Pandèmia
Internacional 28/05/2021

China acusa a los Estados Unidos de alentar las teorías de la conspiración sobre el covid-19

Pekín acusa a Washington de "manipulación política" por haber encargado una investigación sobre si el virus salió del laboratorio de Wuhan

2 min
Personal de seguridad hace guardia ante el Instituto  de Virología de Wuhan

PekínManipulación política, agresión a China, intento de ocultar el gran número de muertos en los Estados Unidos, y todo esto aliñado con comentarios sobre la falta de credibilidad de los servicios de inteligencia norteamericanos, son los argumentos esgrimidos por China en respuesta al encargo de Joe Biden a sus servicios secretos de una nueva investigación sobre el origen del coronavirus.

El portavoz del ministerio de Asuntos Extranjeros chino, Zhao Lijian, no se ha ahorrado las críticas y descalificaciones ante la posición norteamericana. Asegura que a Estados Unidos no les importan “los hechos o la verdad” y que su objetivo es utilizar la pandemia para “estigmatizar” al gigante asiático. También destaca la "incompetencia" de Washington recordando la muerte de 600.000 personas, y dice que por eso los EE.UU. “intentan hacer de China un chivo expiatorio”.

Zhao Lijian ha repetido la teoría china: que el virus circulaba por el mundo antes del brote de Wuhan. Y no ha dudado en exigir que Washington investigue y comparta información sobre casos de enfermedades respiratorias registrados en Virginia y en Wisconsin en verano de 2019. El portavoz de la diplomacia china se ha desahogado especialmente sobre la oscura trayectoria de la inteligencia estadounidense, sin dejar pasar la ocasión de recordar las mentiras sobre las armas de destrucción masiva con las que se justificó la invasión de Irak.

Pekín y Washington se han vuelto a enredar en una guerra de acusaciones sobre el origen del coronavirus, que parecía olvidada después de la marcha de Donald Trump y sus teorías conspiranoicas. En su informe, la delegación de la OMS que visitó China en febrero ya había calificado de “extremadamente improbable” que el virus se escapara del instituto de virología de Wuhan y la mayoría de los expertos apuestan por un origen animal del virus. Pero en las últimas semanas la prensa y varios grupos de científicos han insistido en la teoría del accidente en el laboratorio, y el propio director de la OMS aseguró que la cuestión se tenía que investigar más. La decisión de Biden aumenta la presión sobre China, que ha sido acusada de falta de transparencia. Pekín se puede sentir más presionado con Biden, que puede presumir de buena gestión con las vacunas y, al contrario que Trump, se limita a pedir una investigación independiente.

Diálogo comercial

Mientras las dos potencias han decidido afilar las espadas diplomáticas a raíz del coronavirus, en el plano económico han optado por suavizar posiciones. Este mismo jueves el vice primer ministro chino, Liu He, y la representante comercial norteamericana, Katherine Tai, han mantenido su primera conversación telefónica, el primer contacto de alto nivel en materia comercial de la era Biden. “Sincera y constructiva” es como ha calificado Pekín la llamada, en un comunicado, y Washington ha correspondido señalando que “Tai espera con interés las futuras conversaciones”. Los dos países se han esforzado en dar un tono positivo a un diálogo que tiene que desencallar la negociación del acuerdo comercial que hizo aguas en la era Trump.

stats