Periodismo

Los secretos de Patrick Radden Keefe para cocinar periodismo de investigación

El periodista del 'New Yorker' y autor de 'No digues nada' visita el ARA y conversa sobre el oficio con la redacción

5 min
Patrick Radden Keefe

Barcelona"Escribir es cómo hacer una salsa e irla destilando, o reduciendo, para buscar el gusto más rico e intenso. Y el resto lo descartas", explica el periodista y escritor Patrick Radden Keefe. Tiene claro que quiere enganchar al lector, que para ello necesita tener una buena historia y los personajes adecuados pero, sobre todo, contarla de la mejor manera. Escribe pensando en un neoyorquino que toma el New Yorker, el semanario en el que publica, mientras viaja en metro: "Mi trabajo es atraparle con el primer párrafo y no soltarlo hasta el final". El autor de libros de periodismo en profundidad como Canallas, El imperio del dolor y No digas nada ha conversado este lunes al mediodía con buena parte de la redacción del diario ARA y ha compartido sus recetas para el periodismo de investigación, y su gusto por las metáforas culinarias.

Empieza el proceso de trabajo con la investigación. Y se dedica a ello durante meses. "Mi peligro es que me encanta investigar. Me hace feliz y es tan interesante que podría investigar para siempre." De hecho, normalmente tiene más de un reportaje en marcha, porque reconoce que el proceso de conseguir la información a menudo puede ser "frustrante". Y, aun así, o quizás por eso, se obsesiona. "Podría desaparecer en una búsqueda y no volver nunca", reconoce. Para evitarlo, mientras aún investiga se fuerza a hacer un esquema del que quiere narrar. "Tengo que contar una historia que tenga sentido para el lector. Me pregunto cuáles son los momentos clave de la historia y los personajes más importantes." Así decide de qué hablará y de qué no, y en qué debe centrar sus esfuerzos.

Patrick Radden Keefe no sabe lo que es el miedo a la página en blanco. Ni el bloqueo del escritor. Bien, lo sabe en teoría, pero no porque los haya vivido nunca en la propia carne. "Cuando me siento a escribir lo hago con un esbozo hecho, muy detallado, y entonces sólo tengo que hacer la mise en place." Y cuando dice esbozo muy detallado no exagera: dedicó un mes entero sólo a realizar el esquema de No digas nada, el libro centrado en el conflicto de Irlanda del Norte a partir del secuestro y el asesinato de Jean McConville por parte del IRA Provisional, que le hizo conocido en Cataluña. Prepara los reportajes como quien diseña un caballo de Troya pensado para informar al lector "a través de una historia seductora", aunque sea de un tema que en principio nunca le había interesado. Así ha escrito sobre un sofisticado falsificador de vinos antiguos y el rico que le persiguió, cárteles mexicanos o una dinastía enriquecida con un analgésico adictivo, por ejemplo.

El 1-O y la Sagrada Familia

Radden Keefe quiere también escribir sobre Catalunya, aunque todavía no sabe qué. Lleva un mes en el país, invitado por el programa de residencias internacionales del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona y, mientras trabaja en otro proyecto, lo que tiene claro es que tanto la ciudad que lo acoge como el resto de Cataluña le interesan . La curiosidad es otro ingrediente clave de su periodismo, y le basta para interesarse por el movimiento independentista, la situación de la lengua e incluso por el rock catalán de los 90. También por este diario. Pregunta si publicar un diario escrito en catalán no es "inherentemente político" hoy en día. La respuesta de la directora, Esther Vera, es clara: "Es político si estás en Madrid, pero no lo es si vives en Barcelona." "Yo soy perfectamente bilingüe porque hablaba castellano con mi madre y catalán con mi padre, y eso en Madrid es muy difícil de entender. Allí muchos piensan que hablar catalán es una decisión política, pero para mí es una decisión natural". " Varios periodistas del diario le explican la situación del catalán y, con ejemplos personales y familiares, el papel que desempeñó la inmersión lingüística para normalizar la lengua.

Patrick Radden Keefe en la redacción del ARA
Patrick Radden Keefe durante la conversación con periodistas del diario

Las cuestiones en torno a la identidad cultural y política llaman la atención al periodista, influido por el tiempo que pasó en Irlanda del Norte. En No digas nada, Radden Keefe sugiere que el conflicto de los Troubles "empezó por la respuesta exagerada del gobierno británico ante un movimiento de católicos que sentían que no tenían suficientes derechos civiles, económicos ni políticos". En cuanto a Catalunya, la reacción del Estado al referendo del 2017 le "recuerda en algunos aspectos" esa reacción exagerada contra el movimiento norirlandés.

De momento, la curiosidad le ha llevado a encontrar un posible tema para sugerir al New Yorker. Y lo ha hecho en un sitio que visitan miles de personas cada día y que los catalanes tenemos delante de la nariz: la Sagrada Família. "En la visita nos dijeron que no pueden acabar la parte delantera porque hay un edificio de pisos que se hizo en los años 70, porque creían que la Sagrada Família no se acabaría", dice, y esta historia la ha fascinado. "No sé si lo voy a escribir, pero es un conflicto entre una iglesia en construcción desde hace 100 años y una comunidad. Tiene gente real, familias, conflicto, permite hablar de Gaudí y de este edificio extraño que ni siquiera me gusta."

Consejo para los periodistas

Radden Keefe es ahora un periodista reconocido internacionalmente, pero no ha llegado aquí de repente. En su receta también existe un buen puñado de perseverancia, y eso va con el carácter. De adolescente ya sabía que quería ser periodista, y no sólo eso, sino que "decidió" que quería escribir en el New Yorker. "Les empecé a enviar propuestas en 1998. Las rechazaron hasta siete años después. Me aceptaron una propuesta en el 2005 y la publicaron en el 2006", explica. La primera carta de rechazo la enmarcó y la tiene colgada en la pared de casa.

Se preocupa por el negocio de hacer noticias. Y por eso también dice estar interesado en conocer un diario joven, nacido poco después del estallido de la crisis financiera. Y tiene un consejo para los reporteros catalanes: que ayuden a los lectores "a preguntarse de dónde viene la información que tienen". "Hay que centrarse en publicaciones que realmente se toman los hechos en serio, y salen a buscarlos e intentan publicarlos de manera que la gente confíe". Para la mayoría de los periodistas, añade, "el reto real es ser una fuente en la que la gente confíe, construir esa confianza y no estropearla". Es optimista y, mientras enseña su móvil, dice "Los humanos no estamos hechos para el tipo de sobrecarga sensorial que nos llega de estas pequeñas máquinas de distracción que tenemos en el bolsillo." Cree que seguiremos siendo capaces de sentarnos, concentrarnos y aprender.

Él continuará trabajando de esta manera, de momento y durante un mes más, en Barcelona. Ahora con la compañía de su esposa y sus hijos de 11 y 14 años, que llegaron hace una semana. Se levantará cada mañana a las seis para trabajar una hora antes de que se levante la familia, para escribir, investigar o releer libretas, notas y documentos. Explica que descubrió la respuesta clave de No digas nada –no haré un espóiler– releyendo por tercera vez una entrevista de la que ya había tomado notas. Ah, y reconoce que Gerry Adams todavía no ha querido hablar con él. Recuerda que, cuando acudió a Dublín a presentar el libro, justo entonces Adams también presentaba un libro. De recetas, con el título The peas process (el proceso de los guisantes, en catalán). La palabra peas (guisantes) es un juego de palabras con peace (paz), porque en inglés suenan igual y el libro en teoría contiene las recetas de los platos que comieron los republicanos cuando se negociaban los acuerdos del Viernes Santo. "Me pareció la última carcajada de Gerry Adams", reconoce Radden Keefe. ¿La última? Quizás no. De No digas nada prepara una serie. "Y habrá un actor que hará de Gerry Adams dando esas órdenes. No sé cómo responderá."

stats