Internacional 09/07/2021

Orbán desafía a Bruselas y activa la ley homófoba

La Eurocámara reclama no conceder fondos europeos a Hungría hasta que respete los derechos fundamentales

4 min
El primer ministro húngaro, Viktor Orban.

BruselasUn globo gigante en forma de corazón de los colores del arcoíris se ha hinchado esta mañana ante el Parlamento de Hungría en protesta contra la ley que ha entrado en vigor este jueves y que prohíbe hablar de la homosexualidad en las escuelas del país camuflada en una legislación contra la pederastia. "La ley homófoba redactada según el modelo de Putin quiere eliminar de la esfera pública a las personas LGTBI++", ha dicho Dávid Vig, presidente de Amnistía Internacional en Hungría, mientras se levantaba el globo de diez metros. Pero ni esta acción reivindicativa ni tampoco las amenazas de Bruselas han parado a Viktor Orbán, que ha activado la ley a pesar de que la Unión Europea ha intensificado el asedio. Están en juego los fondos europeos.

"Si Hungría no rectifica, la Comisión Europea recorrerá a los poderes que le confieren los tratados sin prejuicio del estado que incumpla la legislación comunitaria", decía este miércoles en el hemiciclo de la Eurocámara la presidenta del ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen. Y es que una amplia mayoría del arco parlamentario le pide contundencia. Orbán se está quedando cada vez más solo. Hace dos semanas el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, lo invitaba a llevarse a Hungría fuera de la Unión en una cumbre en la que la mayoría de sus homólogos condenaron la ley que acaba de entrar en vigor. Este jueves ha sido una mayoría de la Eurocámara, incluido su antiguo grupo, el Partido Popular Europeo, quien ha pedido que se congelen los fondos europeos a Hungría hasta que garantice el cumplimiento de los derechos fundamentales. Solo ha encontrado el apoyo en la ultraderecha, con la que, de hecho, está intentando crear un nuevo grupo en el Parlamento Europeo. El texto se ha adoptado con 459 votos a favor, 147 en contra y 58 abstenciones. Los parlamentarios avisan de que no se trata de un "incidente aislado" sino de "otro ejemplo intencionado y premeditado del desmantelamiento de los derechos fundamentales en Hungría" y piden a la Comisión y los gobiernos que actúen con "urgencia".

Los fondos europeos en juego

Y Bruselas se lo está pensando. Todavía no ha llegado a Budapest la luz verde de la Comisión Europea al plan de reformas indispensable para que pueda acceder a los 7.200 millones de euros que le corresponden de los fondos antipandemia. Y es que, como confirmaba miércoles el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, el ejecutivo comunitario está pidiendo más compromisos a Orbán antes de abrir el grifo. La ley da dos meses a los técnicos de la Comisión para que den el visto bueno a cada plan de recuperación y Budapest presentó el suyo el 12 de mayo, así que el próximo lunes se acaba el plazo. Existe la posibilidad de acordar una prórroga, pero tiene que ser pactada entre Bruselas y la capital en cuestión y si una cosa queda clara es que las relaciones entre la capital belga de las instituciones europeas y la del país son más que turbulentas.

Después de que Von der Leyen dejara claro que la ley de Orbán va "profundamente en contra de los valores fundamentales de la UE", Budapest le respondía desafiante por vía del ministro de Gobernación, Gergely Gulyás: "Bruselas no puede determinar quién y cómo educa a nuestros hijos. [...] Son mentiras inaceptables" , dijo después de reiterar que defenderán la ley por todas las vías legales que haga falta. Al fin y al cabo, este es el último capítulo y el más encendido hasta ahora de un enfrentamiento constante entre Orbán y Bruselas con el que el primer ministro húngaro extiende el discurso euroescéptico en el país que hace años que lidera buscando rédito electoral.

La semana pasada el ejecutivo ultraconservador lanzó una nueva consulta en la que preguntaba a su ciudadanía cuestiones como por ejemplo: "Organizaciones financiadas por George Soros han iniciado un amplio ataque contra Hungría por la ley de defensa de los menores. Esta ley prohíbe la propaganda de contenido sexual dirigida a los menores en guarderías y escuelas, así como en los medios a los que tienen acceso los niños. ¿Qué opina?" Las opciones de respuesta son escasas: "Está bien que la ley limite la propaganda sexual dirigida a menores" o bien "La propaganda sexual dirigida a los menores no es peligrosa; por lo tanto, no hay que limitarla", recoge la agencia Efe. También hay preguntas que apuntan directamente a Bruselas. Pero el año que viene hay elecciones generales en Hungría y en las instituciones europeas no quieren alimentar todavía más el discurso euroescéptico de Orbán. Como ya hizo durante la crisis de los refugiados, Orbán apunta ahora hacia un nuevo enemigo mientras tapa casos de corrupción o los 30.000 muertos que ha dejado la pandemia.

Así pues, desde Bélgica se observa con atención hasta dónde estirará la cuerda el ultraconservador húngaro mientras los técnicos comunitarios preparan un posible nuevo procedimiento de infracción, además de los que ya tiene abiertos en virtud del artículo 7 del tratado de funcionamiento de la Unión Europea. Ahora bien, los colectivos LGTBI+ de Hungría avisan de que harán frente a una nueva ley que, a pesar de toda la polémica, ya puede empezar a censurar a medios y escuelas.

stats