Laboral
Economía 01/03/2022

Tercera propuesta de Escrivá para los autónomos: se recupera un tramo y bajan las cuotas de los que ingresan menos

El gobierno español y los agentes sociales continuarán negociando la semana que viene la reforma del nuevo sistema de cotizaciones por "ingresos reales"

3 min
El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, durante la presentación ayer de los datos anticipados de afiliación.

MADRIDEl ministerio de Inclusión y Seguridad Social ha movido pieza otra vez con los trabajadores autónomos. El ministerio que dirige José Luis Escrivá ha puesto sobre la mesa de negociación con los agentes sociales una nueva propuesta, la tercera, sobre el nuevo sistema de cotizaciones de los autónomos por "ingresos reales". En concreto, el ministerio ha trasladado cambios en cuanto a las cuotas que tienen que pagar los trabajadores por cuenta propia con menos ingresos, así como los tramos en los que se dividiría el colectivo en función de sus rendimientos, según explican diferentes fuentes conocedoras de la negociación.

En la propuesta de este lunes, Escrivá divide el colectivo en 12 tramos – había eliminado dos, pasando de 13 a 11 tramos, y ahora recupera uno– y toca las cuotas a la Seguridad Social de los tramos más bajos, es decir, las de aquellos trabajadores por cuenta propia que ingresan menos a final de mes. En concreto, se plantea una rebaja de la cuota mínima (los autónomos del tramo con ingresos inferiores a los 700 euros): de los 214 euros al mes incorporados en el último borrador a los 202 euros mensuales . Y también se rebajan las cuotas para aquellos que ingresan menos de 1.500 euros, explican fuentes del diálogo social. Por ejemplo, la base de cotización para los autónomos que ingresan entre 1.126 y 1.300 euros mensuales pasará a ser de 290 euros al mes.

En cuanto a los tramos superiores, es decir, donde se sitúan aquellos trabajadores que más rendimientos generan a final de mes, se incorpora un tramo justo por debajo de los que más ingresan. Así, los autónomos con ingresos de 3.620 a 4.050 euros mensuales tendrían una cuota de unos 1.123 euros mensuales. "Se han recogido los puntos de confluencia que se han manifestado en reuniones anteriores", explican fuentes del ministerio de la Seguridad Social, que reiteran que las cifras se van perfilando reunión tras reunión.

Además, el ministerio ha vuelto a modificar el concepto de rendimientos netos que se está diseñando, uno de los principales obstáculos de la negociación. En la última reunión, Escrivá ya planteó la posibilidad de que los trabajadores se puedan descontar más gastos a la hora de calcular estos rendimientos. Ahora ha abierto la puerta a la posibilidad que los trabajadores autónomos personas físicas se puedan deducir hasta un 7% por gastos corrientes, mientras que los autónomos societarios podrán hacerlo con un 3% sobre sus rendimientos. Desde la Seguridad Social también permitirían descontar las amortizaciones y "algunos gastos comunes", confirman fuentes del ministerio, si bien todavía se tiene que acabar de perfilar con las organizaciones cuáles serien estos gastos.

Hay que recordar que lo que plantea el ejecutivo con la reforma es dividir a los trabajadores autónomos en 12 tramos en función de las ganancias y determinar así si tienen que pagar una cuota más baja o más alta. Por eso, determinar cuáles son los "ingresos reales" es imprescindible. La propuesta de este lunes, sin embargo, continúa recibiendo el rechazo de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), vinculada a la CEOE, mientras que UPTA, UATAE, CCOO y UGT la valoran "positivamente", apuntan fuentes del diálogo social.

Una prestación permanente

Con todo, el ministerio ha planteado un nuevo esquema de protección para el colectivo con un nuevo diseño de las prestaciones por cese de la actividad, como las que se han desplegado durante la pandemia y que ahora se han prorrogado hasta el mes de junio. En concreto, Escrivá plantea que estas prestaciones extraordinarias, que vendrían a ser una especie de "paro" para los autónomos, cubran más casuísticas que tengan que afrontar los autónomos. Esto son: situaciones cíclicas como las vividas durante la pandemia, una crisis estructural o ceses por motivos económicos. Actualmente, hasta 108.000 autónomos cobran una prestación extraordinaria, de los cuales solo 200 la cobran por una suspensión temporal de toda la actividad, mientras que el resto la combinan con el trabajo.

stats