BANCA
Economía 29/03/2021

José Ignacio Goirigolzarri: “Queremos la fusión porque para ser sostenibles en el tiempo tenemos que ser rentables”

6 min
José Ignacio Goirigolzarri: “Queremos la fusión porque para ser sostenibles en el tiempo tenemos que ser rentables”

“Corbatas de persona”. Así se refiere José Ignacio Goirigolzarri, presidente in pectore de CaixaBank, a las corbatas que no son del color verde Bankia. Añoraba ponérselas, y vive días extraños. El jueves, en su último día en Bankia, llevó dos: la verde, para arrancar el día en la entidad que ha presidido durante nueve años, y “la de persona”, para ir a firmar los últimos documentos de la macrofusión por la que ha pasado a presidir el banco más grande de España. La confesión tuvo lugar el viernes en el piso 24 de la Torre Kio, a 611 kilómetros de la sede operativa de CaixaBank en Barcelona, en la primera entrevista que ha ofrecido un presidente del banco catalán al ARA. Este bilbaíno de 67 años y sorprendente encanto en la distancia corta no esconde las emociones vividas: “La corbata del jueves, la del último día en Bankia, la guardaré”.

En 2009, cuando le relevaron en el BBVA, parecía que nunca más presidiría un banco y ha acabado presidiendo dos. ¿Qué le dice su ego?

— Si entonces me lo hubieran dicho no me lo habría creído. Mi incorporación en Bankia me pareció que era una obligación personal de servicio por la situación que vivía el banco. Esto es la finalización de aquel proyecto. Es una satisfacción y me lo tomo con voluntad de servicio, no creo que tenga tentaciones de ego.

¿Cómo fueron los primeros contactos con el presidente de La Caixa, Isidre Fainé, para discutir la fusión?

— Hablamos de una persona que conozco de toda la vida. Realmente los contactos oficiales se produjeron entre los accionistas, entre el señor Fainé y la vicepresidenta del gobierno.

¿El interés del Estado es diferente al de un accionista privado?

— Yo creo que en estos momentos no. Me remito a las pruebas. Cuando entramos en Bankia puse una sola condición: regir Bankia con profesionalidad, sin injerencias políticas. Ahora hablamos de CaixaBank, y la participación del Estado se dará de manera independiente.

¿En algún momento hubo una posibilidad real de que entre Bankia y el Banco Sabadell hubiera entendimiento?

— No. Siempre hay comentarios, pero diferencio dos tipos de conversaciones: las de una amistad y las de un mínimo de formalización. Las del Banco Sabadell entraban en este primer capítulo y nunca fueron a más.

Hablando de relaciones de amistad, se sabe que con Francisco González no tuvo una relación plácida. Le quería preguntar si lo ha felicitado.

— [Silencio.] Oficialmente todavía no he sido nombrado; te contesto el martes.

¿Cuál es el punto fuerte de CaixaBank?

— La capacidad que tiene la red de distribuir el negocio de seguros, de planes de pensiones... Es extraordinario, es un tesoro. Desde el punto de vista más personal, siempre me ha encantado la relación con la Fundació La Caixa, la acción social. El tercer aspecto es el sentimiento de pertenencia que tiene la gente de CaixaBank.

¿Y una debilidad?

— No me atrevo a decirlo en este momento, me parecería -te lo digo de corazón- una frivolidad: llevo cuatro horas como presidente de CaixaBank.

Usted dijo en 2016 que los bancos tendrían problemas si los tipos de interés no subían en 2019, y no solamente no han subido sino que estamos en una segunda crisis. ¿Cómo pueden ser rentables en este marco?

— La decisión de la fusión puede ser una decisión estratégica para obtener economías de escalera, eficiencia y músculo. Tenemos la genuina aspiración de obtener unos niveles de rentabilidad razonables, por encima del coste del capital. Después vendrán los tipos de interés, pero las decisiones uno las tiene que tomar con independencia del entorno.

¿Usted invertiría en banca, ahora?

— Las cotizaciones de la banca en los últimos meses han dado una subida espectacular. Pero la banca es un sector cíclico: si la economía tiene problemas, la banca tiene problemas.

¿Cómo ve la salida de la crisis?

— Es cierto que Europa y España no son las más rápidas del mundo en esto de la vacunación, y se tardará más o menos, pero esta vacunación se producirá y generará un impacto inmediato en la economía. Estoy esperanzado, si llegamos a un ritmo razonablemente rápido tendremos una reacción muy rápida en la segunda parte del año.

La torre Kio donde estaba la sede operativa de Bankia ya luce el logo de CaixaBank.

Tenemos problemas de ocupación, de educación, de FP dual, de transferencia de conocimiento de la universidad a la empresa, etc., pero pasan los gobiernos y no se solucionan. ¿Qué pasa en España con esto?

— Un amigo mío decía que no había una economía mejor diagnosticada que la española. Estoy convencido de que aquí la palabra clave es educación, y no hablo solo de la educación universitaria. Decimos que tenemos la juventud más bien educada de la historia, pero con grandes diferencias, muy dual desde el punto de vista de habilidades. Hay mucho por hacer en las políticas de ocupación. Esto son reformas profundas que requieren acuerdos, y la falta de acuerdos transversales es un problema.

En los últimos años en Catalunya ha crecido la percepción de que CaixaBank se ha descatalanizado. ¿Es consciente de esta sensación?

— La realidad del negocio es que CaixaBank ha incrementado la cuota de mercado en Catalunya en los últimos tres años. Dicho esto, a mí me parece muy importante dar un mensaje claro: que las raíces de CaixaBank se quedan en Catalunya. Me parece absolutamente claro, y se trata de una cuestión que me parece que ha estado presente permanentemente en CaixaBank. Lo único que quiero hacer es mantener esta tradición.

Así, ¿ha pensado en el regreso de la sede social a Catalunya?

— No. CaixaBank tenía la sede social en Valencia, Bankia tiene la sede social en Valencia y CaixaBank tendrá la sede social en Valencia. El cambio de sede no está sobre la mesa.

¿Cómo se puede resolver el conflicto político entre una parte importante de Catalunya y el resto del Estado?

— Siempre he pensado que los directivos no tenemos ningún título especial para opinar sobre política. La política es un juego que se conforma a partir de unas votaciones que dan voz a políticos que tienen que llegar a consensos. Esto se aplica a todos los ámbitos, incluyendo el de Catalunya y la relación con el resto de España. Es indudable que tenemos una clase política que crea mucha crispación, y hay que rebajarla, ni crea puestos de trabajo ni salva vidas. El enemigo, ahora, no es nadie más que la crisis, y luchar requiere acuerdos, diálogo. Y más cuando un país tiene la oportunidad de salir de la crisis transformándose: es una oportunidad que no puedes perder. Hablamos mucho de los fondos, pero con los fondos también están los requerimientos de la Unión Europea de hacer reformas. Y las reformas requieren apoyo transversal.

¿Cree que le sobra arrebato a la política española?

— La sociedad española lo que necesita es rebajar la crispación y un esfuerzo de todos para encontrar los puntos que nos unen, no desde un punto de vista romántico, sino práctico.

Usted ha vivido de cerca las dos últimas crisis, en las que los bancos han jugado un papel muy diferente. ¿La opinión pública percibe esta diferencia?

— Creo que sí. En esta crisis el comportamiento ha sido muy diferente por parte de la banca porque lo podía ser. Ha tenido capital y liquidez, y el Banco Central Europeo y las autoridades han llevado a cabo una acción muy diferente. Hemos sido próximos a las familias y a las empresas.

Le ha tocado estar cerca de banqueros como Blesa, Rato y Francisco González. Le quería preguntar qué ha pensado cuando se han conocido determinadas prácticas.

— Mi relación con los señores Blesa y Rato ha sido muy escasa y no tengo ninguna opinión. Cuando estas cosas salen en la prensa, después hay que ver hacia donde se decantan, porque a veces las cosas son la mitad de la mitad. No me estoy refiriendo a los casos de Blesa o Rato en concreto.

¿Nos tenemos que resignar a ver que en el Íbex-35 es normal contratar a gente como el excomisario Villarejo?

— ¡No, hombre, no, esto no es normal! ¿Cómo puede ser normal?

Uno de los trabajos que tienen es reducir la plantilla, y se habla de un recorte muy importante, de 8.000, de 10.000 trabajadores.

— Estamos siendo muy cuidadosos con esto. Los primeros que tienen que conocer la información son los representantes de los trabajadores. Tenemos el gran objetivo de conseguir un acuerdo con los sindicatos y que la parte voluntaria sea el máximo de grande.

Competencia ha dado luz verde a la fusión apuntando que había zonas donde podría haber algún problema. Si la fusión perjudica la competencia y se pierden puestos de trabajo, ¿por qué queremos una fusión?

— El 8 de septiembre ya dijimos que no abandonaremos ninguna plaza de las que preocupan a Competencia. En cuanto a por qué queremos la fusión, hay que verlo con perspectiva. Para ser sostenible en el tiempo, un proyecto tiene que ser rentable. Y en el caso de la banca, si no es sostenible en el tiempo está haciendo un triste favor a la economía.

Usted ha hablado antes de la Fundació, que se siente en Catalunya como una obra extraordinaria. ¿Hasta qué punto en España es conocida?

— Que se sienta así en Catalunya no me extraña. Y sobre cómo se siente en el resto de España, lo que sí es cierto es que la Fundació está muy presente en todas partes, la verdad es que ha hecho una cosa extraordinaria.

stats