El ataque ruso en Ucrania
Internacional  /  Asia 26/06/2022

China, al auxilio de Rusia con la compra de (mucho) más petróleo

Las importaciones de crudo aumentan el 55% y llegan a un máximo histórico en medio de las sanciones de Occidente

3 min
El humo sale de un incendio a la refinería de petróleo, propiedad del productor de petróleo ruso Gazprom Neft, en Moscú, Rusia, al 2018

PekínPekín se ha convertido en una especie de salvavidas para Moscú. Rusia encuentra en China un aliado que ayuda a compensar la pérdida de ventas en Europa por las sanciones impuestas en respuesta a la invasión de Ucrania. "La alianza sin límites" que anunciaron el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, el pasado mes de febrero se mantiene vigente. Aunque el gigante asiático tiene cuidado e intenta evitar que sus empresas sean represaliadas para saltarse las sanciones, no ha dudado en aumentar las compras en Moscú.

Las cifras son relevantes. Rusia se ha convertido en el principal suministrador de petróleo en China, por delante de Arabia Saudí. Según los datos publicados esta semana por las aduanas chinas, la importación de petróleo ruso se disparó un 55% en el mes de mayo respecto al mismo periodo del año anterior. El gigante asiático recibió este mes cerca de 8,42 millones de toneladas de crudo a través del oleoducto de Siberia Oriental y el océano Pacífico, y también a través de los envíos marítimos. Son casi dos millones de barriles diarios. Las empresas estatales chinas Sinopec y Zhenhua Oil son los principales compradores. Las estadísticas también muestran como las importaciones de gas licuado ruso se incrementaron un 56% respecto al mes de mayo de 2021.

El hecho es que Pekín aumenta las compras de petróleo ruso a pesar de que la demanda ha caído debido a la paralización de la actividad que provocan las restricciones de la política de covid cero. Por eso es fácil pensar que el Gobierno chino delgada las buenas relaciones con Putin a pesar de la desaceleración de su economía. Pero sin olvidar que Pekín hace un buen negocio: Rusia se ha visto obligada a ofrecer grandes descuentos para incentivar las ventas del petróleo debido a los riesgos asociados a las sanciones impuestas.

La segunda economía del mundo es el principal importador de petróleo del planeta. A pesar de las sanciones en Irán, Pekín también le ha continuado comprando crudo a través de terceros países, como Malasia. En cambio, sigue siendo cauto con Venezuela para evitar las sanciones norteamericanas y, oficialmente, desde 2019 ha dejado de ser uno de sus proveedores.

Alineados con Moscú

China ha hecho gestos inequívocos de apoyo a Rusia a pesar del desgaste internacional que le comporta. En ningún momento ha condenado la invasión de Ucrania, que sigue calificando oficialmente de “operación militar especial”. Ha subscrito la tesis de Putin de culpar a la OTAN del conflicto porque es una amenaza para Rusia. En una reciente conversación telefónica entre Xi Jinping y Vladímir Putin, el líder chino aseguró que continuaría apoyando a Moscú en materia de “soberanía” y “seguridad”.

Xi Jinping también ha defendido en sus reuniones con la Unión Europea o Estados Unidos la necesidad de buscar una solución negociada para acabar con el conflicto y ha criticado el envío de armas a Ucrania alegando que solo conseguirá alargar la guerra. Y, por supuesto, los diplomáticos chinos no han apoyado las resoluciones de la ONU para condenar a Moscú por la invasión.

China y Rusia mantienen su alianza y colaboración. Es una sintonía que se ha visualizado en la reunión virtual de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) de este jueves y viernes. Xi Jinping criticó en un discurso inicial “la expansión de las alianzas militares” en una clara alusión a Estados Unidos y la OTAN.

Complicidad de los BRICS

La reunión ha permitido el retorno de Vladímir Putin, a pesar de que de manera virtual, en un foro internacional. El presidente ruso reivindicó fortalecer los lazos entre los países BRICS ante las sanciones. También dio la bienvenida a la posible apertura de cadenas minoristas indias en Rusia y otras futuras inversiones. Putin incluso propuso crear una nueva moneda de reserva internacional para reducir la dependencia del dólar y del euro, junto con mecanismos alternativos de transferencias internacionales. De este modo se superaría el aislamiento del Banco Central Ruso.

Y es que a medida que Occidente ha intensificado las presiones contra Rusia por la invasión contra Ucrania, Putin busca nuevos mercados en Asia para frenar las pérdidas. Además de China, el otro gran comprador del petróleo ruso es India. El Gobierno del primer ministro Narendra Modi ha pasado de casi no comprar a Moscú a importar más de 760.000 barriles por día en mayo. Y, de paso, beneficiarse de la bajada de precios. Según la Agencia Internacional de la Energía, en los dos últimos meses India ya habría superado a Alemania como el segundo importador de crudo ruso.

stats