Crisi energética
Economía 22/06/2022

Los empresarios rechazan una subida de impuestos: "Sería un error"

El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, insiste en no incrementar las pensiones con el IPC

2 min
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, a la asamblea general de la patronal este miércoles.

MADRID"Un incremento indiscriminado de los impuestos sería un auténtico error, especialmente en el mundo empresarial. Cuidado con los anuncios en los que se habla de un incremento de hasta el 10% del impuesto sobre sociedades". Así ha contestado el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, a las propuestas planteadas estos últimos días por el ejecutivo español para hacer frente a las consecuencias derivadas de la guerra en Ucrania y, en particular, al incremento de los precios energéticos. De este modo, los empresarios –que este miércoles se han reunido en la asamblea general de la CEOE– muestran su rechazo, ya conocido, a una posible subida de los impuestos sobre las ganancias de sectores como por ejemplo el eléctrico. Por el contrario, el presidente sí que ha celebrado la rebaja del IVA de la luz al 5%. "Es una medida progresista", ha dicho.

"Cuidado con qué nos parece que un sector pague y otro no pague. Recordad lo que se decía en su día: primero los judíos, después los comunistas y después me tocó a mí", ha parafraseado Garamendi advirtiendo de una especie de efecto dominó en caso de que el ejecutivo decida sacar adelante un recargo a las eléctricas. El ejecutivo ha confirmado este miércoles que tiene intención de sacar adelante una medida así, a pesar de que no ha concretado ni cómo ni cuándo . De hecho, quien también se ha mostrado contrario a una medida así ha sido el propio sector eléctrico. "Se trata simplemente de decir «Incrementaré los impuestos». Punto. Hay que ir con mucho cuidado porque puede tener efectos negativos", ha expresado el consejero delegado de Endesa, José Bogas, en una entrevista al El Economista.

Garamendi se ha expresado así ante los empresarios que conforman la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que este miércoles ha celebrado su asamblea general. El mandato de Garamendi, que fue escogido presidente en 2018, ha sido marcado por la pandemia y, ahora, por la crisis energética. "Han sido dos años complicados e intensos. Cada día es como una semana", reconoció hace un tiempo. La CEOE tiene que convocar elecciones en noviembre, a priori. Fuentes próximas a la patronal apuntaban al ARA que, por ahora, su líder está consolidado; pero lo cierto es que Garamendi no solo acumula el desgaste de un contexto económico sin precedentes, sino también confrontaciones puntuales con el PP y con parte de sus barones regionales.

No revalorizar las pensiones con el IPC

Ante la escalada de los precios, Garamendi ha insistido en no aumentar las pensiones en paralelo con la inflación. A raíz del acuerdo del Pacto de Toledo, el gobierno español, los sindicatos, pero también las patronales acordaron aumentar anualmente las prestaciones en función del IPC medio para que los pensionistas no perdieran poder adquisitivo. Ahora, sin embargo, la patronal se hace atrás por "el elevado coste" de la medida ante un contexto inflacionista alto. Los empresarios, en línea con lo que apunta el Banco de España, también creen que los pensionistas tendrían que formar parte del "pacto de rentas". Garamendi también ha advertido de nuevo que no es bueno incluir cláusulas de salvaguarda a la hora de revisar los salarios, es decir, poder incrementarlos el año que viene en caso de que, este año, el incremento quede muy por debajo de la inflación. Un hecho que ya está pasando.

stats