Internacional 04/11/2021

El expolicía vegano que será el segundo alcalde negro de Nueva York

Eric Adams ha prometido reducir el crimen y reformar la policía para acabar con su sesgo racista

3 min
Eric Adams durante su discurso como nuevo alcalde de Nueva York

BarcelonaVegano, amante de la bicicleta y de la meditación. Unas credenciales que arrecian el perfil progresista del nuevo alcalde de Nueva York, Eric Adams, pero que no lo dicen todo sobre él. Este excapitán de policía que se metió en política hace cerca de dos décadas para defender la justicia racial se ha convertido este martes en el segundo alcalde negro de la ciudad. Adams, de 61 años, trabajó durante 22 años en el cuerpo de policía de Nueva York, el más importante de los Estados Unidos, donde él mismo ha admitido que comprobó el racismo sistémico dentro del cuerpo. Desde la alcaldía de Nueva York, se ha comprometido a combatirlo aumentado la diversidad dentro del cuerpo policial.

Nacido en Brooklyn y criado en las calles de Queens, hijo de una madre soltera que trabajaba de cocinera y mujer de la limpieza, la historia personal de Adams tiene todos los ingredientes de superación y lucha contra la injusticia que construyen la narrativa del héroe norteamericano. Una narrativa que ha sabido aprovechar a lo largo de sus más de quince años de carrera política, rellenando de anécdotas autobiográficas cualquiera de sus grandes intervenciones públicas. Una de las más conocidas es la que explica qué le motivó a ser policía: cuando tenía quince años, él y su hermano fueron detenidos por invasión de propiedad privada y les apalearon. El trauma le hizo querer convertirse en policía y cambiar la profesión desde dentro, explica.

Adams ha hecho bandera de la lucha contra la injusticia racial durante toda su carrera política, que arrancó ya en los 90, cuando intentó, sin éxito, presentarse al Congreso. Después de un breve paso por el Partido Republicano, al que se unió en 1997 durante la alcaldía de Rudi Giuliani, Adams se pasó a los demócratas y se convirtió en senador estatal de Nueva York en 2006. En 2013 se convirtió en el primero afroamericano presidente del distrito de Brooklyn.

Aún así, durante la campaña a la alcaldía de Nueva York, que ya arrancó a principios de año de cara a las primarias demócratas que ganó en el mes de junio, se ha desvinculado claramente del movimiento defund the police, surgido en las protestas del Black Lives Matter contra el racismo policial y que reclama desinvertir en la policía. Su receta para la reforma policial pasa, en cambio, por "la diversidad y la transparencia", una promesa electoral que une a la de "reducir el crimen" en la Gran Manzana.

A partir del 1 de enero, toma posesión y le tocará aplicarla. Además de otras promesas, como las 300 millas (482 kilómetros) de carril bici protegido que quiere añadir en la ciudad, o las mejoras en el acceso a los servicios sanitarios y la vivienda para las clases bajas y medias. Adams no olvida sus orígenes humildes, y ha prometido enmendar unas políticas de la ciudad que "traicionaron a mamá", dijo cuando fue a votar. Aún así, una polémica desatada durante las primarias demócratas puso en cuestión que el futuro alcalde viva en Nueva York. Su declaración fiscal dice que vive en Nueva Jersey, donde es copropietario de un apartamento con su pareja, y durante la cumbre de la pandemia estuvo durante semanas viviendo en su despacho de la sede del distrito de Brooklyn. Adams hizo una visita para la prensa donde decía que era casa suya, en el barrio de Brooklyn, pero algunas cosas no acabaron de convencer a los periodistas: la comida de la nevera no era vegana, según Adams porque era de su hijo. El nuevo alcalde de Nueva York es vegano, o al menos vegetariano, desde que a los 56 años descubrió que tiene diabetes.

stats