Media 25/11/2020

'Des': el “amable” asesino en serie que esquivó a la policía británica

Starzplay estrena la miniserie sobre Dennis Nilsen, responsable de quince asesinatos en cinco años

Alejandra Palés
4 min

BarcelonaEran chicos jóvenes que, en la mayoría de los casos, vivían en la calle. Con vidas marginales, agradecían una mano amable que los ayudara. Lo que no sospechaban, sin embargo, era que detrás del ofrecimiento de comida y cama se escondía una pesadilla que acabaría con su vida. Esta estrategia era la que utilizaba Dennis Nilsen para acercarse a sus víctimas, un total de quince en cinco años, entre finales de 1978 y principios de 1983, que pasaron desapercibidas para la policía de Londres. Eran muertes invisibles de las cuales no se tuvo constancia hasta que una macabra casualidad –unas cañerías atascadas por culpa de unos huesos humanos– hizo que los asesinatos salieran a la luz. Conocido como “el asesino amable”, Nilsen fue uno de los criminales más mortíferos de Reino Unido, una figura perturbadora que ahora recupera la miniserie Des, que se estrena este domingo en Starzplay.

Vehículo para el lucimiento de David Tennant, que se mimetiza físicamente con el asesino, Des huye de la evidente faceta macabra del caso para centrarse no tanto en cómo Nilsen mataba sino por qué lo hacía. ¿Por qué un expolicía y trabajador público aparentemente anodino mataba indiscriminadamente a personas de las cuales ni siquiera recordaba los nombres? Esta es la pregunta que intentan responder tanto el agente Peter Jay (Daniel Mays), que trabaja para identificar a las víctimas y acusar formalmente a Nilsen de asesinato, como el escritor Brian Masters (Jason Watkins), que fascinado por el caso publicó una biografía del asesino. Su libro, Killing for company: The case of Dennis Nilsen (1985) sirve de base para esta miniserie que explora el carácter narcisista del asesino, pero que también reflexiona sobre la soledad, la homofobia y la situación de pobreza que se vivía a finales de los años setenta y principios de los ochenta en el Reino Unido. Estrenada en septiembre en la cadena británica ITV, Des consiguió una audiencia de 10 millones de espectadores, una cifra que convierte a la miniserie en el mayor éxito de ficción de la cadena de los últimos 14 años.

Deconstruyendo a Dennis Nilsen

“Nuestra historia empieza cuando Nilsen es descubierto y arrestado y vemos la auténtica naturaleza del horror”, explica Tennant, que también es productor de la miniserie. En los primeros minutos, el espectador contempla cómo un tranquilo Nilsen confiesa los asesinatos sin alterarse e informa a la policía de que hay muchos más cuerpos de los que han encontrado en su casa.

La exploración de la figura del asesino se hace a través del punto de vista de Peter Jay y Brian Masters, que se convierten en los ojos de la audiencia. Estos dos personajes son los que permiten “ir más allá de la fachada que se construyó Dennis Nilsen”, remarca Lewis Arnold, cocreador de Des junto con Luke Neal. “Nuestro reto era explicar la historia sin hacerla sensacionalista y recordar el coste humano de las acciones de Nilsen”, señala.

Para Tennant, que se muestra convencido de la necesidad de explicar historias como las de Nilsen, la clave de Des es evitar glorificar al protagonista. “No se trata de convertirlo en el asesino en serie más extraordinario de todos los tiempos, sino examinar las consecuencias de sus actos”, explica el actor escocés, conocido por haber sido uno de los Doctor Who más populares de los últimos años. A diferencia de su papel en la serie de ciencia-ficción, en la cual podía jugar con el histrionismo, Tennant hace aquí una interpretación aterradoramente contenida de Nilsen, que trabajaba en una agencia de trabajo de Londres cuando cometió la mayoría de los asesinatos. Para preparar el personaje, el actor revisó antiguas grabaciones y libros y contactó con personas que conocieron a Nilsen, que murió en 2018. “Las pocas personas que lo conocían y con las cuales hablé hacían una descripción como una persona bastante aburrida”, recuerda Tennant. “Las personas que trabajaban con él en la oficina lo encontraban agradable. A veces un poco pesado, pero, según parece, no tenía nada extraordinario o remarcable. Así que lo que intentamos entender es quién era esta persona en el mundo exterior y cómo ligaba esto con su vida privada en una casa en la que escondía cuerpos en descomposición bajo tierra”, reflexiona el actor.

Para Luke Neal, recordar la historia de Dennis Nilsen no es un ejercicio de morbo, sino un vehículo para poner los fundamentos del tipo de sociedad que se quiere ser. “Si nos olvidamos de Nilsen, si nos olvidamos de las razones por las cuales pudo cometer los crímenes, entonces un depredador como él volverá a aparecer”, dice Neal. “¿Cómo puede ser que la sociedad permitiera que esto pasara y que nadie se diera cuenta durante tantos años? La responsabilidad de la ficción es responder a esta pregunta”, asegura Tennant.

stats