Extrema derecha
Internacional  /  Europa 08/12/2022

Un noble, una juez, antivacunas y exmilitares: los 25 detenidos que querían dar un golpe de estado en Alemania

Los arrestados tenían un supuesto plan para asaltar el Parlamento y tomar el poder con violencia y muertos

4 min
Detenidos miembros de extrema derecha en Berlín

DortmundLa radicalización de la extrema derecha en Alemania hace tiempo que es conocida. Pero este miércoles por la mañana ha hecho falta una acción sin precedentes para desmantelar una red terrorista acusada de querer dar un golpe de estado en el país. La Fiscalía Federal ha tenido que poner en marcha la operación antiterrorista más grande en Alemania desde que acabó la Segunda Guerra Mundial.

Hasta 3.000 agentes se han concentrado en esta misión desde once estados federados diferentes. También ha habido intervenciones en Austria y en Italia. Se han registrado 150 viviendas y despachos profesionales de una cincuentena de acusados, se han producido 25 detenciones y trece de los detenidos ya han pasado a prisión preventiva inculpados de formar parte de una asociación terrorista.

Las investigaciones siguen en marcha para aclarar hasta qué punto los planes para derrocar al actual gobierno del canciller Olaf Scholz estaban trabajados y qué fantasías concretas tenían los impulsores de esta conspiración. Para el fiscal general del estado, Peter Frank, el objetivo que seguían los detenidos era crear un brazo armado y “liquidar el orden estatal actual en Alemania con violencia y medios militares”.

Los detenidos son un conglomerado de personas con diferentes ideologías y seguidores de mitos conspirativos, apunta la Fiscalía Federal. La mayoría proviene de la escena de los reichsbürger (ciudadanos del imperio), que creen que Alemania como República Federal no existe y tiene que ser un gran imperio como el que tuvo lugar entre 1871 y 1918. Los reichsbürger no reconocen las instituciones alemanas actuales y querrían implementar un sistema no democrático. Cada vez se comportan de forma más violenta. Como movimiento, sin embargo, está prohibido desde hace dos años y medio.

A los llamados "ciudadanos del imperio" no se les había hecho mucho caso hasta que el febrero pasado, ante los actos de violencia creciente, la Fiscalía Federal los puso bajo la lupa. Según el Departamento Federal de Investigación Criminal, este colectivo ha pasado en menos de diez años de estar formado por 15.000 personas que no reconocen la Constitución, el sistema de justicia y el aparato fiscal alemán a 21.000. De este, unos 2.100 son considerados potencialmente violentos. Algunos incluso con instrucción militar porque son exsoldados del ejército alemán.

El arresto de Michael F. es muy inquietante para los ciudadanos judíos en Alemania. Como policía, fue responsable en 2020 de los planes de seguridad de la comunidad judía en la Baja Sajonia. En 2022 fue expulsado de este servicio al destaparse que era querdenker, simpatizante del denominado pensamiento lateral y ferviente creyente de teorías de la conspiración.

Entre el conglomerado de presuntos terroristas de ultraderecha que forman la red destapada este miércoles también hay seguidores de la ideología conspirativa y antisemita QAnon, según la cual una élite secreta se quiere apoderar del mundo. Creen que ahora los aliados occidentales –Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos– controlan Alemania y que el país está dominado por un estado profundo y oculto.

Una exdiputada, entre los detenidos

La figura central del grupo de detenidos es Heinrich Reuss, descendente de una antigua casa principesca de la actual Turingia. También llama la atención la detención de Birgit Malsack-Winkemann, jueza de profesión en Berlín y ex política de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). Como exdiputada del Parlamento federal se conoce bien el edificio del Reichstag, presunto objetivo terrorista de la red destapada este miércoles. Malsack-Winkemann, de 58 años, es aficionada al tiro deportivo y tiene en casa varias armas. Su abogado no ha querido hacer ningún tipo de declaración.

“Si se confirma esta información de una exdiputada de la AfD se demostraría en qué lío está metido este partido. Ellos no se preocupan de Alemania sino de la destrucción de la democracia parlamentaria”, ha criticado enseguida el jefe de los liberales del FDP en el Bundestag, Christian Dürr.

La ministra de Interior alemana, Nancy Faeser, ha anunciado mano dura contra la escena de los "ciudadanos del imperio". A través de las redes sociales, la titular del gobierno de Berlín ha afirmado que las investigaciones permiten adentrarse en el abismo de una amenaza terrorista “llena de fantasías de un derribo violento y de ideologías conspirativas ”.

El político de Los Verdes especialista en Interior Konstantin von Notz lo ha aprovechado para establecer paralelismos con la tendencia anticonstitucional en Estados Unidos: “Desde el ataque al Capitolio en Washington en enero del 2021 sabemos con exactitud que a los discursos antidemocráticos los pueden seguir hechos graves dirigidos contra la democracia y el Parlamento. Hay que mantenerse muy atento”.

Entre los detenidos en la macrobatida de este miércoles hay varios exmilitares y actuales soldados del ejército. Entre ellos hay personas con formación en mandos militares especiales que los hacían en extremo peligrosos. Presuntamente habían planeado asaltar el edificio del Reichstag y provocar una situación similar a una guerra civil atacando el suministro eléctrico para generar un apagón en toda Alemania.

El detonante de la gran operación activada este miércoles fueron las investigaciones contra otra red de ultraderecha y conspiranoica llamada “patriotas unidos”, los jefes de la cual fueron detenidos en abril cuando habían planificado secuestrar al ministro alemán de Salud, Karl Lauterbach.

stats