Italia
Internacional 19/10/2021

El centroizquierda conquista Roma y pone en dificultades a Salvini

La derrota de la derecha en las municipales italianas abre una crisis de liderazgo en la alianza conservadora de la Liga, Hermanos de Italia y Forza Italia

3 min
Roberto Gualtieri, nuevo alcalde de Roma

RomaLa segunda vuelta de las elecciones municipales celebradas este domingo y lunes en Italia confirmó el avance del centroizquierda, que se impuso en Roma y Turín, después de haber ganado ya en la primera vuelta Milán, Nápoles y Bolonia. La derrota de la derecha, que solo conserva Trieste, abre una crisis en la alianza de la Liga, Hermanos de Italia y Forza Italia, y pone en cuestión el liderazgo de Matteo Salvini. El resultado de las elecciones municipales refuerza el gobierno de unidad nacional encabezado por Mario Draghi y castiga la ambigüedad de la coalición conservadora respecto a las políticas aprobadas por el exbanquero para contener la pandemia y relanzar la economía.

Después de seis años de gestión del Movimiento Cinco Estrellas, el Partido Democrático (PD) recupera la alcaldía de la capital italiana. Enrico Gualtieri, exministro de Economía en el último gobierno de Giuseppe Conte y eurodiputado del PD durante más de una década, será el nuevo alcalde de Roma con el 60,15% de los votos, frente al 39,85% que obtuvo Enrico Michetti, un desconocido abogado y locutor radiofónico, candidato de la coalición conservadora de Matteo Salvini, Giorgia Meloni y Silvio Berlusconi.

La deficiente gestión de las basuras en Roma, que centró la primera parte de la campaña electoral, pasó esta vez a un segundo plano tras las protestas contra la introducción del pasaporte sanitario para todos los trabajadores, que culminaron con el asalto de Forza Nuova a la sede del sindicato CGIL hace diez días. Todavía está por ver cuánto ha podido influir en el voto final la multitudinaria manifestación antifascista convocada por los sindicatos el sábado, que dejó en evidencia a los partidos del centroderecha, ya que no solo rechazaron participar, sino que no han renunciado a llevar a exmilitantes de estas formaciones en sus listas.  

Las elecciones municipales eran una prueba de fuego para los líderes de los principales partidos. Giusepe Conte se sometía al examen del voto desde que este verano fue designado para liderar el M5E, mientras que el ex primer ministro socialdemócrata, Enrico Letta, se enfrentaba también a su primer gran test electoral desde que fue elegido en marzo para relanzar el PD. “Los resultados han superado las expectativas”, reconoció el líder del PD. 

Letta había abandonado la política en 2015 tras el desafío de su entonces compañero de partido, Matteo Renzi, que lo sucedió como jefe del gobierno. Los resultados del voto de ayer afianzan su influencia y abren las puertas a una alianza, más allá de las municipales, con el M5E, con quien el PD gobernó en coalición desde 2018 hasta la caída en febrero del segundo ejecutivo liderado por Conte. Una cuestión casi de supervivencia para los grillinos después de perder las alcaldías de Roma y Turín, sus dos bastiones.

El centroderecha solo conserva Trieste

En Turín, el centroizquierda de Stefano Lo Russo se impuso con el 59% a Paolo Damilano, un empresario candidato conservador. El centroderecha solo pudo celebrar la reelección de su alcalde en la ciudad de Trieste, donde este lunes se registraron enfrentamientos entre policía y manifestantes, la mayoría estibadores y personal del puerto, contrarios a la obligación del pasaporte sanitario para trabajar, que entró en vigor el viernes. La policía tuvo que desalojar las concentraciones de cientos de manifestantes que protestaban en una de las entradas del puerto con cañones de agua y gases lacrimógenos.  

El líder de la Liga, Matteo Salvini, justificó la pérdida de consenso por los ataques de la izquierda durante la campaña, a quienes acusó de haber instrumentalizado los disturbios protagonizados por antivacunas y neofascistas. La derrota del centroderecha abre una grieta al interno de la alianza conservadora y pone en cuestión el liderazgo de Matteo Salvini, pero también es un revés importante para Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia, el partido que más crece en Italia.  

Antes de que estallara la pandemia, Hermanos de Italia era el socio menor en la coalición conservadora con la que se había presentado a las elecciones celebradas en marzo de 2018 obteniendo un 4% de los votos. En sólo tres años, Meloni ha multiplicado el consenso de su partido y amenaza con arrebabatar el liderazgo a Salvini. El partido fue el único que decidió no apoyar el Gobierno de unidad de Mario Draghi y permanecer en la oposición. Una elección que la había disparado en los sondeos a su líder. Sin embargo, la derrota en las municipales italianas podría volver a abrir la partida en la derecha.  

stats