Deuda pública
Economía 12/03/2022

Nuevo paso para que la Generalitat vuelva a los mercados: la agencia DBRS saca a Catalunya del bono basura

El Govern quiere volver a emitir deuda a lo largo de esta legislatura

2 min
El consejero de Economía , Jaume Giró, en una rueda de prensa.

La agencia de rating DBRS, una de las tres que evalúa la deuda de la Generalitat de Catalunya, ha mejorado la nota hasta sacarla del nivel especulativo, conocido popularmente como bono basura. Esta es la segunda agencia que sitúa la deuda catalana en un terreno seguro, después de que Fitch lo hiciera el pasado julio.

La nota de DBRS refuerza la de Fitch y permite que Catalunya se pueda plantear volver a emitir deuda, tal como la conselleria de Economía ha dicho que quiere hacer. Por el camino, Catalunya ha pasado una década hundida en los niveles basura. Fue en 2012 cuando los inversores internacionales dejaron de financiar a la Generalitat y esta se vio obligada a pedir el rescate a los mercados.

DBRS, en concreto, ha elevado la deuda hasta el nivel BBB, mientras que Fitch lo situó en el BBB. En el complejo argot de las agencias de rating, esta es la nota a partir de la cual los inversores internacionales ya se plantearían invertir. Y todavía más relevante: con estas notas la Generalitat ya puede pedir al Estado autorización para volver a los mercados. El conseller de Economía, Jaume Giró, ha dicho en más de una ocasión que quiere que Catalunya vuelva a los mercados a lo largo de esta legislatura. A pesar de que sabe que el precio será más caro que si se consigue la deuda directamente a través del Estado (que tiene mejores notas de las agencias de rating), considera que de este modo Catalunya podrá ir "recuperando soberanía financiera".

En concreto, para acceder a los mercados de capitales, las comunidades tienen que tener al menos una agencia de rating que no considere que su deuda es basura. También hay un segundo requisito fundamental, que es haber cumplido los objetivos de estabilidad (es decir, que la deuda y el déficit no superen los umbrales fijados por el gobierno central). Ahora bien, como estos objetivos de estabilidad están suspendidos desde el inicio de la pandemia, la Generalitat considera que este segundo criterio no es obstáculo.

DBRS ya estuvo a punto de colocar la deuda de Catalunya fuera del terreno especulativo durante 2020. La agencia lo había dejado entrever, pero la llegada de la pandemia cambió radicalmente la situación. De hecho, el predecesor de Giró, el actual president Pere Aragonès, también quería hacer una emisión de bonos verdes durante 2020. El covid acabó con estos planes.

Hay una tercera agencia de rating que evalúa la deuda catalana: es Moody's, que todavía lo considera basura. La cuarta gran agencia del mundo, Standard&Poor's, no examina la deuda de la Generalitat desde que esta rompió el contrato con ella en 2018.

stats