G-20
Internacional 17/11/2022

El consenso, con matices, del G-20 incrementa el aislamiento de Putin

La mayoría de miembros condenan la invasión rusa contra Ucrania y rechazan el uso de armas nucleares

3 min
De izquierda a derecha: Joe Biden, Narendra Modi, Joko Widodo y Ursula Von der Leyen plantando un árbol este miércoles en Laos.

PekínEl G-20 se ha cerrado con un rechazo unánime del uso de armas nucleares y una condena enérgica a la invasión rusa de Ucrania de gran parte de los integrantes. La reunión de los líderes de las principales economías mundiales, celebrada en la isla indonesia de Bali, ha servido para alejar un poco los temores de que se consolide una nueva guerra fría y para señalar el aislamiento internacional de Rusia. Eso no quita que la cumbre haya plasmado a la perfección el momento inédito de tensión global desencadenado por la invasión rusa contra Ucrania. En este sentido, el presidente Putin no ha asistido al encuentro, y su representante, el ministro de Asuntos Extranjeros, Serguéi Lavrov, decidió abandonar la cumbre un día antes.

La oleada de bombas rusas del martes sobre Ucrania se ha visto como la enésima provocación del Kremlin y ha añadido presión para que finalmente se consiguiera acordar un comunicado conjunto, a pesar de las reticencias de China o India. Haciendo equilibrios diplomáticos, el texto recoge que una “mayoría” de los integrantes condena la invasión de Ucrania y exige la retirada incondicional de Rusia, pero también deja constancia de que hubo “otras posiciones” a la hora de tomar esta decisión. En lo que ha habido consenso es en destacar que la guerra “socava la economía global” y, como se ha mencionado, en condenar el uso de armas nucleares, uno de los temores que deriva del actual conflicto en Ucrania.

Más allá de Kiev, también se han acordado iniciativas para contener los tipos de interés y evitar la volatilidad de las divisas o reforzar las cadenas de suministro alimentario. Se ha aprobado un fondo, que gestionará la OMS, para ayudar a los países de renta media y baja a hacer frente a futuras pandemias. El G-20 lo integran 19 países más la Unión Europea, que representan el 80% del PIB mundial y el 75% del comercio internacional. Son las economías más desarrolladas y emergentes del planeta y juntas suman el 60% de la población mundial.

Una de las imágenes que deja este G-20 es la reunión del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, en un momento de máxima tensión, también, entre estas dos potencias mundiales. La conversación personal entre los dos rebaja de alguna manera el enfrentamiento entre los dos países –en ningún caso lo apaga– y representa un elemento significativo para estabilizar la tensa situación internacional. Los encuentros de Xi con otros mandatarios occidentales, como por ejemplo Emmanuel Macron o el propio Pedro Sánchez, también van hacia esta dirección y suavizan la estrategia de bloques confrontados que interesa a Moscú.

Árboles por el clima

La lucha contra el cambio climático ha estado muy presente y se ha acordado limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C. También ha habido consenso para acelerar la reducción del uso del carbón. En un acto simbólico, los mandatarios, vestidos con camisas blancas y gorras con el logotipo del G-20, plantaron árboles de manglar para afirmar su compromiso con la lucha contra el cambio climático. Una buena noticia que sale de la reunión en Bali es que China y Estados Unidos, los principales emisores de gases contaminantes, retomarán la cooperación sobre el cambio climático rota este verano por la visita de Nancy Pelosi a Taiwán.

Tenso intercambio ante las cámaras

Xi Jinping reprende a Justin Trudeau por filtrar parte de sus conversaciones

El presidente de China, Xi Jinping, y el de Canadá, Justin Trudeau, han protagonizado en esta cumbre del G-20 una tensa e inusual escena ante cámaras. El presidente chino reprende al canadiense por haber filtrado parte de sus conversaciones. "No es apropiado, y no es la forma en la que se llevó a cabo la conversación", le dice el traductor. Trudeau responde que Canadá es favorable a "un diálogo honesto y abierto" a pesar de que "habrá cosas en las que no estaremos de acuerdo", pero Xi lo corta para cerrar la discusión: "Se deben establecer las condiciones primero".

stats