Comercio exterior
Economía 18/08/2022

El encarecimiento de la energía dispara el déficit comercial de España

Las exportaciones catalanas superan el máximo histórico en el primer semestre del año

3 min
Contenedores de mercancías al puerto de Barcelona / PERE TORDERA

BarcelonaEl encarecimiento de la energía y la inflación generalizada en las grandes economías del mundo han agravado el déficit comercial de España con el extranjero, según el informe del mes de junio sobre comercio exterior publicado por el ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Sin embargo, a pesar de tener también un saldo negativo con terceros países, el déficit en el caso de Catalunya se ha situado en niveles similares a los de antes de la pandemia gracias al fuerte incremento de las exportaciones.

Las cifras para los primeros seis meses del año en el caso de España muestran un fuerte incremento del valor de las exportaciones, pero todavía más de las importaciones. En concreto, las ventas de las empresas españolas en el extranjero crecieron de casi 153.000 millones de euros durante la primera mitad del 2021 hasta casi 190.000 millones en el mismo periodo de este año, un incremento del 24%. Ahora bien, el saldo exterior se ha agravado porque las importaciones crecieron a un ritmo mucho más alto, del 39%, puesto que durante el primer trimestre de este año fueron de más de 221.000 millones, en comparación con los 158.000 millones acumulados entre enero y junio del año pasado.

Esto supone que el déficit comercial español pasó de cerca de 5.400 millones de euros en los primeros seis meses del 2021 a 31.500 millones este año, seis veces más. Casi se ha multiplicado por seis. En 2018 y en 2019 –los dos últimos antes de la pandemia–, el saldo negativo del Estado con el extranjero se situó entre los 14.000 y los 15.000 millones de euros, menos de la mitad del actual.

A pesar del incremento del déficit, el gobierno español ha sacado pecho por la subida de las exportaciones. "El comercio exterior español sigue mostrando un gran dinamismo, superior al de la mayoría de países de nuestro entorno", ha indicado en un comunicado la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. Según Méndez, "la evolución de las exportaciones españolas el último mes de junio muestra un muy buen comportamiento que llega a todos los sectores".

De hecho, el aumento del déficit comercial se debe sobre todo al encarecimiento de la energía. España, como el resto de países de la Unión Europea, es un importador neto de primeras materias como el petróleo, el gas natural y el carbón, el precio de las cuales se ha disparado a raíz de la invasión rusa de Ucrania , después de dos años con precios muy bajos por la poca demanda durante la pandemia.

Según datos del ministerio, solo con el sector energético el déficit exterior del Estado es de más de 25.800 millones de euros entre enero y junio, mientras que el déficit de todos los otros sectores de la economía juntos no llega a los 6.100 millones. Por lo tanto, la energía representa el 78,5% del saldo negativo de España con el resto del mundo.

Catalunya, menos afectada por la inflación

La economía catalana también vio como entre enero y junio pasados creció de manera destacada su déficit comercial, pero se situó en cerca de 9.200 millones de euros, una cifra inferior a los 9.700 millones del 2018 y a los casi 10.500 millones del 2019, los dos últimos años antes de la pandemia. Sin embargo, igual que en el caso español, el 2020 y el 2021 las restricciones a la actividad y el abaratamiento de las primeras materias hicieron disminuir el saldo negativo hasta los 5.700 millones del 2020 y los cerca de 3.800 millones del año pasado.

Los datos, pues, suponen un regreso a los niveles prepandemia, pero con la buena noticia de que las exportaciones registraron un nivel récord para el primer semestre que compensó en mayor medida la inflación energética. Con las ventas a otros países las compañías catalanas facturaron casi 46.300 millones de euros al extranjero, un 16% más que en el mismo periodo del 2021, cuando también se batió el récord.

Contrariamente, las importaciones también crecieron por el mencionado encarecimiento de la energía, un 27%, hasta los 55.400 millones de euros.

Por sectores, la química, los bienes de equipo y la industria agroalimentaria fueron los motores exportadores principales. "A pesar de la complejidad de la situación económica internacional, la empresa catalana es competitiva y está bien posicionada en el mundo", ha declarado en un comunicado el conseller de empresa de la Generalitat, Roger Torrent.

stats