El ataque ruso en Ucrania
Internacional  /  Europa 27/06/2022

El G-7 acuerda dar apoyo a Ucrania "tanto tiempo como haga falta"

Los líderes de los países más ricos del mundo preparan más sanciones contra Rusia pero no las concretan

3 min
Reunió de los representantes del G7 en Alemania

Barcelona"Continuaremos suministrando apoyo financiero, humanitario, militar y diplomático y nos mantendremos junto a Ucrania tanto tiempo como haga falta". Con esta declaración han reafirmado el "compromiso firme" de dar apoyo al gobierno de Kiev los líderes de los siete países democráticos más industrializados (Alemania, Estados Unidos, Francia, Canadá, Italia, Japón y Reino Unido) y de la Unión Europea, reunidos desde este domingo en Alemania para acordar una respuesta unitaria a la agresión rusa.

Los mandatarios del G-7 han publicado un comunicado este lunes después de que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, participara telemáticamente en su cumbre anual, donde ha vuelto a reclamar asistencia militar, especialmente sistemas avanzados de defensa antiaéreos. "Continuaremos coordinando esfuerzos para responder a las demandas urgentes de Ucrania de equipación militar y de defensa", asegura la declaración conjunta, que no detalla medidas concretas, sino que supone más bien una amplia declaración de intenciones que cada país tendrá que definir y formalizar. Aun así, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha anunciado desde el castillo de Elmau que el nuevo paquete de asistencia militar comprometido por Estados Unidos incluye sistemas de defensa aérea de largo alcance y munición para la artillería y sistemas de radares.

El G-7 también ha reclamado a Rusia que ponga fin al bloqueo de cereales en los puertos de Ucrania, que está agravando la crisis alimentaria global. A la vez, ha alertado sobre los peligros de que el Kremlin transfiera misiles nucleares a la vecina Bielorrusia y ha reclamado el regreso de los ucranianos "trasladados por la fuerza" a Rusia.

Más sanciones a Rusia

El comunicado del G-7 anuncia que durante los próximos días o semanas, los siete estados "examinarán" futuras sanciones económicas para "mantener e intensificar la presión económica y política internacional al régimen del presidente ruso, Vladímir Putin, y sus facilitadores en Bielorrusia". "Seguiremos explorando nuevas maneras de aislar a Rusia de los mercados globales", manifiesta el comunicado, que hace referencia a una posible restricción a las importaciones de oro ruso, la segunda fuente de ingresos de Moscú por detrás de las exportaciones energéticas . También han decidido ampliar las sanciones para restringir el acceso de Rusia "a tecnologías e industrias clave y otros recursos".

En cuanto a la energía, el comunicado solo afirma que se tomarán "los pasos adecuados" para continuar reduciendo la dependencia de la energía rusa, a pesar de que no concreta más. Una de las cuestiones que está sobre la mesa es la limitación de los precios del petróleo, de momento sin acuerdo.

Paralelamente, este lunes los ministros de Energía de la Unión Europea han adoptado la normativa que obliga a llenar los depósitos comunitarios de gas al menos hasta el 80% para el próximo otoño y compartir las existencias entre países para reducir el impacto de una hipotética parada total del suministro de Rusia.

Ataque en un centro comercial

Mientras tanto, la presión militar de Rusia contra la población ucraniana no se para. Este lunes las fuerzas de Moscú han atacado un centro comercial en Kremenchuk, al este del país, donde había más de 1.000 civiles, según ha asegurado Zelenski. "Es imposible llegar a imaginar el número de víctimas", ha afirmado, a la vez que ha considerado que "es inútil esperar decencia y humanidad por parte de Rusia".

Kremenchuk es una ciudad que tenía unos 217.000 habitantes antes de que empezara la guerra, situada al lado del río Dniéper, en la región de Poltava. El ataque ha provocado al menos 10 muertos, según ha informado el gobernador regional, Dmitró Lunin, que se ha mostrado poco optimista de encontrar muchos supervivientes entre los escombros, puesto que el bombardeo ha provocado "un gran incendio". Lunin ha concretado que no hay ningún objetivo militar cerca del centro comercial, y ha asegurado que "es un acto de terrorismo contra civiles".

stats