Internacional 22/12/2021

Biden impulsa las vacunas y los tests para evitar cierres

El gobierno norteamericano enviará personal sanitario militar a reforzar los hospitales

3 min
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

El mensaje de Joe Biden ha sido claro e inequívoco para todo el mundo que lo quisiera escuchar: vacunaos. El presidente de los Estados Unidos ha hecho una rueda de prensa este martes para anunciar nuevas medidas para hacer frente al aumento disparado de contagios, y se centran sobre todo en incrementar considerablemente los puntos de vacunación y de tests, y en el reforzamiento de personal y equipación en los hospitales.

Biden se ha querido mostrar empático y comprensivo ante la fatiga de los ciudadanos, y ha intentado responder algunas preguntas, la respuesta de las cuales ha sido, en casi todos los casos: vacunaos. "¿Cómo de preocupados tenemos que estar ante la nueva variante ómicron? –se ha preguntado–. La respuesta es fácil: si no estás totalmente vacunado, tienes buenas razones para estar preocupado". "¿Qué puedes hacer para estar más seguro? –ha añadido–. Es sencillo: ponte la dosis de refuerzo". El presidente ha resaltado que él se puso la tercera dosis cuando estuvieron disponibles, y ha señalado que también lo ha hecho su predecesor, Donald Trump. "Quizás es una de las pocas cosas en las que coincidimos", ha dicho. Incluso lo ha elevado a un gesto patriótico: "Todas las personas que no estáis vacunadas tenéis una obligación hacia vosotros mismos, vuestra familia y vuestro país", ha dicho, insistiendo en que ponerse la inyección es "gratuito, fácil y salva vidas".

Sobre las fiestas de Navidad, Biden ha querido mandar un mensaje tranquilizador, pero, de nuevo, solo a los inmunizados. "Si tú y las personas con las que las celebras estáis vacunados, especialmente si tenéis la dosis de refuerzo, podéis disfrutar de las fiestas tal como lo habíais planeado", ha afirmado el presidente, que también ha hecho énfasis en la importancia de llevar puesta la mascarilla en los espacios interiores. "Todos tenemos que estar preocupados por la ómicron, pero no tenemos que entrar en pánico. Si estás totalmente vacunado, estás protegido", ha insistido.

Para impulsar el nivel de inmunización, el gobierno norteamericano instalará 10.000 nuevos puntos de vacunación, empezando ya esta semana, que se sumarán a los 80.000 que ya hay.

El Centro de Control de Enfermedades de los EE.UU. (CDC, en las siglas en inglés) ha admitido esta misma semana que la ómicron ya es la variante dominante en el país. La rápida propagación de esta nueva variante ha generado escasez de tests en algunos lugares y hace temer un colapso hospitalario. Es por eso que la Casa Blanca comprará 500 millones de kits rápidos para hacer tests en casa, que pondrá a disposición de los norteamericanos que los pidan a partir de enero de forma gratuita. Biden ha detallado que ahora mismo hay más de 20.000 puntos donde los ciudadanos se pueden hacer pruebas de detección, y ha anunciado que se abrirán nuevos espacios "de emergencia" para hacer tests sin coste en todo el país; los primeros en Nueva York, donde la incidencia es más elevada y hay más lista de espera.

Refuerzo militar en los hospitales

Además, el gobierno norteamericano enviará un millar de soldados de profesiones médicas para ayudar a los hospitales del país y "prepararlos para lo que se acerca". Ha augurado que los centros acabarán "extremadamente presionados", porque los que no están vacunados tienen "muchas posibilidades" de acabar ingresados. También remitirá más equipos de ventilación y otras equipaciones para ampliar la capacidad de los centros hospitalarios ante el aumento de las hospitalizaciones.

Este paquete de nuevas medidas va destinado a intentar evitar un nuevo confinamiento u otras restricciones más contundentes como el cierre de escuelas. "No estamos en marzo del 2020. Doscientos millones de estadounidenses están totalmente vacunados; estamos preparados, y sabemos más cosas", ha resumido Biden.

Críticas a la desinformación

El presidente ha aprovechado la ocasión para lanzar una dura crítica alos canales de televisión y las redes sociales que esparzan noticias falsas sobre la vacuna. Ha dicho que las personas que no se quieren vacunar son responsables de sus decisiones, pero ha añadido que "estas decisiones se han alimentado de una peligrosa desinformación en la televisión por cable y en las redes sociales". "Estas empresas y personalidades están ganando dinero vendiendo mentiras y permitiendo la desinformación que puede matar a sus propios clientes y sus propios seguidores", ha manifestado Biden, a pesar de que ha evitado hacer referencia a ningún nombre concreto. "Está mal hecho; es inmoral. Hago un llamamiento a los proveedores de estas mentiras y desinformación para que lo paren. Paradlo ahora", ha insistido.

stats