Internacional 17/12/2021

Los Veintisiete prometen unidad y "consecuencias masivas" si Rusia ataca a Ucrania

Zelenski y los países del Este piden más, mientras que el bloque comunitario apuesta por la distensión

2 min
El Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell.

BruselasYa hace semanas que Europa avisa a Vladímir Putin de que si traspasa la línea roja en Ucrania la respuesta será firme, y este jueves los líderes de la UE así lo han reiterado en una cumbre en la que la presencia de tropas rusas en la frontera ucraniana ha sido uno de los temas centrales. "Cualquier agresión militar contra Ucrania tendrá consecuencias masivas y un coste severo como respuesta, incluidas medidas restrictivas coordinadas con nuestros socios", dice la declaración final de los líderes. La Comisión Europea tiene listo un paquete de represalias que activará en caso de que las tropas rusas se atrevan a atacar de alguna manera el territorio de Kiev. De momento, nada hace pensar que Putin dé marcha atrás, según ha explicado este mismo jueves el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que se ha reunido en Bruselas con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. Pero el mandatario del Este no tiene suficiente con las promesas europeas.

"No estoy seguro de que todos los líderes lo entiendan del mismo modo, porque no todos tienen claro qué pasa en las fronteras", ha explicado Zelenski, que ha criticado así la división interna en la UE a la hora de responder a la amenaza rusa. De puertas afuera, los socios mantienen unidad absoluta. El mensaje es el mismo venga del líder que venga: si Putin traspasa la línea, el precio a pagar será alto. Pero no se concreta cuál será este precio. Algunos países, sobre todo los más expuestos directamente a la influencia de Rusia, vecinos de Ucrania, preferirían una respuesta preventiva desde la UE en vez de reactiva, pero los grandes países de la Unión prefieren apostarlo todo a la distensión, no dar ningún motivo a Moscú para empezar una guerra y agotar todas las vías diplomáticas.

Un ejemplo de estos varios enfoques son las declaraciones del primer ministro de Letonia, Krisjanis Karins, que cree que la UE tiene que estudiar "un amplio abanico de sanciones" entre las cuales habría que incluir la cancelación del proyecto del gasoducto Nord Stream 2, puesto que Moscú lo está usando "como chantaje", ha dicho. Justamente la de este jueves es la primera cumbre de Olaf Scholz como canciller alemán, que hasta ahora ha abogado por la distensión y ha evitado involucrar el gasoducto en este conflicto.

De hecho, incluso hay voces que mantienen que hay que buscar la manera de hablar de tú a tú con Putin. Así lo defiende por ejemplo el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, que solo llegar a la cumbre reiteraba esta idea: "No me rindo, tenemos que hablar con Putin", ha dicho. Pero a pesar de las críticas de Zelenski, la Unión Europea asegura que responderá con la contundencia necesaria y sobre todo con unidad. "Esta vez sí", respondía el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, a la pregunta sobre si habrá consenso para aprobar las sanciones rápidamente en caso de que sean necesarias.

stats