Humor
Media  /  Comedia 23/07/2022

Hannah Gadsby: “Tenemos que aceptar que culturalmente odiamos a las mujeres”

Cómica

6 min
Hannah Gadsby en una imagen de archivo

BarcelonaHace cuatro años, Hannah Gadsby (Tasmania, 1978) noqueó el mundo de la comedia con Nanette (Netflix), un monólogo en el que pasaba cuentas con ella misma –asegurando que no volvería a hacer humor de sus debilidades – y con la sociedad que durante años la había marginado y agredido por el hecho de ser mujer y lesbiana. En el monólogo, Gadsby compartía de forma descarnada experiencias traumáticas como agresiones homófobas o una violación, y el espectador podía pasar prácticamente en cinco minutos de la risa al llanto. La cómica, licenciada en historia del arte, acaba de publicar Los diez pasos hacia Nanette (Columna/Reservoir Books), unas memorias en las que explica los momentos de su vida que la llevaron a escribir el monólogo que la lanzó a la fama.

¿Por qué decidió escribir el libro?

— Decidí escribirlo hace mucho tiempo, cuando empezaba en la comedia. Escribí un espectáculo en el que explicaba toda una serie de accidentes que había tenido y, en principio, el libro tenía que ser toda una serie de ensayos divertidos sobre todas las lesiones y accidentes que había sufrido. Creo que esto fue alrededor de 2009. Pero cuando lo estaba intentando escribir mi vida cada vez tenía menos sentido porque no estaba pasando por un buen momento. En el proceso, empecé a reflexionar sobre lo que hacía sobre el escenario y sobre cómo me representaba a mí misma. El hecho de escribir el libro me llevó a Nanette y Nanette me llevó al libro que ahora existe.

¿Se sentía una forastera en la escena humorística?

— De alguna manera, sí. Hay una serie de motivos: en primer lugar, porque siempre me he sentido una forastera, soy muy reservada y para sentirte parte de algo tienes que trabajar activamente contactos en las redes, y yo simplemente no lo hago. Desde el éxito de Nanette no he tenido mucho contacto con la comunidad de la comedia porque estaba un poco asustada por la reacción adversa que generó entro entre algunos comediantes, que tuvieron una reacción muy emocional. Así que pensé: "¿Sabéis qué?, os dejo que solucionéis vuestras emociones vosotros solos". 

Hubo una reacción adversa, pero Nanette también fue un gran éxito. ¿Qué es el éxito para usted?

— No puedes tener críticas sin éxito, porque entonces nadie te haría ni caso. Ahora mismo tengo bastante libertad para poner en marcha mis ideas, no dependo tanto de la industria para conseguir estar en un escenario. El éxito, para mí, es que yo ahora tengo el control. 

Una de las ideas principales de su monólogo era el carácter nocivo de la autocrítica despiadada como forma de humor. ¿Cree que este tipo de humor es más habitual entre mujeres que entre hombres?

— Es una herramienta que cualquier persona que se sienta marginada utilizaría. Creo que es habitual entre las minorías y si lo miramos desde el punto de vista de género es absolutamente más común entre las mujeres. También creo que es una cosa que está cambiando, que las cómicas están aflojando y no lo hacen tanto. Al final, la autocrítica despiadada es un reflejo de un sistema más amplio de dinámicas de poder. 

Nanette también hablaba del movimiento Me Too. ¿Cómo ve ahora este movimiento? Parece que nadie lo recuerda. 

— [Ríe] ¡Sí! Es una de las muchas veces que las mujeres han hecho cosas y la historia ha decidido olvidarlas, porque la historia todavía no la escriben las mujeres. Era esperable, no me sorprende. Como estudiante de historia del arte ves que las mujeres siempre han existido y han hecho muchísimo trabajo, pero no reciben ningún reconocimiento. Es un fenómeno cultural y la lucha tiene que continuar. 

En Nanette explica que hay grandes artistas que han sido terribles personas, pero se los continúa exponiendo y nadie lo cuestiona. ¿Esto tiene que cambiar?

— Creo que la conversación tiene que cambiar, no creo que hacer desaparecer una cosa o un artista sea la manera de cambiar algunos patrones. Creo que la conversación tiene que cambiar y que tenemos que aceptar que culturalmente odiamos a las mujeres. Tenemos que continuar diciéndolo. No quiero decir que individualmente odiemos a las mujeres, pero culturalmente, al menos en Occidente, es así. No creo que esto cambie pronto, pero yo no lo puedo ignorar porque es demasiado evidente. 

Ahora se habla mucho la cultura de la cancelación. Hay artistas que han sido cancelados, pero han vuelto a actuar rápidamente…

— La cultura de la cancelación existe solo para las personas que no tienen ningún tipo de apoyo. Creo que en el mundo de internet y de los influencers la cultura de la cancelación es absolutamente real y muy cruel porque es un movimiento de masas muy extraño. Pero cualquier otra persona que esté vinculada a una plataforma decente y que cuente con el apoyo de la industria no es realmente cancelada. Los artistas que dicen que han sido cancelados solo lo utilizan como una excusa para ser patéticos y reclamar un estatus de víctima que realmente no tienen. Es parte de la reacción adversa al movimiento Me Too. 

En los últimos meses, cómicos como Ricky Gervais o Dave Chappelle han sido criticados por hacer chistes sobre personas trans. ¿Qué piensa sobre esto?

— Están usando esta cuestión para presentarse como los grandes héroes de la libertad de expresión. Pero, esencialmente, lo que están haciendo es intentar evitar que la gente dé su opinión. Evidentemente, no están preparados para lidiar con la cultura de internet, donde todo el mundo tiene su voz y la puede hacer oír. Están confundiendo unos pocos tuits negativos con un impacto real y con consecuencias. Es como ver en streaming como unos egos enormes se deshinchan, pero lamentablemente sus actitudes tienen un impacto real en una comunidad real. Personalmente, me gustaría decirles: "Parad de utilizar este tema y a esta gente como blanco de las bromas porque no es justo". No los oigo meterse con ningún otro grupo marginalizado. Estoy convencida de que los dinosaurios también hicieron daño durante sus últimos días de vida, así que supongo que esto es lo que está pasando ahora. 

Muchos cómicos dicen que el humor no tiene límites.

— Dicen que es una cuestión de contexto. Yo les puedo dar mi contexto y mi contexto es "callad".

Le diagnosticaron con autismo cuando tenía más de 30 años. ¿Fue difícil conseguir el diagnóstico? ¿Qué cambió una vez que lo tuvo?

— Ciertamente, fue un gran cambio para mí. Nos enseñan que todos procesamos el mundo del mismo modo y, por lo tanto, tenemos esta idea absurda de que el mundo es estático y que solo se puede procesar de una manera. Después de tantos años, tener un diagnóstico es emocionante, pero al principio también fue desestabilizador. Me confundía mucho el hecho de no encajar y entonces me dijeron: "Simplemente, no sabes cómo hacerlo". Fue un golpe. Que te digan que no procesas las interacciones sociales como los otros da un poco de miedo, pero hay mucha gente en el espectro autista y yo he encontrado una comunidad. Y la parte buena de la comunidad autista es que no tienes que interaccionar, y esto es básicamente lo que haces cuando eres pequeño y juegas en paralelo [en este tipo de conducta el niño o la niña juega de forma individual, pero en compañía de otros niños con los que no se relacionan]. 

En su libro habla mucho de su madre, de quien dice que es una de sus personas preferidas, pero que al mismo tiempo puede ser muy cruel.

— Sí, es humana. Siempre lo ha hecho lo mejor que ha podido y creo que actualmente ponemos mucha presión en las familias. En Australia, en Estados Unidos o en Inglaterra la familia nuclear es esta gran red sin apoyos, y toda la presión y la culpa recae siempre en las madres. Creo que es una posición poco apreciada y muy intensa. 

Viene de una familia con pocos recursos económicos, pero asegura que cuando era pequeña no se daba cuenta. ¿Sus orígenes han influido en su comedia?

— Creo que muchas veces dejamos fuera de la conversación la clase social, pero quien consigue tener una voz pública es muchas veces por una cuestión de clase. La comedia es importante para mí porque es una forma de arte accesible, con la cual la gente que proviene de entornos sin recursos puede tener acceso a un escenario. No tener privilegios económicos y haber conseguido abrir puertas es un hecho que me gusta tener presente. 

Uno de los momentos más duros de Nanette es cuando explica que fue víctima de una violación. ¿La ayudó compartir el trauma?

— En global no sé si me ayudó, pero hizo que conectara con personas de todo el mundo y que entendiera que había más gente que había pasado por eso. Las víctimas de abuso funcionan en pequeñas burbujas aisladas y romper esto y conseguir una conexión real y que alguien dijera "yo también" es básicamente lo que buscaba el movimiento Me Too. Ya no estamos aisladas, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Creo que se tiene que reconocer que el movimiento consiguió cosas positivas y que Nanette fue parte de ello. 

stats