La recuperación pos-covid
Economía 13/08/2021

Los precios caen un 0,6% en julio pero están un 2,8% por encima de un año atrás

La reducción del IVA de la electricidad y las rebajas de verano empujan la inflación a la baja

2 min
Clientes haciendo cola en una tienda de un centro comercial

BarcelonaLos precios de bienes y servicios de consumo cayeron un 0,6% en Catalunya este julio en comparación con junio. A pesar de esto, los precios se han recuperado respecto a hace un año, cuando apenas se salía de los confinamientos más duros y la economía continuaba con deflación.

Según el índice de precios al consumo (IPC) publicado este jueves por el INE, la caída del costo de vida tiene varias fuentes. Por un lado, el coste de la electricidad, que había subido de manera muy intensa en junio con las nuevas tarifas, volvió a caer después de aplicarse la rebaja del IVA de la tarifa de la luz aprobada por el gobierno español. Además, el coste del vestido y el calzado cayó un 12,4% en Catalunya en un solo mes fruto de los tradicionales descuentos veraniegos por las rebajas, que afectan principalmente a los comercios de moda.

En Catalunya, el transporte y los combustibles no han registrado una caída, sino una leve subida del 0,6% mensual, a pesar de que en España la reducción del precio de la gasolina ha tenido un impacto a la baja sobre los precios, puesto que también afecta a otros productos, como la alimentación. Por el contrario, el precio del gas, que el año pasado estaba en mínimos, en las últimas semanas ha experimentado fuertes incrementos.

En España el IPC modificó en una décima la cifra avanzada para julio hace un mes. Con el dato definitivo, el IPC aumentó un 0,8% ante el 0,7% anunciado por el INE inicialmente. En comparación con un año atrás, los precios aumentaron un 2,9%.

Inestabilidad de precios hasta finales de año

Igual que la mayoría de bancos centrales de las economías desarrolladas, el Banco Central Europeo hace meses que advierte que este 2021 la inflación sufrirá cierta inestabilidad. Después de un 2020 con caídas generalizadas de precios debido a la pandemia, que trajo una disminución del consumo de las familias, en 2021 la presidenta del BCE, Christine Lagarde, espera subidas repentinas pero temporales y mantiene los estímulos, puesto que considera que la economía tardará todavía uno o dos años a recuperarse plenamente de la sacudida del covid-19.

A pesar de que este en julio finalmente ha habido un frenazo, el organismo monetario europeo espera que hasta finales de año los precios se mantendrán al alza a nivel global, puesto que en muchos sectores se producirán cuellos de botella que provocarán escasez de ciertas materias primas o materiales, como ha pasado en el caso de los microchips utilizados en la industria de la automoción y que, por ejemplo, obligaron a Seat a parar durante unos días la fábrica de Martorell.

Además, después de un 2020 con precios muy bajos, se produce lo que los economistas llaman efecto base. Es decir, la recuperación de la actividad económica hace que la normalización de los precios sea rápida, lo que provoca subidas fuertes porcentualmente pero que en realidad son más moderadas en términos absolutos.

stats