Estados Unidos
Internacional  /  Estados Unidos 03/08/2022

Kansas vota proteger el derecho al aborto

El 60% del electorado aprueba mantener el derecho en el primer estado que lleva el aborto a las urnas

Marta Campabadal Graus
4 min
Un grupo de ciudadanos a favor del derecho del aborto celebran el resultado del referéndum.

Nueva YorkKansas ha votado a favor de proteger el derecho al aborto. Tan solo un mes después de la derogación de Roe vs Wade, este estado del centro de Estados Unidos es el primero que ha votado en referéndum para mantener o derogar la protección constitucional del aborto. Aprovechando el día de las primarias para elegir a los candidatos de cada partido a las elecciones de medio mandato de noviembre, un 60% de los ciudadanos se han pronunciado a favor de un derecho que, en EE.UU., está más comprometido que nunca. La consulta –y sobre todo su resultado– es histórica y ha tenido gran eco en todo el país.

Los analistas y las encuestas previas auguraban un resultado ajustado. Si se hubiera aprobado la derogación, la legislatura conservadora del estado podría haber promulgado una prohibición casi total del aborto, como han hecho varios estados vecinos. La pregunta de la consulta, promulgada por el Parlamento de mayoría republicana de Kansas, había causado cierta confusión por su difícil redacción. Los ciudadanos tenían que responder sí, si querían que el aborto dejara de ser un derecho constitucional. Y no, si querían mantenerlo. En todo el estado se veían letreros con mensajes de "Parad la prohibición - Votad No". La batalla también ha sido potente en las redes sociales, donde los partidos y otras entidades se han gastado 11 millones de dólares en gastos publicitarios, según informes presentados en la Comisión Ética del Gobierno de Kansas.

La victoria del derecho al aborto en Kansas es solo una brizna de esperanza, porque la realidad es que las medidas restrictivas avanzan rápidamente en el país. Solo un mes después de que el Tribunal Constitucional revocara Roe v. Wade, que en 1973 convirtió en constitucional la libertad de las mujeres para escoger qué querían hacer de su embarazo, el Guttmacher Institute, una organización sin ánimo de lucro que promueve la salud reproductiva, apunta que como mínimo 43 clínicas de todo el país han dejado de ofrecer esta intervención médica. Además, hasta 26 estados tienen leyes que restringen o prohíben el aborto y que ya han entrado en vigor o lo harán en los próximos meses.

La decisión judicial del 24 de junio que atacaba el Roe vs Wade devolvió a los estados la potestad para legislar sobre este derecho. Desde que se produjo la sentencia, 11 estados han prohibido o restringido el aborto, gracias a leyes aprobadas por sus legisladores que estaban paralizadas esperando que el Tribunal Supremo, el más conservador en ocho décadas y fruto de la presidencia de Donald Trump, les allanara el camino.

Años de presión política

Los republicanos de Kansas llevan años luchando para limitar el derecho al aborto. De hecho, en 2015 fue el primer estado de EE.UU. que prohibió un procedimiento común para abortos que tienen lugar en el segundo trimestre del embarazo. Pero el Tribunal Supremo paró la medida. Los partidarios de la iniciativa electoral, conscientes de que las prohibiciones totales del aborto son impopulares, incluso entre una parte importante de mujeres jóvenes republicanas, defendían que la enmienda no implicaba ninguna política en particular, sino simplemente "restaurar los límites del aborto dentro del sentido común", tal como decía un anuncio de la campaña.

Antes de mediados de los años 90, Kansas era uno de los estados más liberales con el aborto del país. Wichita fue la sede de uno de los pocos centros de EE.UU. proveedores de abortos durante el tercer trimestre. Uno de sus impulsores, el doctor George Tiller, fue asesinado por un extremista antiaborto en 2009.

Pero legalidad no implica necesariamente acceso. John Siebenaler es director de comunicaciones del Kansas Abortion Fund, una sección de la National Network of Abortion Funds (Red Nacional de Fondos para el Aborto), que recauda dinero para proteger el aborto en cada estado. “Si quieres abortar en Kansas tienes que pasar por un proceso de asesoramiento estatal, un periodo de reflexión de 24 horas y someterte a un montón de ecografías innecesarias, entre otros procedimientos”. Además, el estado solo cuenta con cuatro centros que ofrecen abortos, dos en Wichita y dos en Overland Park (Kansas City). Esto supone que las personas que viven en el oeste del sido tienen que conducir dos horas y media para poder abortar en Kansas o bien moverse a estados vecinos como Colorado, Nuevo México o Illinois.

A pesar de todo, el referéndum confirma que Kansas continuará siendo un foco de protección. “Somos una isla en cuanto al acceso al aborto, un lugar donde acuden mujeres de estados cercanos”. Siebenaler explica que hace meses que recibe pacientes procedentes de Texas y Oklahoma, a las cuales últimamente también se han sumado otras de Missouri, Arkansas y Luisiana. Y en los próximos meses se prevé que Nebraska e Iowa prohiban el acceso a un aborto seguro. El coste medio del procedimiento durante el primer trimestre en Kansas es de 750 dólares. El año pasado se hicieron unos 7.800 abortos en el estado, aproximadamente la mitad de los cuales eran a pacientes de estados vecinos.

Si Kansas será un precedente o no en las decisiones de los estados sobre la limitación del aborto, está por ver. De momento, sin embargo, la polarización no deja de crecer a las puertas de unas elecciones de medio mandato que serán clave para determinar qué políticas se aprueban de ahora en adelante.

stats