Misc 16/09/2021

El análisis de Antoni Bassas: ''A Aragonès y Sánchez les ha salido muy bien, de momento"

Eso de “dialogaremos sin plazos” no lo decidirán ellos, porque ninguno de los dos gobiernos es muy estable. Apostar por el diálogo nunca es una mala inversión. A condición de que no te tomen el pelo, que de esto el estado español sabe mucho. Y no se esconde: represión judicial ayer, y Sánchez haciéndose otra foto con Illa

4 min

Ya está. Después de tanto hablar, Pedro Sánchez cogió el avión y vino a Barcelona, al Palau de la Generalitat. Y después de los protocolos y de pasar revista a los Mossos desarmados que formaban en la entrada del Palau de la Generalitat, los dos presidentes se reunieron a solas. Y entonces se produjo la imagen del día. Pere Aragonès y Pedro Sánchez reunidos a solas, durante dos horas largas.

Esta es, de hecho, la foto del día y la foto del diálogo, porque tiene la garantía de los dos jefes de gobierno, porque se juegan mucho los dos. Miren, la política la mueve el interés, el incentivo que tengas para hacer una cosa. Sánchez necesita a Esquerra, en estos momentos, para seguir gobernando en España, y Esquerra necesita que el PSOE se siente en la mesa de diálogo porque la mesa es la gran apuesta estratégica de Esquerra, el corazón central del discurso de Junqueras, la que la diferencia de Junts, la que la puede mantener en el Govern y a Pere Aragonès ganando personalidad política propia en la presidencia de la Generalitat. Con una derivada no menos importante, para los dos presidentes.  

Esta fotografía es la que hoy publica, por ejemplo, el New York Times, que titula: “Para intentar acabar con la disputa de la secesión, España intenta hablar con Catalunya. El primer ministro español, Pedro Sánchez, se reunió con el líder de Catalunya para intentar resolver el destino de la región”.

No lo duden: esto es lo que buscaba Pedro Sánchez, también. Todo lo que el diálogo le complica la vida en España, le arregla en el extranjero. Sánchez acaba de mandar un mensaje al mundo, el de España dialoga con Catalunya. Un mensaje que no es verdad, al menos no del todo, precisamente en un día como ayer, en el que seguía la represión judicial contra la mesa del Parlament. Desde este punto de vista, es un éxito para Sánchez, y un éxito para Aragonès. Porque ayer compraron tiempo, que es un bien escaso, y si se estuvieron dos horas largas hablando fue porque se conjuraron a no desaprovechar la oportunidad que se han dado. 

Y después vino la imagen de la mesa de diálogo propiamente dicha. Sin Junts. Junts dice que porque Aragonès no los quiso porque Sánchez los vetó, y Esquerra dice que no puede ser que anunciara la delegación en el último minuto. Yo creo que hoy no sabemos si a Junts le ha salido bien no estar ahí, que eso nos lo dirá el tiempo. Pero soy de los que piensan que cuando no estás en los lugares, pierdes influencia, y que tu silla vacía enseguida la llena alguien más que crece a costa tuya. Junts es el partido del president Puigdemont en el exilio, y su voz representa a una buena parte del independentismo, pero sobre todo, está en el gobierno de Catalunya. A Junts le pasa una cosa: su “hierro” más político está fuera del Govern. El más político de los consellers es el vicepresidente Puigneró. Pero Argimon es un técnico, Giró y Alsina son independientes. El presidente del partido está en el exilio, el secretario general, Jordi Sànchez, está inhabilitado, y alguien tan acostumbrado a las negociaciones como Jordi Turull, también. De aquí sus intereses porque en la mesa no se sentaran consellers, solamente. Razón de más para haberlo negociado mejor con Aragonès.

Ahora viene lo más difícil: trabajar a la sombra. Es decir, si Pedro Sánchez y Pere Aragonès quieren seguir comprando tiempo, ya pueden poner a su gente a trabajar los contactos de manera discreta para que la mesa dé algún fruto. Esto de “dialogaremos sin plazos” no lo decidirán ellos, porque ninguno de los dos gobiernos es muy estable. En el caso de Esquerra, apostar por el diálogo nunca es una mala inversión. A condición de que no te tomen el pelo, que de esto el estado español sabe mucho. Y no se esconde: represión judicial ayer y, atención, Pedro Sánchez haciéndose otra foto con Salvador Illa. Esto no se hace. Si has venido a reunirte oficialmente con el president de la Generalitat, no lo rebajes enseñando que tienes otras reuniones.

Y un último apunte: no he perdido ni un punto de escepticismo sobre el resultado de la mesa de diálogo, pero creo en el diálogo, a condición de que sea de interés para las partes. Como el PSOE y Esquerra tienen interés en que salga bien, tiene más puntos de producir algo. Ahora bien: que Sánchez quiera dialogar hoy (en la campaña electoral quería pactar con Ciudadanos) no quiere decir que todo el Estado quiera pactar: el poder judicial sigue en modo “¡A por ellos!” ¿Cómo te enfrentas a esto? Pues de ayer, también, la respuesta de la mayoría de la sociedad. Si en 2108 Sánchez tuvo que blindar Barcelona para celebrar un consejo de ministros, ayer solo fueron a abuchearlo 50 personas. Esta es también una de las imágenes más importantes del día, y dice dónde estamos, en la calle.

Un recuerdo para los exiliados y para los represaliados. Y que tengamos un buen día.

stats