Estilo 31/05/2022

La tortilla de patatas, ¿melosa o cocida? Con los trucos de la cocinera Ada Parellada

El debate sobre las diferentes cocciones, paso a paso

3 min

Ada Parellada, del restaurante Semproniana , revela los trucos para que la tortilla quede o bien melosa o bien cocida.

  • 1 cebolla grande de Figueres
  • 600 g de patatas
  • 2 dientes de ajo (opcional)
  • Pimienta roja (opcional)
  • 6 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración de la tortilla de patatas para que quede melosa

  1. Empezad a cocer la cebolla de Figueres, previamente cortada, en una sartén con aceite de oliva virgen extra.
  2. Mientras, desgajad las patatas con la ayuda de un cuchillo. Desgajar quiere decir que la mitad de un trozo de la patata la cortáis y la otra la arrancáis.
  3. Añadid las patatas a la cebolla. Poned aceite abundante, que cubra todos los ingredientes. Es importante que no escatiméis en aceite de oliva para preparar esta receta. Lo que sobre, lo podréis reaprovechar para otras preparaciones.
  4. Coced la patata y la cebolla con fuego alegre y después ya lo bajaréis. Hacen falta 30 minutos para que se hagan: 15 a fuego vivo y, cuando el aceite haga burbujas, 15 más bajando el fuego.
  5. Si queréis podéis añadir dos dientes de ajo o bien pimienta roja; depende de vuestro gusto.
  6. Una vez cocidas, colad las patatas y la cebolla y reservadlas. Guardad también el aceite sobrante.
  7. En un bol, colocad los huevos junto con sal.
  8. Batidlos, y añadid a continuación las patatas y las cebollas cocidas.
  9. Chafad la mezcla. Este justamente es uno de los trucos, que patatas y cebolla queden muy aplastadas, como si fuera una masa.
  10. Poned una sartén al fuego con un poco del aceite que habéis usado para cocer las patatas y la cebolla.
  11. Cuando el aceite esté caliente, echad la masa compuesta por huevos, patatas y cebolla.
  12. Se tiene que ir cociendo por dentro, porque no tiene que ser líquida. También es importante que no se enganche la base; por eso hay que usar una sartén antiadherente o que tengáis una solo destinada a tortillas.
  13. Tumbadla.
  14. Dad la forma redonda con la ayuda de una cuchara de madera pasándola por los lados.
  15. Volvedla a tumbar. Es importante que cueza durante poco tiempo para que quede muy jugosa por dentro.
  16. Apagad el fuego y retirad la tortilla de la sartén.
  17. Partidla por la mitad, y comprobad que ha quedado jugosa y tierna por dentro. Casi podría parecer un coulant de tortilla.

Elaboración de la tortilla para que quede muy cocida por dentro

  • 1 cebolla grande de Figueres
  • 600 g de patatas
  • 6 huevos
  • 50 ml de leche
  • 5 g de levadura
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Empezad a cocer la cebolla de Figueres, previamente cortada, en una sartén con aceite de oliva virgen extra.
  2. Mientras, desgajad las patatas con la ayuda de un cuchillo. Desgajar quiere decir que la mitad de un trozo de la patata la cortáis y la otra lo arrancáis.
  3. Añadid las patatas a la cebolla. Poned aceite abundante, que cubra todos los ingredientes. Es crucial que no escatiméis en aceite de oliva para preparar esta receta. Lo que sobre, lo podréis reaprovechar para otras preparaciones.
  4. Coced la patata y la cebolla con fuego alegre, y después ya lo bajaréis.
  5. Cuando el aceite haga burbujas bajad el fuego, para que se haga a fuego bajo. Se puede estar unos buenos 15 minutos.
  6. Una vez cocidas, colad las patatas y la cebolla y reservadlas. Guardad también el aceite sobrante.
  7. Batid los huevos con la sal; poned un poco de leche, para que quede enternecida y también una cucharada pequeña de levadura.
  8. Batidlo todo junto.
  9. Añadid las patatas y la cebolla, para que queden bien empapadas. No las aplastaréis nada, como sí que es necesario hacer en la tortilla melosa.
  10. Calentad una sartén. Echad un poco de aceite de oliva del que habéis usado para cocer las patatas.
  11. Poned la mezcla de patatas, cebolla y huevos.
  12. Pasados unos minutos, tumbadla con la ayuda de una tapa.
  13. Al cabo de unos minutos, volved a tumbarla para que se cueza por el otro lado.
  14. Apagad el fuego.
  15. Dejad que se enfríe la tortilla en la sartén y así acabaréis de garantizar que se cuece bien por dentro.

¡Buen provecho!

stats