La recuperación pos-covid
Economía 23/12/2021

El consumo de las familias en verano impulsó a la economía española más de lo que se anunció

El INE actualiza al alza los datos de crecimiento del tercer trimestre

3 min
L'aixecament de restricciones a la restauración y el sector del ocio incrementó el consumo de las familias. En la foto, un restaurante de Barcelona.

BarcelonaLa economía española creció durante el tercer trimestre de este año más de lo que se había anunciado inicialmente. La revisión al alza publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el organismo estatal que facilita los datos económicos oficiales, se debe principalmente a los nuevos datos sobre consumo de las familias los meses de verano, que fueron superiores a los previstos.

Así pues, el producto interior bruto (PIB, el indicador que mide la actividad económica de un territorio) español creció entre los meses de julio y septiembre seis décimas más de lo que había anunciado el INE en el adelanto de cifras en octubre. Si hace tres meses la agencia estadística situaba en el 2% el incremento trimestral de la economía, ahora sube el dato hasta el 2,6%.

El incremento del nuevo dato viene causado por una revisión del consumo de las familias. El tercer trimestre es uno de los periodos del año en los que esta cifra es más alta, puesto que coincide con las vacaciones de verano y con una de las dos pagas dobles. No obstante, a pesar de las buenas cifras de inversión empresarial o de las exportaciones, en octubre el INE anunció una contracción del gasto de los hogares del 0,5% respecto al trimestre anterior, un dato que sorprendió a la mayoría de economistas.

Con las nuevas cifras ya oficiales, el INE la corrige y sitúa el consumo familiar un 0,9% por encima del segundo trimestre. Es decir, de considerar que el consumo había caído se pasa a un crecimiento destacado, a pesar de que inferior en ritmo al registrado entre los meses de abril y junio, cuando fue del 3,7% coincidiendo con la reapertura generalizada de la actividad –sobre todo en sectores como el turismo, el ocio y la restauración– y una Semana Santa sin niveles altos de contagios. Los buenos datos en cuanto al sector exterior y la inversión, así como de consumo de las administraciones, se mantienen con pocos cambios.

La revisión también ha afectado a las tasas de crecimiento del primero y el segundo trimestre. El INE ha reducido una décima, hasta el -0,7%, el ritmo de contracción del PIB entre enero y marzo debido al fuerte impacto de la tormenta Filomena y de la tercera oleada de contagios, mientras que ha incrementado una décima el crecimiento entre abril y el junio, hasta el 1,2%.

Dudas sobre los indicadores iniciales

Por norma el INE publica un adelanto de los datos trimestrales del PIB pocas semanas después de acabar el trimestre, pero siempre son provisionales y se revisan un par de meses más tarde. Esto mismo es lo que ha hecho también en esta ocasión, pero habitualmente las revisiones son más bajas, de una o dos décimas como mucho, y no suponen cambios sustanciales. Con el estallido de la pandemia, sin embargo, el INE y el resto de entes estadísticos europeos anunciaron que tenían muchas más dificultades en la recopilación y el cálculo de datos, por lo que las revisiones podrían ser muy superiores, como ha sido el caso en esta ocasión.

Los datos del tercer trimestre, sin embargo, causaron sorpresa entre economistas, hasta el punto de que el INE se reunió con analistas de varias instituciones. Hace unas semanas los responsables del ente estadístico les trasladaron que algunos de los indicadores habían evolucionado mejor de lo que habían detectado en los cálculos iniciales.

Catalunya se recupera más rápido

Con los nuevos datos, el PIB español todavía se encuentra un 6,1% por debajo de los niveles del cuarto trimestre del 2019, el último antes de la llegada del coronavirus. La recuperación en España está siendo muy inferior a la del resto de países europeos, incluidos también aquellos que, igual que España, tienen una fuerte dependencia del turismo, como Portugal, Italia o incluso Grecia, que la primavera pasada ya superó los niveles precovid.

La recuperación en el ámbito español también avanza a un ritmo más lento que en el ámbito catalán. La economía catalana se encuentra un 4,7% por debajo del cierre de 2019, según datos del Idescat, el ente estadístico de la Generalitat, que hace diez días también revisó al alza las cifras presentadas en un primer momento. Ahora bien, hay que tener en cuenta que Catalunya entró en la pandemia ya en recesión, después de que el PIB catalán se contrajera tanto el tercero como el cuarto trimestre del 2019, lo cual quiere decir que el pico de actividad se produjo en el verano de 2019, no a finales de año.

stats