Gente 08/03/2021

Meghan y Enrique acusan al palacio de Buckingham de racismo

La pareja real hace una devastadora revelación de profundas repercusiones para la Corona británica en una entrevista con Oprah Winfrey

5 min
Harry y Meghan, durante la entrevista con Oprah

londresLa guerra en el seno de la familia real británica continúa y se profundiza. Cuando el duque y la duquesa de Sussex esperaban su primer hijo, Archie, uno o varios miembros de la familia real mostraron interés por saber cuál sería el color de piel de la criatura, ha afirmado Meghan Markle en una devastadora revelación para la Corona que representa Isabel II. Markle ha explicado también que desde el palacio de Buckingham trataban a su primer hijo –está esperando el segundo– de manera especial.

Los fans de 'The Crown' están de enhorabuena, pues. La anunciada entrevista "sin trabas" de Oprah Winfrey con el príncipe Enrique y su mujer, Meghan, pregrabada y que ha emitido para los Estados Unidos la cadena norteamericana CBS entre las 2 y las 4 de la madrugada de hoy, hora de Catalunya, garantiza que lo mejor de la serie todavía queda por ver.

La realidad, cuanto menos en el caso de la institución británica, continúa superando a la ficción. En la primera parte de la entrevista Meghan ha estado sola. En la segunda, la ha acompañado su marido. Sobre la explosiva cuestión de la raza, cuando Enrique se ha añadido a la conversación, aunque sin determinar quién o qué miembros de la familia real británica la tenían, también ha afirmado que la preocupación era "qué aspecto tendrían los niños". El show televisivo se ha vendido en 68 países. En el Reino Unido se podrá ver esta noche.

La más que implícita acusación de racismo hacia los miembros de la familia real británica por parte de Meghan Markle ha ido todavía más allá. Cuando Oprah Winfrey, amiga de la pareja, le ha preguntado que si "lo que les preocupaba es que si [el niño] fuera demasiado oscuro, ¿[esto] seria un problema [para la familia real]?", la ex actriz ha contestado: "Si esta es la presunción que hace, creo que es bastante seguro [hacerla]. Es realmente difícil de entender, ¿no? La Commonwealth [la asociación de las antiguas colonias británicas] es una parte enorme de la monarquía".

Las referencias al color de piel de Archie se alargaron durante bastante tiempo, ha revelado Meghan, que ha asegurado que se hicieron incluso cuando se le anunció a ella y a su marido que al hijo no se le otorgaría ningún título nobiliario.

Respeto por la Reina

Pese a que las declaraciones dejan en muy mal lugar la familia real británica, en ningún momento la pareja ha tenido ninguna palabra de reproche hacia la monarca. Más bien lo contrario; en este sentido, han distinguido entre los miembros de la familia real y "la gente que los dirige". Meghan ha comentado: "La reina, por ejemplo siempre ha sido maravillosa conmigo. Simplemente me encantaba estar en su compañía". En un momento concreto, sin ahorrar dotes de actuación, la ha comparado incluso con su abuela porque le puso una manta sobre las rodillas mientras estaban juntas en un viaje de representación y en el coche hacía frío.

Sobre quién en concreto había planteado la cuestión del color de piel de su futuro hijo, la duquesa ha dicho: “Creo que sería muy perjudicial para ellos. Esto me lo explicó Enrique. Fue una conversación que la familia [sin especificar si uno o más miembros] mantuvo con él”.

Hay que aclarar, sin embargo, que la carencia de título nobiliari para Archie no es nada que se derive de su color de piel. De hecho, como séptimo en la línea de sucesión al trono no tiene derecho tampoco a ser tratado de alteza real o de príncipe, de acuerdo con la tradición establecida hace más de cien años por el rey Jorge V. Archie será alteza real o príncipe cuando Carlos, el heredero de la reina Isabel II, acceda al trono.

Meghan, Enrique y la reina Isabel

Otras de las sorprendentes revelaciones de la entrevista han sido:

Pensamientos suicidas: Las relaciones entre Meghan y la familia real, con la presión que sentía, llegaron a un punto en el que Markle "simplemente no quería estar viva. Y esto era un pensamiento muy real, claro, aterrador y constante." En este sentido, Oprah Winfrey ha pedido una aclaración y si, realmente, había estado "cerca" del suicidio. "Esta es la verdad", ha dicho la duquesa. Y ha descrito, también, que fue muy doloroso para ella perder la [relación con su padre], después de perder un bebé debido a un aborto involuntario y cuando "casi perdí el nombre". "Hay una pérdida de identidad pero sigo de pie. Mi esperanza para las personas que se están en esta situación es saber que hay otro lado, saber que la vida vale la pena vivirla".

Sin una parte de recursos financieros: La familia ha cortado al príncipe Enriqie cualquier apoyo financiero. No se puede quejar, sin embargo. Enrique ha recibido una notable herencia de su madre, Diana de Gales, y, además, tiene ofertas muy beneficiosas, por ejemplo, de Netflix.

El príncipe Carlos no atendía las llamadas del hijo: El distanciamiento entre la Firma –nombre que la prensa británica da a la familia real– y la pareja a raíz de la renuncia que hicieron el año pasado a seguir haciendo tareas de representación en nombre de la reina, llegó al punto de que Carlos, heredero al trono, no cogía las llamadas telefónicas de su hijo. Enrique ha dicho que se sintió "muy decepcionado" con su padre.

Boda antes de la boda: Antes de la ceremonia oficial con toda la pompa y circunstancia, la pareja se casó. Nadie más lo sabía. El arzobispo de Canterbury ofició la ceremonia tres días antes del acontecimiento que se retransmitió como un espectáculo global.

Será una niña: El segundo hijo de la pareja, que Meghan y Enrique anunciaron recientemente que esperaban, será chica, han dicho en la entrevista.

Cuando prácticamente finalizaba la conversación, Oprah Winfrey ha preguntado a la pareja si se arrepentía de haberse alejado de la familia. "No –ha contestado Enrique–. Estoy muy orgulloso de nosotros. Estoy muy orgulloso de mi mujer. Ella tuvo a Archie con seguridad durante un periodo tan cruel, tan doloroso". Enrique también ha comentado los momentos más difíciles de Meghan en Londres y ha asegurado que su mujer lloraba mientras amamantaba al bebé.

La conversación ha acabado de forma mucho más que azucarada, casi patética, por parte de Oprah Winfrey. "Entonces, ¿su historia con el príncipe tiene un final feliz?" ha preguntado la entrevistadora. "Sí", ha contestado Meghan. Y a Enrique le ha preguntado: "¿Cree que [Meghan] lo ha salvado?”. "Sin lugar a dudas", ha respondido. Pero Meghan ha añadido inmediatamente que ha sido Enrique quién los ha salvado "a todos". "Pero hay que querer salvarse", ha remachado. Sobre este mismo punto, y sobre las tóxicas relaciones con la Firma, Enrique ha asegurado también en otro momento de la conversación: "Si no fuera por Meghan, no habría podido marchar. También me sentí atrapado. Estaba atrapado pero no sabía que estaba atrapado".

Oprah Winfrey se ha despedido de los más de 90 millones de espectadores que se calcula que ha tenido de audiencia la entrevista en los Estados Unidos anunciando que este lunes por la mañana todavía se emitirá algún fragmento que, por razones de tiempo, no se ha podido emitir la noche anterior.

La reacción de las redes a la entrevista ha sido inmediata. Y el "elemento de raza", cómo ha dicho Enrique para comentar el tema alrededor del "color de piel de Archie", uno de los más específicamente comentados. Es sin duda, el más perjudicial de cara a la imagen de la monarquía. En este sentido, la poeta afroamericana que intervino en la inauguración de Joe Biden, Amanda Gorman, ha asegurado en Twitter: "Meghan fue la oportunidad más grande de cambio, regeneración y reconciliación de la Corona con una nueva era. No solo la maltrataron, sino que la perdieron".

La prensa británica que ya está en los quioscos esta mañana destaca la acusación de racismo contra los miembros de la Firma como el aspecto más relevante y perjudicial de la entrevista. Si hasta ahora las relaciones entre la pareja y Londres ya eran tensas, y desde el palacio de Buckingham se ha puesto en marcha una investigación por presuntas acusaciones de acoso contra Meghan Markle por parte del personal que la atendía, la guerra sucia todavía puede ir mucho más allá. Hará falta, pues, estar atentos a la reacción de la opinión pública. La batalla se juega ahora en el terreno de la percepción y en si la familia se la devolverá.

Más allá de esta y otras cuestiones no poco relevantes para el futuro de la institución, las dos horas de televisión de Oprah Winfrey han confirmado dos evidencias: los ricos también lloran a pesar de que se secan las lágrimas con pañuelos de seda.

stats