Tecnología
Economía 31/03/2022

El desbloqueo de las acciones pone grandes ganancias al alcance de los accionistas de Wallbox

La compañía se ha revalorizado más del 50% desde la salida a bolsa

2 min
Eduard Castañeda y Enric Asunción, fundadores de Wallbox, a Wall Street.

BarcelonaEl fabricante de soluciones eléctricas y cargadores de coche eléctrico catalán Wallbox ha culminado los últimos meses una evolución en bolsa que reportará importantes ganancias a sus accionistas. Wallbox empezó a cotizar en la Bolsa de Nueva York el 4 de octubre del año pasado a 8,07 dólares la acción. Solo el primer día subió un 4% y ahora, casi seis meses después, cotiza por encima de los 12 euros la acción. Un aumento de más del 50%. Después de unos meses en los que no lo podían hacer, los accionistas ya pueden, si lo quieren, rentabilizarlo vendiendo una parte o todas sus acciones. ¿Por qué ahora? Para dar estabilidad a la cotización se estableció un periodo en el que quedaba bloqueada la venta de acciones por parte de los principales inversores, el denominado lock-up. Ahora se acaba este compromiso y los accionistas ya podrán vender sus acciones y ganar beneficios.

Entre los que se pueden beneficiar hay fondos de inversión y algunos accionistas que apoyaron a la compañía. Entre los principales accionistas de Wallbox están los fundadores –Enric Asunción y Eduard Castañeda–, pero también fondos como Perseo, que es el brazo de capital riesgo de la energética Iberdrola, o Seaya Ventures, un fondo que ha invertido en este unicornio, pero también en otros, como Glovo.

Como accionistas de la compañía hay una serie de fondos, como Mingkiri, Infisol, Black Label Equity, AM Gestió y otras, además de algunos inversores que entraron en la compañía individualmente o a través de sociedades patrimoniales de inversión. Entre ellos se pueden encontrar conocidos empresarios o ejecutivos, como Carlos Torres, presidente del BBVA; Marc Puig, presidente del grupo Puig; Francisco Riberas, presidente de Gestamp, o Javier Monzón, expresidente de Indra y de Prisa. Todos ellos, y algunos de los ejecutivos de la compañía, obtuvieron estas acciones cuando tenían un precio muy inferior al actual. Se tiene que tener en cuenta que cuando Wallbox salió a bolsa el 4 de octubre tenía una capitalización de 1.500 millones de dólares y ahora bordea los 2.000 millones de dólares.

El éxito en la bolsa de la compañía se produce a pesar de que no prevé resultados positivos hasta 2024. Wallbox presentó el 16 de marzo sus resultados de 2021. El año pasado la compañía disparó las ventas, pero a la vez multiplicó las pérdidas. En 2021 elevó los ingresos un 264%, hasta 86,4 millones de dólares (78,5 millones de euros), pero a la vez multiplicó las pérdidas hasta 62,8 millones de euros, un 423% más que en 2020.

Nueva planta

La compañía tiene previsto inaugurar la semana que viene su nueva planta en la Zona Franca de Barcelona, en un acto donde está previsto que asista el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

stats