a la del resto de trabajadores".

Impacto de las nuevas oleadas de la pandemia

Sin embargo, el informe alerta de que a finales del 2020 la probabilidad de los afectados por un ERTE durante el tercer trimestre de volver a la ocupación en el cuarto trimestre disminuyó "de manera muy apreciable", hasta el 32%. Así, las posibilidades de volver al trabajo caían a la mitad respecto a un trimestre antes. El Banco de España ha asegurado que este descenso reflejaría el freno del proceso de recuperación del mercado de trabajo observado en la parte final del año, "asociado al repunte de la pandemia y a las nuevas restricciones aprobadas".

Además, indica el Banco de España, la probabilidad observada de que un afectado por ERTE volviera a la ocupación un trimestre después fue un poco menor que la probabilidad de que lo hiciera alguien que había perdido su puesto de trabajo. "Esta evolución podría estar reflejando la persistencia de niveles de actividad muy bajos en algunas ramas, como consecuencia de las sucesivas oleadas de la pandemia". No solo perdieron efectividad los ERTE, sino que, además, cayó más entre las mujeres, los jóvenes y los colectivos con menos nivel de formación. El empeoramiento se concentró en la construcción, en la hostelería y el comercio y en los otros servicios, puesto que fueron "las ramas más afectadas por las restricciones durante este periodo".

La probabilidad más elevada de volver a la actividad en el cuarto trimestre del 2020 si el trabajador estuvo en ERTE en los dos trimestres anteriores fue similar en los diferentes sectores, excepto en la hostelería, el comercio y otros servicios, una vez más debido a las restricciones que se aprobaron para estas actividades a final de año. El artículo apunta que la probabilidad de volver a la ocupación efectiva es más posible en la industria, "cosa que es coherente con el carácter más transitorio del impacto de las restricciones sobre esta rama".

En cuanto a la efectividad de los ERTE para los que se iniciaron en el tercer trimestre, según el Banco de España, se observa que los efectos positivos dejan de ser generalizados y se concentran en determinados colectivos: los hombres, los mayores de 45 años, los que tienen un contrato indefinido, estudios secundarios y los que trabajaban en los transportes y las comunicaciones.

El Banco de España insta a focalizar el mantenimiento de las ayudas a las empresas que operan en los sectores más afectados por la crisis hasta que se supere y a vincular esta protección de manera más directa a la realización de actividades formativas de los trabajadores afectados. Finalmente, considera que el análisis se tiene que mantener actualizado para adaptar los esquemas de protección a posibles cambios estructurales que requieran un desplazamiento de trabajadores hacia sectores o empresas con mejores perspectivas en el escenario posterior a la pandemia.

stats