Internacional 07/08/2021

Luis Carrión, exsandinista exiliado: "Incluso los candidatos presidenciales más inofensivos están encarcelados en Nicaragua"

5 min
L'ex guerrillero exiliado Luis Carrión, ahora exiliado, poniendo en Managua durante una entrevista en 2019, en una imagen de archivo.

El sueño de la izquierda sandinista que derrotó la dictadura de Somoza en 1979 se desvaneció ya hace tiempo por la deriva autoritaria del presidente, Daniel Ortega, que hace años que ha convertido el país en un régimen autoritario y familiar, con su mujer, Rosario Murillo, como vicepresidenta. Pero desde las protestas del año 2018, que se saldaron con más de 300 muertos, la represión se ha endurecido y en las últimas semanas el régimen se ha dedicado a encarcelar a todos los opositores que le podían hacer sombra de cara a las elecciones presidenciales que el país tiene que celebrar este mes de noviembre. Aspira a su quinto mandato, cuarto consecutivo. Entre los más de 30 detenidos en los últimos meses, para hacerse unas elecciones a medida, hay ex líderes guerrilleros sandinistas críticos como Dora María Téllez o Hugo Torres, pero también la candidata a la vicepresidencia del partido derechista CxL, Berenice Quezada. Para no convertirse en un represaliado más, Luis Carrión Cruz (Managua, 1952), que fue uno de los nuevo comandantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) cuando llegaron al poder a finales de los 70, se exilió el 23 de junio y atiende telefónicamente al diario ARA desde un país que no quiere revelar.

¿Cómo se vive la represión desde la distancia?

— Se vive con dolor porque hay mucho sufrimiento en el país. Siguen las capturas y ya no se sabe ni el criterio con el que se detiene incluso a la directora de la unidad jurídica de una organización por los derechos humanos como María Oviedo. El nivel de indefensión es tan alto que ni siquiera quedarán abogados para defender a los presos políticos. A la vez, ilegalizan sociedades civiles médicas para querer informar sobre el covid a la población, puesto que el gobierno no da información sobre hospitalizados.

¿Hasta dónde más llega esta represión?

— Se detienen candidatos a la presidencia de cualquier espectro político, a izquierda y derecha, incluso los políticos más inocuos están encarcelados. Periodistas, empresarios, abogados... La amplitud de esta represión no tiene precedentes. Los pocos medios independientes que quedan se están autocensurando y solo hablan comparsas del régimen.

¿Ha podido contactar con compañeros detenidos?

— No. Todos los que han sido encarcelados están aislados. No les ha podido ver su familia, no les ha podido ver un abogado... Hace 90 días que han sido detenidos sin haber sido presentados ante un juez ni ante nadie.

¿Esperaba una reacción más fuerte de la comunidad internacional y de la región?

— Bien es verdad que queda muy poco de izquierda democrática en América Latina y las respuestas han sido decepcionantes. México se declara neutral y no ha votado a favor de las resoluciones condenatorias de la OEA (Organización de los Estados Americanos). Argentina hizo una tímida propuesta para ser mediadora con la oposición y Ortega les envió a hacer gárgaras. Bolivia da total apoyo a Ortega, igual que Venezuela y Cuba. Los únicos que han criticado y condenado el régimen son los del Frente Amplio, de Uruguay, y ya no están en el poder. Ven el mundo con una lógica de guerra fría, de imperialismo contra antimperialismo, que no se adecúa a la realidad actual.

¿Y los Estados Unidos, que en los 80 financiaron la Contra, insurgencia terrorista contra el sandinismo, y tenían mucho interés en la región?

— No me corresponde a mí decir qué tendría que hacer Estados Unidos y está claro que tienen sus propios intereses, pero no son los responsables de lo que está pasando. En cuanto a las sanciones, no tienen una gran repercusión en la situación del país porque en Nicaragua se aplican a personas y empresas asociadas a Ortega; no ha habido sanciones sobre las relaciones comerciales, que, de hecho, han crecido con Estados Unidos en los últimos años.

¿El régimen de Ortega es tan dictatorial como el de Somoza que combatisteis desde el sandinismo?

— Son situaciones diferentes. Somoza bombardeó ciudades y asesinó a mucha gente. El año 2018 las protestas dejaron más de 320 muertos y más de 1.000 heridos, pero no llega al nivel de virulencia de Somoza. Ahora bien, ¿en qué gana Ortega? El control de los aparatos del estado, del consejo electoral, la asamblea nacional, los usa a favor de su acción represiva. Yo no recuerdo en tiempos de Somoza una represión a medios de comunicación y periodistas como la de hoy. Somoza fue una dictadura familiar del siglo XX. Ortega está organizando un régimen dinástico pero más totalitario porque intenta controlar toda manifestación, incluso las patronales, gremios profesionales de abogados, ONGs o asociaciones de médicos.

La revolución sandinista fue una referencia de la izquierda. ¿Se esperaba que Daniel Ortega lo convirtiera en esto?

— El sandinismo ya tenía una vena autoritaria en su esencia, pero se fue reforzando de la mano de Ortega, sobre todo en l9s 90, cuando decidí dejar el partido. Ortega un día dijo que aceptaría la derrota electoral ante la nueva presidenta Violeta Chamorro y tres días después estaba diciendo que gobernaría desde bajo y liderando acciones armadas y sabotajes para imponer su voluntad. Fuimos muchos los que rompimos con Ortega para crear el Movimiento Renovador Sandinista porque rechazábamos su método. En la campaña electoral de 2006 ya advertimos de que si volvía al poder crearía una dictadura autoritaria y nos dijeron que éramos unos exagerados. Muchos no veían el peligro, especialmente los empresarios que tejieron alianzas. Había represión y asesinatos selectivos, sobre todo en zonas rurales. Poco a poco, todo se fue orteguizando: la policía, el ejército... Fueron minimizando todo esto y legitimando el proceso de dictadura tras fraudes electorales.

A pesar de todo, consiguió mantener un cierto equilibrio y paz social gracias a la economía.

— Sí. Por un lado, cumplió fielmente todas las vindicaciones del Fondo Monetario Internacional, como haría cualquier partido de derechas. Y, del otro, el dinero venezolano que consiguió tuvo un impacto muy positivo para la economía. Recibió 3.000 millones de dólares y esto es muchísimo. Pudo comenzar programas sociales que ayudaron a mantener una cierta paz social. Esto empezó a deteriorarse antes de las protestas de 2018, pero no fue la ruptura económica lo que precipitó la crisis, sino la misma represión. Una pequeña protesta de jubilados fue reprimida con tal violencia que obtuvo una respuesta masiva de la ciudadanía.

Con el incremento de la represión, Ortega debe temer que si abandona el poder vaya a la cárcel.

— Sí, él solo se siente seguro en el poder y controlando el poder. Su propósito es mantenerse y morir en el poder y esto no es defensa de la soberanía, porque él entrega la soberanía cuando hace falta, como por ejemplo a un empresario chino cuando pactó un supuesto canal que generó una gran lucha de campesinos.

stats