Internacional 08/09/2021

Los talibanes anuncian un gobierno interino lleno de viejos conocidos

Sirajuddin Haqqani, perseguido por los EE.UU., ocupa la cartera del ministerio del Interior

3 min
Un momento de la tensa manifestación que ha tenido lugar este martes en las calles de Kabul

LondresHoras después de que militantes talibanes disolvieran por la fuerza una manifestación de centenares de hombres y mujeres en Kabul, la más multitudinaria desde el retorno de los extremistas al poder de Afganistán, el portavoz del grupo radical, Zabihullah Mujahid, ha anunciado la formación de un primer gobierno, todavía provisional. El ejecutivo no será inclusivo, tal como habían anticipado los extremistas, y está formado, básicamente, por pesos pesados del grupo. Y, por supuesto, no hay ninguna mujer.

El mulá Abdul Ghani Baradar, que había liderado las negociaciones de los talibanes con los Estados Unidos hasta llegar a un acuerdo de paz con la administración de Donald Trump en marzo de 2020, y que parecía el mejor posicionado para convertirse en líder supremo, ha sido designado vice primer ministro del proclamado emirato islámico. Será el también mulá Mohammad Hassan Akhund, miembro fundador del grupo, que había hecho funciones de ministro de Exteriores y vice primer ministro del primer gobierno en los 90, el que actuará como jefe del consejo de ministros.

El nombramiento que llama más la atención hasta ahora, y que puede causar todavía más preocupación en Occidente, es el de Sirajuddin Haqqani –líder de la red Haqqani, considerada terrorista por los Estados Unidos–, que será el nuevo ministro del Interior. El FBI había llegado a poner el precio de 5 millones de dólares por informaciones que condujeran a capturarlo. En la práctica, pues, este hombre será el encargado de velar por el mantenimiento del orden y, en definitiva, de la ortodoxia talibana más estricta. Se aleja, por lo tanto, la posibilidad de un gobierno inclusivo, tal como habían declarado inicialmente las nuevas autoridades de Kabul, desde la caída de la capital el 15 de agosto. Finalmente, Mawlawi Muhammad Yaqoob, el hijo mayor del líder fundador de los talibanes, el mulá Mohammad Omar, ocupará el cargo de ministro de Defensa.

Sin contemplaciones

Tampoco las advertencias de varios países occidentales de no reconocerlos si optaban por un ejecutivo de línea dura, similar al de la década de los 90, han convencido a los talibanes para optar por un ejecutivo más moderado. En poco más de tres semanas de poder, los talibanes ya han demostrado que las cosas no han cambiado mucho. Lo advertían este fin de semana en declaraciones a este diario un grupo de mujeres afganas: "Por favor, no se crean a los talibanes. No han cambiado. Son los mismos de siempre", aseguraban.

De hecho, otra muestra de esto es la represión contra la manifestación de este martes, en la que los manifestantes han sido reprimidos con fuego al aire, latigazos, detenciones y golpes. Varios periodistas han sido arrestados. Los manifestantes, unas 300 personas, gritaban "libertad", y algunos incluso se han atrevido a proclamar "fuera los talibanes". También se han gritado consignas contra Pakistán, por la presunta implicación del país vecino en el apoyo al régimen fundamentalista y a la ofensiva sobre el valle del Panshir.

En las redes sociales, una de las manifestantes, Zahra Rahimi, ha colgado varios vídeos a través de Twitter en los que se ve cómo centenares de mujeres habían sido encerradas por los guardianes de la ortodoxia en un parking para que no se unieran a la marcha, que según informa Efe también se ha repetido en otras ciudades del país.

Con todo, fuentes de los talibanes han ofrecido una interpretación completamente diferente de las mismas imágenes. Según su versión, los miembros de la seguridad de un banco cercano al lugar donde se había convocado la protesta habían ofrecido refugio a las mujeres para evitar que hubiera heridos a raíz de los disparos indiscriminados al aire. El tuit de Zahra Rahimi, sin embargo, aseguraba: "Los combatientes talibanes han cogido a decenas de mujeres y las han encerrado en un parking para evitar que se unieran a la protesta de hoy".

Blinken, en Catar

El secretario de Estado de la administración Biden, Antony Blinken, ha visitado este martes Catar para estudiar los pasos a seguir en Afganistán después de la culminación de la retirada de sus tropas. Poco antes de que aterrizara, un funcionario norteamericano ha revelado que cuatro ciudadanos de los EE.UU. habían abandonado Afganistán con el conocimiento de los talibanes, en una de las primeras evacuaciones organizadas por Washington desde su retirada definitiva. Los cuatro ciudadanos norteamericanos abandonaron el país por vía terrestre. Con todo, tanto congresistas como integrantes de grupos de ayuda humanitaria han asegurado que a centenares de personas, incluidos ciudadanos norteamericanos, se les ha bloqueado la posibilidad de salir en vuelos chárter desde el aeropuerto de Mazar-e-Sharif, en el norte del país.

stats