Internacional 27/03/2022

Armenia pide a Rusia que actúe en Nagorno Karabaj ante un aumento de las tensiones

Rusia acusa a Azerbaiyán de violar el alto el fuego firmado a finales de 2020

3 min
Un hombre anda ante una casa destruida a Stepanakert, la principal ciudad de la región de Nagorno-Karabakh

BarcelonaEl gobierno de Armenia ha instado este sábado a Rusia a actuar para estabilizar la situación en la región de Nagorno Karabaj, después de acusar a Azerbaiyán de haber “invadido” el área controlada por las tropas rusas de mantenimiento de la paz, una acusación con la que Moscú ha coincidido. El ejército de esta república autoproclamada, formalmente en territorio armenio, aseguró que han muerto tres soldados y Rusia ha afirmado que las fuerzas azeríes han atacado con drones. Pocas horas después de que Armenia pidiera la intervención de Rusia, el presidente de Nagorno Karabaj, Arayik Harutyunián, ha decretado la ley marcial, que restringe libertades y movimientos.

El ministerio de Exteriores de Armenia ha dicho en un comunicado que el contingente ruso tendría que “tomar medidas concretas y visibles para resolver la situación y evitar nuevas bajas y hostilidades”. El Gobierno de la región prorrusa afirmó que las tropas azeríes habían llevado a cabo “acciones agresivas con el uso de armas de fuego de varios calibres" y que habían "intentado avanzar en la dirección oeste del área bajo responsabilidad de las fuerzas rusas de pacificación”. Por su parte, el ministerio de Defensa ruso ha alertado que Azerbaiyán ha violado el alto el fuego vigente desde finales de 2020 “al entrar en la zona de responsabilidad del contingente de paz ruso y crear un punto de observación”.

El ministerio de Defensa de Azerbaiyán lo ha negado y ha asegurado que “tiene bajo control la situación operativa”. A la vez, ha acusado a “miembros del destacamento armado ilegal armenio” –haciendo referencia al ejército de Nagorno Karabaj– de intentar “cometer provocaciones” contra las fuerzas azeríes “aprovechando las condiciones climáticas de niebla y visibilidad limitada”.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha informado que el presidente ruso, Vladímir Putin, habló el jueves y el viernes con el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, para abordar la situación a Nagorno Karabaj, uno de los denominados conflictos congelados del espacio postsoviético. A consecuencia de la guerra del otoño de 2020, Armenia perdió el control sobre partes de este territorio que controlaba desde la década de los 90. Según el documento de alto el fuego firmado entre Armenia y Azerbaiyán con la mediación de Rusia, las tropas de las dos partes se tenían que detener en las posiciones que ocupaban en el momento de la firma.

Soldados de Osetia del Sur, en Ucrania

Este sábado, otro conflicto congelado también ha entrado en escena. Soldados de la región prorrusa de Osetia del Sur, en Georgia, se dirigen hacia Ucrania para apoyar a las tropas rusas, según ha informado Anatoli Bibílov, presidente de la autoproclamada república. Según la agencia oficial rusa RIA Novosti, estos soldados se unirán al frente del Donbás, en el este de Ucrania. "Entienden perfectamente que van a defender a Rusia y que también van a defender Osetia. Porque, si el fascismo no es aplastado en las fronteras lejanas, mañana se manifestará de nuevo aquí en relación con nuestra patria", ha dicho Bibílov a través de Telegram.

La situación en Osetia del Sur es similar a la de las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk, en Ucrania. En 2008, Georgia puso en marcha una operación militar en esta región y también en la de Abjasia para intentar recuperar el control. Rusia salió en defensa de estos territorios; en pocos días expulsó a las tropas georgianas y después reconoció la independencia, un gesto mayoritariamente rechazado por la comunidad internacional. Solo Rusia y países afines como Venezuela, Nicaragua y Siria consideran que Osetia del Sur y Abjasia son estados independientes.

stats