Mobile World Congress 2021
Economía 27/06/2021

John Hoffman, consejero delegado de GSMA: "En tiempos difíciles sabes quién son tus amigos y en Barcelona hemos tenido apoyo"

4 min

Barcelona“Es un día muy oscuro, muy decepcionante. Pero sabemos que el sol brillará”. Hace casi un año y medio, John Hoffman, consejero delegado de GSMA, vivía uno de los momentos más complicados de su carrera profesional. Visiblemente emocionado, anunciaba la cancelación del Mobile World Congress por la amenaza creciente de la pandemia. Con un ademán mucho más animado, vuelve a Barcelona para inaugurar lunes una edición a medio gas del acontecimiento.

¿Es el día? ¿Vuelve a brillar el sol?

— El sol brilla. No hemos acabado con el covid, pero estamos cada vez más cerca de poder vivir con el covid. Ese día fue muy oscuro. Ha habido muchos días difíciles desde entonces. El mundo se ha visto afectado por el covid más de lo que podíamos imaginar cuando pronuncié aquel discurso. Se han perdido muchas vidas, el dolor y el sufrimiento en todo el mundo han sido inmensos. Pero el sol está empezando a brillar. Y una de las cosas que es importante para nosotros es traer de vuelta el MWC. Fuimos uno de los primeros en cerrar y ahora seremos uno de los primeros en reabrir.

Es cierto que son de los primeros en reabrir, pero también es cierto que no va a ser la mejor edición.

— No. La incidencia del covid sigue a niveles diferentes en todo el mundo. Eso significa que no todo el mundo puede viajar con la misma libertad o facilidad que hace dos años. Pero no pasa nada, porque es un evento híbrido, así que recibiremos a los que acudan en persona y lo transmitiremos al resto del mundo. Era muy importante para nosotros celebrar el evento ahora, porque si lo hubiéramos retrasado un día o una semana o unos meses, habría sido mejor, pero entonces habría empezado a repercutir en nuestro calendario.

¿Cuántos asistentes puede confirmar para esta semana en Barcelona?

— Seguimos proyectando entre 25.000 y 35.000 personas, en algún punto de ese intervalo. Todavía no estamos seguros. Nos gustaría tener más, pero hay suficiente para empezar.

¿Los congresistas vendrán mayoritariamente de España y de Europa?

— No, y de hecho le daré un dato que todavía no hemos publicado: hasta ahora tenemos registrados asistentes procedentes de más de 145 países y territorios. Normalmente recibimos de entre 198 y 200 países y territorios.

Con todas las ausencias y menos presentaciones de productos. ¿Cuál es el sentido de este MWC?

— El sentido que tiene es por la prevalencia y el dominio de nuestra industria y nuestro ecosistema durante el covid. ¿Cómo hubiera sido su vida, su negocio, sin un dispositivo móvil? Imposible. Así que lo que queremos hacer es celebrarlo y seguir avanzando. Celebrar que los móviles nos ha ayudado a todos, aquí en España y alrededor del mundo, enfrentarnos al covid.

Biden dijo en Bruselas que las ambiciones de China suponen un desafío a la orden internacional. ¿Cómo les afecta esto?

— Esto refuerza a Barcelona. Nosotros celebramos un acontecimiento en Shanghai y no todos los norteamericanos pueden ir. Hacemos otro en Los Angeles y no vienen todos los chinos. En Barcelona vienen norteamericanos y chinos porque es un lugar neutral.

¿Cómo ve la implantación del 5G?

— Representará un cambio como el de la Revolución Industrial. Hoy usamos el móvil sobre todo por voz, y el 5G lo conectará todo. No será una herramienta de trabajo que llevamos encima, como un lápiz, sino el centro del negocio.

¿Cuál fue el impacto de la cancelación para GSMA en términos de plantilla e ingresos?

— Somos una organización internacional no gubernamental, no tenemos muchas formas de apoyo financiero. Los acontecimientos son un pilar importante. Cuando llegó el covid, tomamos la decisión basándonos en la salud y no tuvimos en cuenta cómo nos repercutiría económicamente. Nos hemos visto reducidos a la mitad de lo que éramos antes de la pandemia.

¿Nos puede dar alguna cifra?

— Centenares. No somos una organización grande ni publicamos nuestra información financiera. Pero son centenares de personas las afectadas en todo el mundo, algunas aquí en España.

¿Con la cancelación estuvieron al límite de la supervivencia?

— Durante un tiempo la cosa estaba en el aire. No sabíamos durante cuánto tiempo nos afectaría el covid. Hicimos planes de contingencia, también para saber si nos podríamos mantener. Afortunadamente, hemos podido resistir y el futuro tiene muy buena pinta. 

¿Cómo se imagina el congreso en 2022?

— Creo que será más parecido al de 2019. Ahora bien, si el mundo se habrá recuperado... Si me pudiera decir cómo serán los viajes internacionales el próximo febrero, le podría dar más detalles. Creemos que la recuperación será muy fuerte; hemos visto buenos indicadores, pero es difícil predecir el futuro.

¿Sigue pensando en quedarse en Barcelona a partir de 2024?

— Es una pregunta que todo el mundo quiere que responda. Yo no puedo tomar la decisión, ayudo con la recomendación. Lo que sí que puedo decir es que en los tiempos difíciles uno sabe quién son sus amigos. Y nuestros amigos de Barcelona nos han dado mucho apoyo. Hemos tenido una relación mutuamente beneficiosa. Cuando hemos estado en Barcelona hemos aportado muchas cosas. Al fin y al cabo somos una feria, pero hemos intentando ser más y dejar un legado. ¿Qué nos depara el futuro? Bien, si tienes una cosa que funciona, ¿por qué cambiarla? Pero no es algo que estemos estudiando ahora, nos ocuparemos de ello más adelante.

Para mí, esto es un sí.

— [Ríe]. No es un sí, pero tampoco un no.

El MWC tiene el poder de reunir bajo un mismo techo al rey de España y al president de la Generalitat. No todo el mundo puede decir lo mismo.

— Si podemos formar parte de esto, reuniendo a personas que no tienen exactamente los mismos puntos de vista para que sigan juntas por un objetivo y un bien común, nos alegramos.

Con la pandemia, ¿seguirán teniendo valor los congresos presenciales?

— Podría haberme entrevistado desde los Estados Unidos, pero no lo ha hecho. Los humanos tienen una necesidad interactiva. Algunas cosas se pueden hacer a distancia; otras simplemente son mejores cuando nos sentamos juntos y compartimos un café. El mundo de los congresos será diferente, no hay ninguna duda. Creo que reunir a gente frente a frente todavía tiene valor ahora. ¿Existirá dentro de 40 o 50 años? No lo sé. Pero del mismo modo que usted quería sentarse conmigo, nuestro ecosistema se quiere encontrar en Barcelona.

stats