Patentes
Economía 19/01/2022

Lidl vence a Thermomix en los juzgados y podrá volver a comercializar su robot de cocina

La Audiencia de Barcelona considera que la cadena de supermercados no plagió los productos de Vorwerk

2 min
Exterior de un hipermercado de Lidl, que rehúye de la estrategia de vender por internet.

BarcelonaLa Audiencia de Barcelona ha dado finalmente la razón a la cadena alemana de supermercados Lidl en su litigio contra Vorwerk, la empresa de electrodomésticos también alemana y titular de la marca de robots de cocina Thermomix. El tribunal ha estimado el recurso de Lidl y anula una sentencia previa que consideraba que la cadena de supermercados había plagiado su robot de cocina, Monsieur Cuisine Connect, directamente de Thermomix.

Por esta sentencia previa, emitida hace un año, un juzgado mercantil de Barcelona ordenó la retirada de todos los ejemplares de robots de cocina de Lidl, puesto que consideraba demostrada una invasión de la compañía de supermercados de la patente de Vorwerk. Lidl, sin embargo, recurrió la decisión a una instancia superior, la Audiencia Provincial, que el 13 de enero concluyó que no había plagio y revocó la decisión del juzgado mercantil.

Vorwerk llevó a Lidl a la justicia en 2020, a raíz del lanzamiento al mercado por parte de Silvercrest –la marca de aparatos eléctricos de Lidl– del robot Monsieur Cuisine a un precio de 359 euros, una cifra muy inferior a los más de 1.200 euros a los que Vorwerk vendía su Thermomix. Además de reclamar la retirada del producto, Vorwerk también pidió que se la indemnizara con el 10% de las ventas del robot de cocina de Lidl. El contraataque legal de la cadena de supermercados fue reclamar, en una demanda cruzada, la invalidación de la patente de Vorwerk por “falta de novedad, actividad inventiva y adición de materia”, que es lo que la Audiencia ha aceptado ahora a través del recurso del grupo de supermercados.

Patente inválida

La sentencia de la Audiencia considera que "la patente en la cual Vorwek se fundamentaba para imputar [a Lidl] la infracción de sus derechos es nula por diferentes razones", según un comunicado del Consejo General del Poder Judicial publicado este miércoles. Concretamente, los jueces la anulan por razones de fondo, puesto que argumentan que "la solicitud no dispone de actividad inventiva", es decir, que la Thermomix no incluye ningún elemento innovador que no resulte obvio a ojos de un experto, un requisito básico para la concesión de una patente. "La Audiencia estima que, incluso en el supuesto de que la patente fuera válida, no habría infracción por parte de Lidl de la patente Vorwerk", concluye el comunicado. El fabricante de electrodomésticos patentó la Thermomix en 2008.

No obstante, los magistrados también creen que Vorwerk ha "ampliado la protección de manera ilegítima en el curso de la tramitación" de su propia patente de la Thermomix, por "la existencia de materia añadida". Es decir, la patente de la Thermomix queda invalidada por una cuestión formal en la tramitación, puesto que el fabricante incluyó elementos nuevos durante el proceso de aceptación de la patente por parte de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), lo cual no está permitida.

La inclusión de irregularidades en la tramitación es una práctica común en la mayoría de países de la Unión Europea y ante la Oficina Europea de Patentes, pero hasta ahora no era habitual en España. Que un tribunal acepte ahora la inclusión de materia durante el trámite como una causa válida para la anulación de una patente supone un cambio en la jurisprudencia que equipara el sistema legal del Estado al del resto de Europa.

stats