Ataque ruso a Ucrania
Internacional 24/02/2022

Pol Morillas: “La escalada podría frenar si Putin tuviera bastante con la anexión del Donbás”

6 min
Antoni Bassas entrevista Pol Morillas, a partir de las 12:30 h

¿Cómo califica la situación [jueves al mediodía]?

— Veníamos de una presencia militar extrema en la frontera que la diplomacia había ido intentando reconducir hacia una situación no confrontacional, y esta barrera se ha roto . El peor escenario es que Putin acabe ocupando la totalidad de Ucrania, entre en Kiev e instaure un gobierno amigo del Kremlin.

¿Estamos teniendo en Europa una guerra convencional?

— El orden de seguridad europeo estaba basado en dos premisas: una integridad territorial de los estados de acuerdo con los hechos sucedidos después de la caída de la Unión Soviética y la cooperación en Europa, que en el caso de Ucrania había llegado hasta el punto de querer firmar un acuerdo de asociación económica con la UE. Esto desencadenó esta política del Kremlin de considerar Ucrania y otros países de la región como suya área de interés vital. Hemos pasado de un orden cooperativo y basado en la integridad territorial de los estados, que es lo que dice el acta de Helsinki desde 1975, a una lógica más propia de Yalta, más propia de 1945: distribución de zonas de influencia en Europa y reparto de estas zonas de influencia, que es lo que pretende Putin. Sin olvidar que la capacidad militar de Rusia es infinitamente mayor que la de Ucrania.

¿Qué puede hacer la OTAN?

— Hasta ahora, ha dicho que no se entraría con botas sobre el terreno en Ucrania, precisamente por la naturaleza nuclear de algunas potencias de la Alianza. Putin y el Kremlin han intentado un acercamiento a China para contrarrestar el peso de Occidente en el orden internacional, de forma que estamos hablando de un conflicto internacional altamente escalable y peligroso. De acuerdo con el ordenamiento internacional que interpreta la ONU, no habrá una resolución del Consejo de Seguridad autorizando una respuesta militar en Rusia porque Rusia, con poder de veto, la vetaría y China probablemente también; por lo tanto, el Consejo de Seguridad está bloqueado. En cuanto a la OTAN, no estamos hablando del artículo 5 de defensa colectiva, que es el que dice que si uno de los miembros es atacado el resto de la alianza lo considerará un ataque contra todos los miembros y en consecuencia hay la obligación de defenderlo. No es el caso, porque Ucrania no es miembro de la OTAN. Lo que hay ahora mismo es una movilización de los Bálticos, los países de Europa Central y oriental y que son miembros de la OTAN que dicen que esto está empezando a ser una amenaza también para ellos mismos. Por lo tanto, aquí estamos en la lógica del artículo 4, que es la percepción de la amenaza, y estos países están pidiendo que la respuesta de la OTAN sea más activa, con el envío de armamento y capacidades militares en Ucrania.

Pol Morillas: “La escalada podría frenar si Putin tuviera bastante con la anexión del Donbás”

Así pues, ¿el escenario más inmediato sería la OTAN reforzando militarmente Ucrania?

— Hay muchos países de la OTAN y muchos países europeos que ven con reticencia esta escalada, porque una guerra abierta nos llevaría a una catástrofe humanitaria casi sin precedentes en la historia reciente. Y porque a pesar de que cada vez que Macron, por ejemplo, se ha intentado acercar más, Putin ha reaccionado con una colleja nueva y dificultando una solución diplomática. La diplomacia es la vía preferida para Francia y Alemania, que tienen conexiones energéticas con Rusia, pero también conexiones comerciales, económicas nada negligibles, y tienen miedo también de las consecuencias económicas y de estabilidad que tenga para Europa esta confrontación con Rusia.

¿Putin, pues, solo tiene que temer sanciones económicas?

— Las sanciones económicas serán devastadoras para la economía rusa. Se está hablando de medidas que hasta ahora no se habían considerado nunca, como la expulsión de Rusia del sistema SWIFT de pagos. La economía rusa ya es débil, con unas desigualdades tremendas, y Rusia será víctima de estas sanciones. Pero, claro, la cuestión es si las sanciones son suficientes para frenar al Kremlin.

¿Por qué actúa ahora, Putin?

— Porque los Estados Unidos estaban virando hacia el Indo-Pacífico su interés de la geopolítica mundial. A Putin esto le descuadra, ahora que intenta establecer unas mejores relaciones con Pekín, a pesar de que China es muy cautelosa en este conflicto porque la integridad territorial y la soberanía son fundamentales en su política exterior. También porque hay un nuevo gobierno en Alemania, un tripartito que apenas está definiendo ahora su posición, pero que ya ha parado el Nord Stream 2. Putin también actúa ahora por la dependencia energética en pleno invierno del gas y el petróleo rusos, y porque ahora han acabado los Juegos Olímpicos de Pekín. Al parecer, Pekín había pedido que no se hiciese nada antes de la finalización de estos Juegos Olímpicos.

El alto representante de la UE, Josep Borrell, ha declarado que es verdad que los occidentales no siempre han aprovechado todas las ocasiones para encontrar un mejor acomodo con Rusia.

— Las relaciones con Rusia son muy complejas por motivos históricos y porque hay muchas percepciones sobre Rusia y muchas culturas estratégicas de los estados miembros respecto a Rusia. Para los bálticos es la amenaza número 1, la tienen en la frontera. Francia quería volver a la lógica del G8, que incluía el G7 más Rusia, pero la invasión de Crimea lo dificultó y, por lo tanto, hay una división estratégica muy fuerte dentro de la UE. Unos lo leerán como que no se ha hecho suficiente para acomodar a Rusia, otros lo leerán como que si la acomodamos ya se ve lo que pasa; es decir, tendremos un peligro efectivo en nuestras fronteras. En los acuerdos de Minsk se había llegado a una solución, interpretable, de dar una cierta garantía de que Ucrania no entrará nunca en la OTAN, y hasta ahora esto garantizaba un cierto equilibrio interpretativo de los acuerdos que había respecto a la OTAN y Ucrania. ¿Qué pasa? Que ha cambiado el contexto internacional y el contexto sobre el terreno, y estos acuerdos a los que se había llegado no parecen a ojos de Putin suficientes para garantizar esta ascendencia sobre lo que cree que es su espacio de interés vital.

Dice Putin que la desgracia de Rusia fue que la URSS instituyó unas repúblicas soviéticas en territorios como Ucrania, donde hay población de alma rusa.

— En el fondo aquí se trata de cuál es el socio principal de Ucrania, si Rusia o Europa, y este es el verdadero conflicto, el económico y político, y no tanto el etnolingüístico. Cuando Putin carga contra la Unión Soviética está haciendo una lectura muy particular de la historia de Rusia, está considerando que hay estados que no tienen derecho a existir, como Ucrania. Hay una reconceptualización casi paranoica del lo que es esto, este sueño de la gran Rusia que tiene poco que ver con la historia misma de la Unión Soviética y su desintegración.

¿Esto es una guerra entre democracias y autocracia? ¿Estamos ante un movimiento como el de Hitler en Checoslovaquia en 1938?

— No podemos examinar los acontecimientos actuales a través de los prismas del pasado, porque hoy China, Estados Unidos, Europa y Rusia viven absolutamente interconectados comercialmente y energéticamente, y esto hace que el conflicto también sea mucho más costoso, que no quiere decir que no pueda tener lugar. La confrontación entre autoritarismos y democracias también se tiñe en función de los intereses, y los establecimientos de vínculos entre autoritarismos y democracias los hemos vivido durante mucho tiempo, también por parte de los Estados Unidos. Lo que sí que hay es un refuerzo del autoritarismo en países que ya son autoritarios, como China o Rusia, pero también una degradación de la calidad democrática en las democracias consolidadas y una regresión del número de países que viren hacia la democracia. Todo eso sí que es un elemento claro de la escena internacional.

¿Cómo cree que continuará escalando esto?

— Yo creo que hay dos escenarios posibles si estamos hablando del futuro inmediato. El escenario 1 es el escenario de la anexión del Donbás completo como territorio adscrito a Rusia, como Crimea lo fue en 2014 y, por lo tanto, la pérdida de control y de integridad territorial de Ucrania respecto de estas dos regiones. Crimea ya lo es, y ahora lo será el Donbás, y que esto sea suficiente para garantizar aquello que Putin veía como su primer objetivo, es decir, que si Ucrania nunca quería votar una resolución a favor de la OTAN en su Parlamento, esta región se lo impediría. Si esto es suficiente para Putin aquí se puede frenar la escalada, pero esto sería la racionalidad, y hasta ahora no ha sido muy racional. La irracionalidad que parece que es la que está predominando en buena parte de las decisiones que toma Putin es la invasión de Ucrania en clave de gobierno amigo y, por lo tanto, el derrocamiento del gobierno y del ejército. Es decir, una invasión más clásica, si me permitís la expresión. Por lo tanto, no lo sabemos, pueden ser estas dos cuestiones y lo veremos en las próximas horas.

stats