Europa
Internacional 08/03/2021

Suiza aprueba en referéndum la prohibición del burka en la calle

La consulta impulsada por la extrema derecha impone por poco margen el veto a cubrirse la cara si no es por motivos de salud

Sònia Masip Arrazola
3 min
Rueda de prensa en apoyo a la prohibición del burqa en un referéndum en Suiza el 7 de marzo de 2021.

Los suizos han aprobado en referéndum este domingo prohibir el burka o el nicab en calles, bares y restaurantes. La polémica consulta, impulsada por un grupo de extrema derecha, no mencionaba ninguna de estas indumentarias en concreto, pero proponía "prohibir la cobertura facial completa" en los espacios públicos, con la excepción de las mascarillas sanitarias y otros motivos de salud.

El veto se ha aprobado por un estrecho margen, con el 51,2% de los votos ante el 48,8% que se oponía. Suiza se suma así a Francia, Bélgica, Austria, Dinamarca, Países Bajos y Bulgaria, los países europeos que hasta ahora han impuesto también una prohibición total o parcial del burka y los nicabs a los espacios públicos. Dos de los 26 cantones de Suiza, Ticino y Sankt Gallen, ya habían aprobado el veto a los velos faciales en público en 2013 y 2018, respectivamente. Ahora la prohibición se amplía a todo el país.

La mayoría del Parlamento y también del gobierno federal se oponían a la consulta, e incluso aprobaron una contrapropuesta que planteaba aprobar una ley para obligar todo el mundo a retirarse la cobertura facial si un trabajador público les pedía identificarse. Además, alegaban que el burka o el nicab son fenómenos muy poco habituales en Suiza. De hecho, según una estudio de la Universidad de Lucerna, prácticamente ninguna mujer en Suiza lleva burka y solo unas 30 mujeres aproximadamente en todo el país llevan nicab, el pañuelo que cubre el cabello y toda la cara excepto los ojos.

Con todo, la comunidad islámica del país ha reaccionado al resultado del referéndum con evidente malestar. El Consejo Central de Musulmanes en Suiza ha lamentado el "día negro" que representa este domingo para ellos. "Esta decisión de hoy abre antiguas heridas, extiende el principio de la inequidad legal y envía una clara señal de exclusión a la minoría musulmana", dijo el Consejo en un comunicado, en el que se advertía que se recurriría legalmente las leyes que surgieran de esta consulta y se iniciaría una recaudación de fondos para ayudar a las mujeres que pudieran resultar multadas. Los musulmanes representan un 5% de los 8,5 millones de personas que viven en Suiza, es decir, cerca de 400.000 personas.

También un colectivo de mujeres feministas mayoritariamente musulmanas, Les Foulards Violets, rechazó la prohibición y la tildó de sexista "e islamófoba". "Porque no liberamos a las mujeres violando su derecho a decidir e instrumentalizando el feminismo con motivos racistas", decían a su web.

Cartel de la campaña a favor del sí al referéndum para prohibir el burka y el nicab en Suiza.

El referéndum, de hecho, ha sido impulsado por el partido populista de derechas Unión Democrática de Centro (UDC) a través del llamado Egerkingen Komittee, el mismo que en 2009 impulsó un referéndum que consiguió prohibir la construcción de nuevos minaretes en las mezquitas. El comité impulsó esta nueva consulta el 2016 y la ha querido presentar como una medida para prohibir a los hooligans y manifestantes violentos que lleven la cara tapada en la calle. Pero, a pesar de que el texto de la consulta no los menciona explícitamente, la campaña en favor del sí a la prohibición ha girado alrededor del burka y de la "radicalización del islam", en palabras de los representantes de UDC, con carteles en los que salían mujeres con nicab dibujadas con una expresión de enfado en los ojos con el eslogan "Paremos el extremismo".

Pero la comunidad musulmana no es la única indignada con el referéndum de este domingo. La alianza de hoteleros y profesionales de turismo de Berna y Ginebra también han expresado su oposición a una medida que temen que reduzca las llegadas de turistas de países árabes.

stats