Internacional 16/02/2021

La vacuna de Pfizer reduce en un 94% los casos sintomáticos

Un estudio sobre 1,2 millones de inmunizados muestra que es igual de eficaz en todas las edades

2 min
Una dosis de la vacuna de Pfizer preparada para su administración a un paciente a Pittsburgh, en los Estados Unidos.

LondresLos casos sintomáticos de covid-19 caen un 94% después de dos dosis de la vacuna de Pfizer, según el estudio más amplio hecho hasta ahora, a partir de los datos obtenidos durante la campaña de vacunación que se está llevando a cabo en Israel. El análisis, hecho por Clalit, el proveedor sanitario más grande del país, demuestra también que la vacuna es igual de eficaz para todos los grupos de edad. Además, los casos graves caen un 92%.

Clalit analizó 1,2 millones de personas, 600.000 de las cuales habían recibido ya las dos dosis y las otras 600.000 no. Según Clalit, los participantes en la muestra se igualaron a partir de establecer comparaciones en el estado de salud general, la equiparación de las condiciones del lugar de residencia, el riesgo de infección y el riesgo de sufrir enfermedades graves. A pesar del éxito desigual de Israel en el combate contra la pandemia, el despliegue del programa de vacunación es el más avanzado del mundo, con 74,43 dosis (al menos una) por cada 100 personas.

A pesar de esto, en las últimas dos semanas las autoridades israelíes se han mostrado preocupadas por el abandono progresivo de los jóvenes del programa de inmunización. En este mismo periodo se ha detectado un aumento del porcentaje de casos de jóvenes que ingresan en las unidades de cuidados intensivos. Cada vez hay menos pacientes mayores, de más de 60 años, y los que están ingresados no están vacunados.

En este sentido, investigadores del Instituto de Ciencias Weizmann, que han estado tabulando datos nacionales, aseguraron este domingo que se observó por primera vez un fuerte descenso de la hospitalización y de enfermedades graves identificadas con anterioridad entre el primer grupo de edad que se vacunó (de 60 años o más) en comparación con los que no, de 55 años o menos. El ministro israelí de Salud, Yuli Edelstein, ha propuesto, incluso, la prohibición de que las personas que no se hayan querido vacunar no puedan tener acceso a tiendas, centros comerciales, restaurantes y gimnasios. En las últimas 24 horas, Israel ha registrado 3.105 casos nuevos y 15 muertos.

Arma electoral

Benjamin Netanyahu ha hecho de la vacuna un pilar de su campaña para las elecciones del 23 de marzo, las cuartas que vivirá Israel en dos años, y a las cuales se enfrentará como el primer ministro en activo sometido a un juicio por corrupción en la historia del país. El gobierno espera haber vacunado a cinco millones de personas cuando se pongan las urnas, cosa que tendría que servir para reabrir la economía, en un momento en el que Europa y los Estados Unidos todavía estarán sometidos a fuertes restricciones.

A diferencia de Europa, Israel no tiene problemas para abastecerse: primero, porque pagó las dosis de Pfizer a precio de oro (unos 51 euros, por los 12 que pagó la UE), y segundo, porque ha llegado a un acuerdo con las farmacéuticas para compartir los datos médicos de los vacunados. El ministerio de Sanidad se defiende de las críticas asegurando que solo cede los datos anonimizados, pero el caso es que recibirá 10 millones de dosis de la vacuna de Pfizer, 6 millones de la de Moderna y una cantidad que no se ha precisado de la de AstraZeneca.

stats