Energía
Economía 18/08/2022

Francia enfría (de nuevo) la construcción del Midcat

El ministerio de Transición Ecológica francés sostiene que el gasoducto tardaría "muchos años" en entrar en funcionamiento

3 min
Pedro Sánchez, este sábado con Emmanuel Macron en la Elíseo.

MADRIDEn Francia continúan sin ver claro el gasoducto del Midcat, que conectaría Catalunya con el hexágono a través del Pirineo. A pesar del optimismo insuflado por el Gobierno español, los de Emmanuel Macron siguen viendo la infraestructura como un proyecto lejano. "[El Midcat] tardaría muchos años en entrar en funcionamiento y, por lo tanto, no daría una respuesta a la crisis actual", apuntan desde el ministerio de Transición Ecológica, encabezado por Agnès Pannier-Runacher, a preguntas del ARA a través de un correo electrónico.

Históricamente, Francia siempre ha mirado de reojo esta infraestructura. De hecho, una de las grandes incertidumbres que planea sobre el Midcat es su continuidad más allá de la frontera catalana, es decir, al otro lado de la frontera. Así pues, las palabras del canciller alemán, Olaf Scholz, abriendo la puerta por primera vez al gasoducto no han cambiado, de momento, la posición francesa.

Desde el ministerio dirigido por Pannier-Runacher ven con mejor ojos impulsar las infraestructuras que permitan abastecerse de gas natural licuado (GNL). "Es una vía más rápida y permite importar gas de los países del Golfo o de Estados Unidos". Sin ir más lejos, está previsto que España reabra la planta de regasificación del Musel, en Asturias, para poder reexportar GNL a otros países europeos, e Italia también está aumentando la recepción de barcos metaneros procedentes del puerto de Barcelona y ultima la construcción de una nueva planta flotante. "La implantación de terminales de GNL al norte y el este de Europa (y en particular en Alemania) supone inversiones más pequeñas y rápidas", destacan desde el ministerio francés.

Al mismo tiempo, desde el Gobierno galo no se cierran a un "diálogo" con los Estados miembros de la UE interesados, así como con la misma Comisión Europea: "Son decisiones que afectan a todos los Estados miembros y, por lo tanto, el diálogo europeo es fundamental" en proyectos como el Midcat. En la misma línea se ha pronunciado el Gobierno español, que siempre ha rechazado que el gasoducto sea una "cuestión bilateral", es decir, entre España y Francia, sino que es "capital" la participación europea, sobre todo a la hora de hablar del coste de la infraestructura, ha recalcado en reiteradas ocasiones la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. De hecho, a raíz de las palabras de Scholz, Ribera también ha invitado a Alemania a estas negociaciones.

"No conozco el pronunciamiento de Francia", apuntó ayer miércoles Ribera, que recordó que el país vecino de España de forma excepcional está importando energía fruto de la situación que atraviesan sus centrales nucleares, muchas de las cuales paradas. "Construir Europa pasa por construir una política común alrededor de las infraestructuras [energéticas]. Estoy segura de que habrá un debate importante en los próximos meses", concluyó Ribera.

Futuro sin combustibles fósiles

Desde el Gobierno francés también ponen la mirada al futuro. Por un lado, recuerdan que el objetivo de Europa es prescindir de los combustibles fósiles en 2050. "Desarrollar infraestructuras de gas de larga duración, en un momento en el que Europa está acelerando su transición [ecológica], requiere una buena evaluación", insisten. En este sentido, mientras que el Gobierno español, pero también Alemania y la Comisión Europea, ha destacado que la infraestructura ayudaría a transportar hidrógeno verde en el futuro, desde Francia recelan de esta idea. "Las incertidumbres sobre la producción y el consumo de hidrógeno son muy elevadas", destacan, y apuntan que es "complicado" adaptar el gasoducto con el transporte del hidrógeno verde.

Aun así, Francia recuerda que en 2019, tanto el regulador francés como el español optaron por "abandonar el proyecto" y, del mismo modo como pasó en Catalunya, hace referencia a "la oposición local", especialmente en el valle del Ródano, así como de asociaciones ecologistas por el impacto medioambiental del Midcat.

stats